La luna y sus efectos reproductivos en las vacas

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Septiembre 2014
compartir
fases de la luna tienen un efecto en la reproducción de los bovinos
Dos investigaciones afirman que las fases de la luna repercuten en el comportamiento reproductivo y gestacional de las vacas. Foto: CONtexto ganadero.
Estudios aseguran que algunas fases de la luna influyen en la prolongación del periodo de gestación y la frecuencia del celo en las vacas. En Colombia muy poco se conoce sobre estas teorías, entérese de lo que dicen.
 
Hay quienes creen que la luna tiene cierto efecto en la vida humana, como el cambio de temperamento de hombres y mujeres. Lo que no se sabía es que el satélite repercute en el comportamiento reproductivo y gestacional de las vacas, según varias investigaciones. 
 
De acuerdo con un estudio de la Universidad de Castilla – La Mancha, en España, las fases lunares influyen en la gestación de las vacas de Lidia. Para este trabajo se controló la duración de la gestación de 153 vacas, procedentes de 3 explotaciones de ganado de esta raza durante 4 años consecutivos (2004 a 2007). (Lea: Uso de tecnologías para aumentar la producción lechera)
 
Según el estudio, cuando había luna nueva, el periodo de gestación duró 280 días; en luna llena, disminuyó a 279 días; en la fase de cuarto menguante, aumentó a 284 días; y en cuarto creciente llegó a los 285 días.
 
“Las fases lunares marcan periodos alternados de actividad y descanso de los fluidos orgánicos de los animales, regulándose muchos procesos de comportamiento", señala el documento.
 
Además explica que días previos a la luna llena se provoca inquietud, emotividad, depresión e hipersensibilidad; mientras que antes de la luna nueva hay manifestaciones de agresividad e impaciencia.
 
Un segundo estudio
 
Expertos del Centro de Biotecnología Reproductiva Animal, Cebirea, de la Universidad Nacional de Loja, en Ecuador, indicaron que “los animales presentan cambios en los patrones de comportamiento como respuesta a factores del ambiente. Como muchos de estos factores son cíclicos, la actividad de los animales también. Los ritmos relacionados a los cambios en las fases de la luna se originan en el efecto que esta tiene en la atracción de las masas de agua, en los cambios en la calidad y cantidad de luz que proyecta".
 
El estudio añade: "la influencia que la luna tiene en los bovinos se basa en la frecuencia de celos naturales y partos en los diferentes periodos lunares; relación entre el periodo lunar de inseminación y el periodo lunar en que ocurre el parto; y la influencia de las fases de la luna en la reproducción programada y concepción”. (Vea el estudio)
 
Esta investigación se llevó a cabo con animales de la raza holstein mestizo, charolaise y criollos mejorados. Las variables se obtuvieron de los registros de campo de 828 celos naturales y 302 partos. (Lea: Hormonas, tendencia mundial para alcanzar preñez temprana en vacas)
 
En Ecuador, cuando se habla de un animal en celo, se refiere a que está “enlunado". "Si analizamos algunos de los síntomas de una hembra en esta etapa, se nota que hay un aumento del flujo y temperatura sanguínea a nivel del útero, crecimiento folicular e hiperactividad”, indica el estudio.
 
Los resultados fueron los siguientes:
 
Cuadro 1. Frecuencia y porcentaje de celos en los diferentes periodos lunares
 
Periodo
Primero (creciente)
Segundo (llena)
Tercer (menguante)
Cuarto (nueva ó tierna)
Hembras en celo
223
236
170
199
Porcentaje
27
28,5
20,5
24
 
Cuadro 2. Frecuencia y porcentaje de nacimientos en bovinos en los diferentes periodos lunares
 
Periodo
Primero (creciente)
Segundo (llena)
Tercer (menguante)
Cuarto (nueva ó tierna)
Nacimientos
83
77
68
74
Porcentaje
27,5
25,5
22,5
24,5

 
 
Jorge Echeverry Cadavid, médico veterinario y experto en reproducción animal, dijo en diálogo con CONtexto ganadero que estos estudios no se conocen en el país, aunque los ganaderos deben tener en cuenta ciertos aspectos para reducir los días abiertos en las vacas. (Lea: Hormonas, tendencia mundial para alcanzar preñez temprana en vacas)
 
“El ganadero tiene que atender un grupo de elementos como la nutrición; debe estar muy atento a la preparación del preparto de la vaca, que el número de días de descanso sea el que corresponde, que tenga una disposición para llegar al parto tranquilamente para que no sufra estrés. También se deben tener en cuenta las pautas de bienestar animal, los celos y la fertilidad de los toros”, aseguró Echeverry Cadavid.
 
El experto también aseguró que el único aspecto que el ganadero debe tener en cuenta para saber si la vaca está en celo es su cambio de comportamiento, el cual se identifica cuando la res no se resiste a la monta del toro.