Estos son los árboles más preciados por los ganaderos

Por: 
María Alejandra Gómez
07 de Junio 2019
compartir
Árboles, forrajes, follajes, madera, alta calidad, alimento, suplemento alimenticio, bovinos, ganaderos, Colombia, regiones, departamentos, piso térmico, importancia, preservar árboles, utilidad árboles, silvopastoreo, práctica ganadera, sombra, suelos, preservar ríos, cuencas, aires, nubes, animales, seres humanos, producir oxígeno, capturar CO2, beneficios medio ambiente, Matarratón o Gliricidia sepium, Leucaena o Leucaena leucocephala, Guacima, guácimo o Guazuma ulmifolia, Botón de oro o Thitonia Diversi
Los árboles deben ser preciados sin excepción, sin embargo, para los ganaderos existen unos más queridos que otros por las bondades que aportan. Foto: GD_arboles_ganaderia

En Colombia existe una gran cantidad de árboles que ofrecen bondades como son el uso forrajero, maderable, polinización, alimento alternativo, entre otros.

 

Michael Rua Franco, gerente de Cultura Empresarial Ganadera (CEG), aseguró no hay que entrar en detalle con respecto a la diferenciación funcional, “porque anatómicamente hay cualquier cantidad de diferencias, en la forma de la hoja, en la manera como se ramifican, en el fruto que producen, en el uso que se les da; los árboles por debajo de los 1.800 metros de altura hasta los cero metros son muy parecidos todos”.

 

Los árboles son muy similares en los pisos térmicos iguales, con algunas particularidades. Entre los árboles más preciados por los ganaderos se encuentran.

Matarratón o Gliricidia sepium: tiene tamaño medio y produce follaje desde el piso hasta arriba, siendo este muy nutritivo.

 

Cuenta con propiedades medicinales. “Hay ganaderos que preparan extractos con la hoja del matarratón y la usan en humanos con propósitos medicinales, sobre todo para curación de heridas en la piel o cicatrizantes. En el ganado se pueden usar como antiparasitarios del ganado”, aseguró Rua.

 

El Matarratón produce también una flor muy vistosa. Las flores de estas especies son atractivas para insectos como las abejas, escarabajos y otros, que ayudan a la polinización de los cultivos, volviéndose en un árbol apetecido. (Lea: Beneficios de tener árboles dispersos en las fincas)

 

“Conozco ganaderos que tienen colmenas dentro de sus fincas y cosechan miel para el autoconsumo o para venta como una forma de producir ingresos adicionales a la ganadería, también característico del botón de oro”, indicó Rua.

 

Leucaena o Leucaena leucocephala: este es considerado como el árbol insignia de los sistemas silvopastoriles en el mundo, no solo en Colombia. Es una leguminosa que produce una vaina, una legumbre con semillas; el ganado aprovecha todo como alimento.

 

Es una especie arbustiva, se puede cortar para mantenerla pequeña, pero puede crecer bastante, aportando muy buena sombra, además pueden ser usada para hacer cercas vivas, banco de forraje, ramoneo, etc.

 

Guacima, guácimo o Guazuma ulmifolia: es un árbol que crece bastante y que produce un follaje muy gustoso. También tiene aportes medicinales como embellecimiento de cabello, tratar problemas de refriados, diarreas, entre otros. No se recomienda ingerir en grandes cantidades.

 

Botón de oro o Thitonia Diversifolia: es de color amarillo muy intenso, vistoso y en el centro tiene una especie de botón o árnica; este es puro forraje, es un alimento de puro ramoneo para el ganado y es uno de los más atractivos y que se usa mucho en sistemas silvopastoriles.

 

Según Rua, este es muy promovido por el Centro para la investigación en sistemas sostenibles para la producción agropecuaria (CIPAV) y por la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán).

 

 

 

Esas especies se trabajan mucho para producir forraje y cuentan con alto valor nutricional, principalmente son fuentes de proteína, denominados bancos proteicos, dijo Rua.

