Esencias florales, terapia para animales de granja

Por: 
CONtexto Ganadero
07 de Abril 2014
compartir
Esencias florales para animales
Para prescribir una esencia floral a un animal, es necesario indagar sobre su estado anímico, emocional y mental. Foto: Biotherapy Vet.
Poco a poco, este método preventivo es utilizado como un complemento a la medicina veterinaria tradicional. Su uso toma fuerza en los hatos pecuarios del país.
 
Las esencias florales son preparaciones naturales hechas con flores silvestres, cuyas propiedades terapéuticas fueron descubiertas por el médico inglés Edward Bach, quien en su rol de bacteriólogo y homeópata, identificó de qué forma esta mezcla mejoraba la salud de quien las ingiere.
 
Gracias a que el tratamiento cuenta con la ventaja de ser compatible con cualquier otro tipo de terapia y que no tiene ningún tipo de efecto secundario, fue reconocido como sistema médico por la Organización Mundial de la Salud, OMS, en el año de 1976. (Lea: Homeopatía, una medicina alternativa para la ganadería)
 
Una cura de colores para los animales
 
Actualmente, las esencias florales son utilizadas como terapia alternativa o complementaria en animales de granja silvestres y mascotas, tales como equinos, bovinos, caprinos, ovinos, porcinos y aves, con los que se han obtenido excelentes resultados.
 
De acuerdo con la médica veterinaria y zootecnista Margarita Pardo, esta alternativa ha demostrado ser una herramienta eficaz en el tratamiento de enfermedades de los animales domésticos. (Galería: 14 enfermedades sin control oficial atacan al ganado en Colombia)
 
Pardo, quien también es miembro de la Asociación Colombiana de Médicos Veterinarios y Médicos Veterinarios Zootecnistas Especialistas en Medicinas Complementarias y Terapias Alternativas, Asomevac, asegura que las flores tienen su propia vibración o cualidad energética, al igual que todos los seres en la naturaleza, la cual es transferida al agua en el momento de su preparación. 
 
La función que cumple la esencia floral es entrar en resonancia con el campo energético del animal cuando está alterado por causa de un desequilibrio emocional. No podemos olvidar que los animales poseen facultades emocionales y, al igual que el ser humano, sienten amor, tristeza, dolor, miedo, etc., por eso, en ese sentido, la esencia floral aporta su cualidad armónica permitiendo el flujo energético para nivelar el bloqueo”, añade la médica veterinaria.
 
Asimismo, Margarita Pardo informa que las esencias florales pueden utilizarse en el tratamiento de cualquier desequilibrio emocional y enfermedades agudas o crónicas en los animales silvestres y domésticos.
 
Sin embargo, y dependiendo el caso, no necesariamente reemplazan otro tratamiento por parte del médico veterinario. Normalmente son utilizadas como terapia complementaria en tratamientos homeopáticos, donde ayudan a potencializar el efecto que buscamos en el paciente”, acota Pardo.
 
Cuál esencia usar y cuánto puede costar
 
Para prescribir una esencia floral a un animal, es necesario indagar sobre su estado anímico, emocional y mental, y aunque parezca extraño también es necesario averiguar por el de su propietario, la persona que convive con ellos o que está encargado de su manejo productivo, como en el caso de los bovinos. (Lea: 70% de las enfermedades que afectan a humanos proviene de animales, según la FAO)
 
Existe una estrecha relación entre ellos, por lo cual los animales pueden somatizar lo que la persona está viviendo y manifestarlo por medio de síntomas que los llevan a la enfermedad. Es muy importante tener en cuenta las condiciones de manejo para determinar si existe maltrato hacia el animal, lo que nos ayudaría en la elección de la esencia floral que se debe utilizar”, informa la experta.
 
Normalmente, un  preparado floral destinado para que un animal pueda ingerirlo, cuesta en el mercado entre $15 mil y $25, dependiendo el sitio de elaboración y en algunos casos de las esencias elegidas.
 
Es necesario tener en cuenta que no siempre debe ser utilizada como una única terapia, pues esto va a depender de los síntomas o la enfermedad que presenta el animal”, culmina Margarita Pardo.
 
En conclusión, lo ideal de esta terapia es su uso como como método preventivo. Está comprobado que el uso de esencias florales no causa ningún efecto segundario en el organismo, antes por el contrario ayuda a restablecer la energía vital, proporcionando bienestar a los animales.