El sauco en sistemas silvopastoriles mejora producción de leche y ganancia de peso

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Diciembre 2021
compartir
Sauco sistemas silvopastoriles, sauco, Sambucus nigra, Sauco ganadería, Tilo en predios ganaderos, sauco en sistemas silvopastoriles, sauco cercas vivas, sauco alimento para el ganado, sauco en Colombia, sauco ganadería Colombia, ventajas del sauco, beneficios sauco, sistemas silvopastoriles en clima frío, ganado bovino, ganadería bovina, carne, leche, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtex
La revisión documentaria de trabajos hechos con sauco en SSP encontró que eleva la producción de leche en vacas y aumenta las ganancias de peso. Foto: infopastosyforrajes.com

Un artículo consolidó la documentación sobre características, manejo y usos del sauco para implementar en sistemas productivos, resaltando sus beneficios. Esto dicen sobre cómo se puede usar con ganado bovino en sistemas silvopastoriles (SSP).

 

El texto elaborado por especialistas de Corantioquia, el Colegio Mayor de Antioquia y la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD) destacó el sauco (Sambucus nigra) por sus propiedades medicinales, alimenticias, artesanales y para suplementación animal.

 

En primer lugar, este árbol es de gran utilidad para establecer bancos forrajeros mixtos, que son sistemas de corte y acarreo, caracterizados por la inclusión de especies leñosas y herbáceas en altas densidades. (Lea: Los beneficios del sauco para ganaderías en clima frío)

 

La distancia de siembra recomendada es de 1 m entre plantas y 1 m entresurco. Las hojas, pecíolos y tallos no lignificados se pueden suministrar de manera directa a los animales para su consumo. Además se debe fertilizar con materia orgánica.

 

También pueden usarse como barreras rompevientos y cercas vivas, por ser una especie de rápido crecimiento y tener una copa densa. Para el sistema de cercas vivas las plántulas se siembran con una altura promedio de 30 cm. A una distancia de 3 m.

 

De igual manera, el establecimiento en un SSP contribuye a mejorar las condiciones microclimáticas y de calidad nutricional de la pradera. Se puede el consumo directo de forraje, que tiene alto valor nutricional para los animales.

 

Para estos sistemas, según Uribe (2011) se tienen las siguientes recomendaciones:

 

  1. El primer pastoreo se realiza entre cinco y seis meses luego de sembrados (cuando el sauco y los pastos estén vigorosos), con animales jóvenes para evitar la compactación del suelo. Se hacen rotaciones con cerca eléctrica.
  2. Para la fertilización se debe aplicar material orgánico compostado, cada 3 meses a partir del tercer mes de sembrado, con 250 g por arbusto. También se puede emplear abono foliar en dosis de20 g (una cucharada) por bomba de fumigación de espalda de 20 L.
  3. Podar entre los tres y seis meses de sembrado (altura entre 25 y 70 cm); después del primer pastoreo hacer podas a 1 m cada seis meses. Luego de varias podas se debe hacer una de rejuvenecimiento, por debajo de la altura de corte acostumbrada para evitar engrosamientos del tallo.
  4. Para el control de arvenses realizar la primera desyerba entre los 20 y 30 días después de la siembra. (Lea: El sauco en la dieta para vacas disminuiría emisiones de metano)

 

De acuerdo con Cárdenas (2011), los resultados de los análisis bromatológicos muestran que el sauco tiene un alto porcentaje de proteína con bajas cantidades de fibra, con alta palatabilidad y digestibilidad. De hecho, ofrece mayor cantidad de proteína comparado con una gramínea.

 

En el trópico alto (clima frío, altura superior a los 2000 m s. n. m.), no se presentan problemas fitosanitarios (plagas y/o enfermedades). Al ofrecerlo a los rumiantes, tiene un efecto galactogogo, esto es, que estimula la producción de leche.

 

Algunas evaluaciones concluyeron que se puede sustituir parcialmente la proteína del concentrado con la proteína del sauco, en tanto que otros encontraron un aumento en gusto por consumo en sistemas pastoriles intensivos (zona altoandina de Roncesvalles).

 

En fincas del Sumapaz, se encontró un alto consumo del forraje y aumento en la producción de leche (Hernández, 2011). Sin embargo, este gusto pueden variar por la combinación con otros vegetales como con mezclas en seco con kikuyo por las degradabilidades a nivel ruminal.

 

El forraje contiene proteína cruda entre 21.1-23.8 %, fibra detergente neutro (FDN): 19.4-23.4 % y fibra detergente ácido (FDA): 5.8-17.3 %, ofreciendo un buen aporte nutricional al ganado. (Lea: Aproveche la acacia negra para instalar cercas vivas en clima frío)

 

Al suplementar en la dieta de terneras holstein con sauco, se obtuvieron ganancias de peso mayores a las reportadas con kikuyo, y al mezclarlos se encontró un aumento en la producción de leche de 18 l/vaca día (vd) a 23 l/vd.

 

En SSP compuesto por Alnus acuminata, sauco y kikuyo, se encontró mayor producción de leche (9 l/vd) con respecto a potreros de solo pasto (7.5 l/vd). Lo mismo ocurrió en ganado pardo suizo en fincas de Tolima a 2800 m s. n. m. bajo ramoneo.

 

Los autores concluyeron con esta revisión que la planta es beneficiosa en sistemas mixtos ya sea de manera directa o indirectamente, dado que disminuye el impacto de la ganadería al suelo, aumenta su capacidad de carga por potrero, los rendimientos y calidad por animal tanto en carne como en leche.