 

Gmelina o Gmelina arbórea: cuenta con un follaje muy suculento que el ganado sabe aprovechar muy bien como comida. Sin embargo, es un árbol que crece mucho, tanto que se vuelve inalcanzable.

 

“Este suele usarse para cercas vivas, para cosechar madera y consumos internos en las fincas como carbón”, agregó Rua.

 

Orejero o Enterolobium cyclocarpum: este árbol cuenta con un crecimiento muy alto y aporta una semilla que es de gran alimento para el ganado. “Se tritura la semilla que es la que tiene forma de oreja, es una leguminosa. Una vez se vuelve polvo o harina, se conoce como suplemento nutricional o para pailar el verano, explicó Rua.

 

También existen los árboles frutales como lo son los de naranja, mandarina, guayaba, entre otros, que son utilizados para la ganadería cuando estos no son dejados crecer para el consumo humano. Son frutales que tienen nutrientes muy bien aprovechados por los animales.

 

Chachafruto: produce una legumbre muy larga, con muchas semillas las cuales son muy carnosas en el interior; esa carnosidad es muy dulce para los animales. Esta semilla es muy dura para el humano, pero muy suave para el ganado. (Lea: Así se plantan árboles en ladera)

 

Adicional se encuentran árboles que brindan un alto nivel nutricional al ganado como lo son el Saúco o Sambucus nigra, Tilo o Sambucus peruviana, Aliso o Alnus glutinosa y Acacia negra o Acacia melanoxylon, los cuales ofrecen buen follaje para alimentar el ganado. Este árbol tiene un gran crecimiento, expresó Rua.

 

En el caso de Eucalipto y Pino, producen legumbres o frutas que atraen a insectos polinizadores y que ayudan mucho a los cultivos; incluyendo los mismos pastos que necesitan muchas veces ser polinizados, agregó.

 

José Antonio Velásquez, hijo de José Velásquez, creador de la raza que lleva este apellido, mencionó otras especies que son muy importantes para los ganaderos, entre estas:

 

Saman o Samanea Saman: el cual brinda fuente de sombra para los ganados, debajo del árbol crece forraje. Su fruto es consumido por los animales y es fuente de proteína en el verano.

 

Nogal o Cordia Gerascantus: crece rápidamente, su madera es apreciada para fabricar muebles. Es muy útil para generar sombra.

 

Ceiba Bruja o Ceiba penthadra: es un árbol de gran tamaño, llega a medir aproximadamente 45-60 metros de altura. Este es considerado el árbol sagrado de América. “Para nosotros tiene un gran valor visual de embellecimiento del paisaje”, comentó Velásquez.

 

Dinde, Mora en la costa o Maclura tinctoria: brinda madera apreciadísima para obtener postes para construir corrales y cercas, su madera es muy duradera, también produce un fruto que lo consumen los equinos y bovinos.

 

Chicala polvillo: sirve para obtener madera usada para construir corrales, ya que es muy resistente y duradera

 

Por su parte, Juan Guillermo Luna, productor en Nariño, aseveró que en alturas demasiado elevadas, se dificulta la consecución de especies naturales. Hay árboles que logran adaptarse, pero que no sirven para el silvopastoreo, sino como protección, para las praderas y sombra.

 

Entre los que destaca para silvopastoreo son el sauco y aliso ya mencionados anteriormente. (Lea: Ante la escasez, recomiendan hacer uso de frutos y forraje de árboles)

 

Finalmente, cabe resaltar que todos los árboles son de gran importancia en las fincas. Algunos tienen mayores aportes en la práctica ganadera, pero ahora es muy importante mantenerlos y valorarlos todos. En ocasiones solo brindan sombra, condición que es muy importante para los animales, especialmente durante la temporada seca.

 

Los ganaderos coincidieron en que los árboles son importantes tanto para preservar ríos, cuencas, aires, nubes, animales, seres humanos, para producir oxígeno, capturar CO2, entre otros beneficios importantes para el medio ambiente y los que lo habitan.