Esta es la forma de cuidar la salud del hato en temporadas invernales

Por: 
CONtexto Ganadero
14 de Julio 2016
compartir
Salud animal, invierno
La llegada de las lluvias puede incrementar la presencia de enfermedades, esté atento a la salud de sus semovientes. Foto: eldeber.com.bo.
Enfermedades como la podofilitis, pododermatitis, mastitis y presencia de ectoparásitos, son algunos de los inconvenientes que pueden presentarse en los predios ante los excesos de lluvia. Tenga presente estos males y busque soluciones inmediatas para evitar caídas considerables en la producción. 
 
Tras el prolongado e impopular fenómeno de El Niño, el país vive un periodo de transición en materia climática antes de pasar a La Niña, que se presentaría a finales de este año y continuaría durante los primeros meses de 2017. (Lea: Invierno complica labores del sector ganadero en Arauca)
 
Esa etapa ha desatado fuertes lluvias en regiones como el Meta. Sin embargo, esas precipitaciones pueden presentarse en otras zonas lo que puede generar una serie de enfermedades en los hatos, que ponen en riesgo la salud de los animales, sus indicadores productivos y de no tratarse a tiempo incluso pueden causarles la muerte.
 
Ernesto González Cely, médico veterinario ubicado en Boyacá, aseguró que aquellos empresarios que tienen establos móviles deben ser muy estrictos a la hora de cambiarlos o transportarlos a otro potrero permanentemente, ya que de no hacerlo es más factible que se presenten muchos problemas e infecciones en las patas traseras y delanteras de las vacas.
 
Agregó que esa situación deriva en enfermedades como son la podofilitis o pododermatitis, las cuales no les permiten a los animales comer fácilmente ni beber la cantidad de agua que deben, por lo que es probable que se presente un cambio en la condición corporal de las especies y de paso una caída en la producción. (Lea: 9 enfermedades respiratorias que afectan al ganado bovino)
 
“Dentro de ese ambiente en el corral y en la sala de ordeño, es común que se generen bacterias negativas que aumentan su presencia cuando hay invierno y esas condiciones climáticas son las que facilitan su propagación. Es el caso de la mastitis que generalmente presenta un comportamiento agudo”, explicó.
 
Esa enfermedad se torna más aguda por cuenta de la bacteria Escherichia coli, por lo que en algunos casos pueden llegar a ser mastitis clínicas y generar incluso la pérdida de uno de los cuartos o poner en riesgo la vida del animal.
 
Además puede haber presencia de ectoparásitos y causar problemas derivados de la transmisión de parásitos asociados a la sangre, lo que causa molestia y estrés en los animales. (Lea: Efectos negativos del invierno sobre los parámetros productivos)
 
En tanto, Jaime Andrés Bernal, médico veterinario ubicado en el Meta, afirmó que el principal inconveniente que se puede presentar por cuenta del invierno es el encharcamiento del forraje, lo que genera escasez del mismo. Añadió que los bovinos están acostumbrados a vivir en partes secas o sin excesos de agua, por lo que al dividir los potreros muchos ganaderos dejan por fuera las partes altas de la finca, lo que impide que los semovientes descansen, duerman y hagan su digestión.
 
“Cuando hay mucho invierno las crías también sufren y se pelan, entonces la recomendación para los ganaderos es que traten de sincronizar los partos y eviten los nacimientos durante las temporadas invernales”, dijo.
 
Esté atento a las variaciones del clima, el estado de salud de los semovientes y la sintomatología que presenten, en caso de que haya variaciones considerables, consulte con su veterinario de confianza. (Lea: En Putumayo se vive el drástico giro del cambio climático)