El Día del Campesino, más allá de una celebración, una realidad poco alentadora

Por: 
Melanny L. Orozco Zabala
31 de Mayo 2019
compartir
Ganadería, ganadería colombia, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, campesinos colombia, día del campesino, realidad de los campesinos en Colombia, desigualdad en la ganadería colombiana, campesinos sin recursos, falta de educación en los campesinos, poco apoyo del gobierno a campesinos, necesidades de los campesinos colombianos, poca educación en campesinos, pequeños productores colombia, realidad pequeños productores colombia
El día del campesino es celebrado en Colombia desde hace pocos años, los pequeños ganaderos quieren más apoyo para su actividad económica.Foto.El Universal

Desde hace algunos años, se está celebrando en nuestro país el Día del Campesino. Quisimos reconocer su valor y el aporte que le hacen al crecimiento al agro en Colombia, así como a la economía.

 

A propósito del Día del Campesino que se celebra el 2 de junio en Colombia. Quisimos preguntar a algunos pequeños productores acerca de sus necesidades, el apoyo por parte del Gobierno Nacional, la educación y seguridad en el campo. 

 

Los pequeños trabajadores pecuarios se despiertan todas las mañana a tempranas horas para trabajar en sus fincas, que son el sustento de su familia y la materia prima para muchos productos que se comercializan en Colombia.

 

Ellos son un eslabón fundamental en la cadena de producción de la economía colombiana, por lo cual su esfuerzo y disciplina tiende a verse reconocido en un día dedicado a ellos. Sin embargo, muchas veces esto solo se ve en buenas intenciones y no en la realidad de cada uno de esos productores, que trabajan incansablemente sin tener una recompensa realmente fructífera que los ayude a crecer, pese a los esfuerzos han realizado diferentes gobiernos. No es una situación de ahora sino que viebe de muchos años atras.

 

Los campesinos, como población mayoritaria en el sector ganadero de Colombia, sienten que su labor no está siendo reconocida y que el panorama cada vez es menos alentador, pues no encuentran oportunidades que los ayude a mejorar sus negocios.

 

La realidad

 

Eustorgia Méndez, es una trabajadora del campo que viene desarrollando proyectos con los pequeños productores, ella cuenta que gracias a su trabajo, ha podido vivenciar la verdadera realidad por la que atraviesan algunos campesinos.

 

“Ellos están muy desprotegidos y solos, pues es el campesino quien produce la materia prima de muchas cosas, pero es la menos cuenta para el mercado. El valor agregado y la transformación son los lugares donde está la plata, entonces sería bueno que ese pequeño productor pudiera capacitarse mediante microempresas en donde él aprenda a sacar provecho de eso por medio de la utilización de un valor añadido que les genere mayores ingresos”, afirma Méndez.

 

Por lo tanto, es ahí donde invierte el tiempo e inversión el pequeño trabajador pecuario, teniendo como retorno un mínimo de ganancias, porque al venderles sus productos a grandes ganaderos, estos los transforman y obtienen unos mejores ingresos. (Lea: Gobernación del Huila le apuesta a los empresarios del campo)

 

Las necesidades

 

A raíz de esto, CONtexto ganadero habló con un productor y dirigente ganadero que nos contó que ellos buscan la manera de no dejar morir su negocio, pero que en la actualidad tienen muchas dificultades.

 

“La realidad es que siento que hay nubarrones grises sobre el pequeño ganadero colombiano, porque en este negocio la permanencia se da por la escala que se puede tener y este es un país que si uno saca al 10% de los productores medianos y grandes de Colombia, el resto tiene una condición de minifundista, por lo que hay que revisar cuál será el futuro de este modelo productivo, que siento tiene grandes amenazas en la sostenibilidad”, expresa Víctor Fajardo, presidente de la Asociación de ganaderos de Boyoca..

 

El trabajador pecuario, por lo general, vive sufriendo angustias en el tema financiero, pues no tienen dinero que puedan invertir en otras cosas y trabajar más en el campo. Consecuencia de esto, es que muchas veces les toca sacrificar sus pocos animales para poder sacar una producción que les brinde el sostenimiento para sus familias.

 

Fajardo, asegura que “las necesidades de los productores del país no han sido verdaderamente interpretadas por el Gobierno Nacional, pues me parece que a veces se procura demasiados recursos en temas con un asistencialismo que no es bien concebido, por lo tanto se debe hacer un esfuerzo en nuevas oportunidades, infraestructura comunitaria como implementación de redes eléctricas, servicios de internet subsidiados, vías terciarias, entre otras cosas”.

