El iguá, una especie que puede ser mejor aprovechada en Colombia

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Marzo 2021
compartir
La alimentación es con concentrado en una proporción de un kilo por cada cuatro litros de leche y a las vacas de mayor producción se les suministra silo para evitar una acidosis.
El iguá es utilizado en la infraestructura de fincas ganaderas como postes madrinos para corrales. Foto: Mauricio Carvajal

Albizia guachapele o también llamado Falso samán, iguá amarillo es un árbol de floración vistosa y madera muy apreciada para usos decorativos. Se distribuye naturalmente desde México hasta Ecuador y las islas del Caribe.

 

De acuerdo a lo encontrado en el libro ‘Árboles nativos para predios ganaderos. Especies focales del Proyecto Ganadería Colombiana Sostenible’ elaborado por la Fundación CIPAV y Fedegán, Colombia es abundante en áreas secas y húmedas ubicadas en el valle del río Magdalena, la región Caribe y el piedemonte del Orinoco, principalmente entre el nivel del mar y los 1300 m de altitud. (Lea: El Cacay sirve de alimento para el ganado y de ingreso para la ganadería)

 

Aunque se adapta a suelos moderadamente ácidos, su crecimiento es mejor en terrenos neutros a ligeramente alcalinos. Durante el periodo de floración, la copa del iguá se viste por completo de flores color crema, ligeramente rosadas en las cuales son muy notables los estambre que sobresalen varios centímetros por fuera de la corola.

 

Los frutos son legumbres delgadas y brillantes que se desprenden y son consumidas con avidez por el ganado que dispersa las semillas en el potrero. Los bovinos consumen también las hojas del árbol, con lo cual el iguá se convierte en un recurso forrajero complementario durante los meses de escasez de alimento.

 

De acuerdo al documento mencionado, un estudio comparativo de la calidad forrajera del iguá tiene un 24 % de proteína. La facilidad con la que esta especie regenera en los pastizales lo convierte en una especie muy útil para la rehabilitación ecológica de tierras degradadas y la restauración de bosques.

 

Por su tendencia a bifurcar tempranamente, el iguá es menos aceptado por los ganaderos que otros árboles de fuste más recto y largo. Sin embargo, es posible mejorar la forma del árbol y favorecer el desarrollo de un tallo más alto a través de podas o mediante la plantación de los árboles en altas densidades.

 

En algunas regiones de Colombia, el iguá es muy utilizado en la infraestructura de fincas ganaderas como postes madrinos para corrales y cercas o vigas rústicas para establos y bodegas. Las ramas pequeñas son una fuente de leña de excelente calidad que arde lentamente, forma brasas abundantes y da poco humo. (Lea: Estos son los árboles más preciados por los ganaderos)

 

En texto explica que en Colombia hay pocas experiencias con plantaciones de iguá debido a que el crecimiento de esta especie es mejor en un subsolado previo del terreno. Por lo tanto, es muy importante la preparación adecuada del suelo para así facilitar el crecimiento de las raíces de los árboles.

 

Reciclaje de nutrientes

 

Este especie es útil como sombrío en los cultivos de cacao y café para la sombra moderada, la protección durante las lluvias y también porque la hojarasca mejora la dinámica de reciclaje de nutrientes y la actividad biológica de los suelos. Otro atributo interesantes de este árbol es su capacidad de rebrotar después de las quemas.

 

Fuente: Árboles nativos para predios ganaderos. Especies focales del Proyecto Ganadería Colombiana Sostenible