Evite errores en las palpaciones rectales en el ganado bovino

Por: 
CONtexto Ganadero
23 de Septiembre 2014
compartir
Palpación rectal
Es importante que quien realice el procedimiento conozca los conceptos de anatomía, fisiología y ginecología. Foto: Peruláctea.
Con un adecuado manejo, el ganadero obtendrá una relación positiva de costo-beneficio, favoreciendo un mejor manejo y tratamiento de los vientres preñados y vacíos.
 
La palpación rectal en las vacas es una práctica o método físico utilizado desde hace muchos años, el cual consiste en introducir la mano por el recto de la hembra bovina para explorar los diferentes órganos del aparato reproductivo, con lo que el productor podrá determinar los estados fisiológicos, o patológicos. Sin embargo, tenga cuidado porque contrario a lo que muchos piensan, no es algo que todo el mundo puede hacer.
 
La palpación rectal es, de acuerdo con el médico veterinario Joel Berrío, una herramienta más dentro del paquete de acciones que el profesional responsable del área de reproducción de la finca debe poner en práctica para lograr la correcta eficiencia reproductiva. (Lea: Recolección de datos del predio fortalece su empresa ganadera
 
El objetivo fundamental de la palpación rectal debe ser el de coadyuvar a la eficiencia reproductiva del hato, diagnosticando anormalidades o patologías reproductivas o el no retorno al celo, lo más temprano posible en vacas que no están siendo eficientes en la finca para poder tomar decisiones acertadas y oportunas en cuanto a tratamientos o descartes para que la empresa ganadera pueda ser exitosa”, aseveró Berrío.
 
Asimismo, el experto explicó que esta práctica se utiliza para detectar y diagnosticar preñeces mayores de 60 días, dar información sobre estructuras y función ovárica, entorar novillas, revisar vacas repetidoras e indagar sobre estados puerperales.
 
3 daños de una mala palpación
 
CONtexto Ganadero habló con Jairo Serrano, médico veterinario zootecnista y experto en temas reproductivos, quien aseveró que esta práctica, por ser una técnica diagnóstica, debe ser realizada por una persona que ya traiga aprendidos los conceptos de anatomía, fisiología y ginecología. (Lea: Preñez bovina, lo que todo ganadero quiere asegurar)
 
No es fácil para una persona que no conozca del tema. Además, no debe hacerlo. Una persona que no tenga la preparación académica no debe hacer palpación rectal, porque los diagnósticos serán poco acertados”, agregó Serrano.
 
De igual forma, el director de Prosegan, proveedor de bienes y servicios para el sector, informó que existen afectaciones que se pueden generar en un semoviente cuando la palpación no se hace siguiendo el debido procedimiento.  
 
Cuando se trata de una gestación temprana, de 20 días aproximadamente, una persona sin experiencia y con una mala manipulación podrá terminar con la gestación. Asimismo, la persona puede romper el espacio en donde se encuentra cuerpo lúteo, generando un daño en la gestación. Y el tercer daño es un diagnóstico equivocado: cuando se confunde las estructuras que se palparon y se toman medidas que no corresponden a lo que en verdad necesitan los semovientes, se altera el hato”, concluyó Jairo Serrano.
 
La palpación rectal va más allá de las gestaciones en los bovinos. Es una herramienta de manejo de gran utilidad en las explotaciones ganaderas, pues aporta muchos elementos para la evaluación reproductiva y la planificación de la finca en busca de la eficiencia productiva.