 

Por su parte, Méndez considera que para los pequeños campesinos necesitan de una asistencia técnica, pues muchas veces no tienen apoyo ni conocimientos, entonces es importante la implementación de mecanismos donde se les informe de nuevas tecnologías para uso dentro de sus ganaderías.

 

Apoyo del Gobierno Nacional

 

En febrero de 2019, el Gobierno Nacional en cabeza del Presidente de la República, Iván Duque y el Ministro de Agricultura Andrés Valencia Pinzón, pusieron en marcha la Estrategia 360 Grados, que tiene como objetivo impulsar el emprendimiento y equidad en el campo, poniendo a disposición mecanismos de educación financiera, acceso a financiamiento e instrumentos modernos del mercado como fondos de capital de riesgo, entre otras cosas que indica Valencia Pinzón. (Lea: Con Estrategia 360°, MinAgricultura busca proteger a los productores)

 

En contraste con esto, los productores consideran que el apoyo por parte de las autoridades gubernamentales no han sido las suficientes.

 

Fajardo considera que “el gobierno ha tenido la voluntad pero deberían destinar más recursos a través de programas trasversales que impacten más en el desarrollo del país para así generar más inversiones de gran escala, a los cuales todos los productores del campo colombiano puedan acceder”.

 

Asimismo, Raúl Villa, productor del Valle del Cauca, señala que el apoyo ha sido muy poco porque “ellos no han estado pendiente de las necesidades de nosotros. El crédito en los bancos es cada día más complicado, por lo que no es fácil acceder s los préstamos que ofrece el estado. En conclusión, siento que rico cada día es más rico y el pobre más pobre”.

 

Préstamos bancarios

 

Las quejas por parte de los campesinos son las altas tasas de los intereses en los préstamos que realizan los bancos, pues en ocasiones, ellos no se encuentran en condiciones para pagarlo y no hayan la manera de cumplir con las entidades bancarias.

 

Villa asevera que “muchas veces sí hay muchos requisitos para tener un beneficio, además los procesos suelen ser muy largos, por lo cual los pequeños productores en ocasiones preferimos no participar en estos programas que lanza el gobierno”. (Lea: Aprenda a caracterizar su predio para pedir un crédito agropecuario)

 

Por su parte, Mario León Ochoa, productor ubicado en la región de San Jorge, expresa que “los préstamos bancarios siempre han estado. En mi caso, he visto el apoyo por parte de estas entidades y hay facilidades de pago con los pequeños productores”.

 

Por consiguiente, el problema es que no se revisan las modalidades de créditos que le resulten atractivas a los campesinos, pues al acceder a los créditos resulta difícil por las altas exigencias de los bancos.

 

Educación

 

Muchos son los pequeños ganaderos que viven en el campo con educación básica que les ha permitido entender el negocio y trabajarlo. Sin embargo, ese poco conocimiento se ha convertido en un impedimento para que ellos mismos puedan crecer, pues no cuentan con la información ni las asesorías necesarias para desarrollar todas las capacidades que pueden aportarle a mercado colombiano.Más aún, la tasa de analfabetismo rural sigue rondando el 13 %.

 

La gente del campo en la mayoría de los casos trabaja a ciegas, pues el saber no le estorba a nadie. Por esta razón, considero fundamental que se implementen unas asesorías para que así podamos entender mejor las cosas y no trabajar a pérdida”, precisa Villa.

 

Además, por el atraso tecnológico en el campo colombiano, los temas de educación y las pocas oportunidades se ven relegadas y no permiten que todas las personas que viven en las tierras puedan desarrollar todas sus capacidades y educarse.

 

Mario León Ochoa declara que “existen muchos jóvenes con capacidades interesantes, pero que por falta de oportunidades no estudian, por lo cual si el gobierno les mostrará más opciones de universidades, aseguro que ellos se preparan y buscan los medios para estudiar”.

 

En este caso, la realidad es que los jóvenes tienden a migrar a las ciudades porque no encuentran oportunidades laborales y económicas que les permita vivir con dignidad, entonces se logra entender que las generaciones y las familias permanecen, pero no hay mejoras en sus necesidades básicas como grupo familiar. (Lea: ¿Pleno empleo rural?)

 

Finalmente, los pequeños productores sienten que necesitan mucho más apoyo para desempeñar sus funciones en el campo y para sentirse más seguros, pues consideran que no se les está brindando el derecho al trabajo con dignidad y con bienes seguros, además que están expuestos a fenómenos como la extorsión, el abigeato y otras circunstancias por las que está atravesando el país en los últimos tiempos.