Importaciones de leche pueden hacer mucho daño a la ganadería colombiana

Por: 
CONtexto Ganadero
11 de Mayo 2015
compartir
José Félix Lafaurie Rivera presidente de Fedegán
"Los temas del precio y la seguridad de compra de su leche son de subsistencia", según Lafaurie. Foto: Tomada de video.
La Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, pide al Gobierno revisar el tema de los costos actuales de producción para evitar que, como se viene presentando, sigan 
desapareciendo los pequeños productores del país.
 
El gremio cúpula de la ganadería en el país le ha venido solicitando al Gobierno revisar el tema de los costos actuales de producción para evitar que, como se viene presentando, sigan desapareciendo los pequeños productores del país.
 
José Félix Lafaurie Rivera, presidente ejecutivo del gremio ganadero, reiteró que desde 2014 el Fondo de Estabilización de Precios, FEP, hizo el anuncio sobre el incremento que los precios internacionales de la leche tendrían durante el segundo semestre de 2015, pero fue muy claro al advertir que mientras eso sucede las importaciones de la industria le pueden hacer un daño irreparable a la ganadería colombiana. (Lea: Las 10 propuestas de Fedegán sobre la fórmula del precio de la leche)
 
“El precio internacional de la leche en polvo a abril 16 se ubicaba en USD2.688 por tonelada (mercado Oceanía), regresando a la tendencia a la baja registrada desde enero de 2014. Si a esto se suma que la tasa de cambio cayó en los últimos 2 meses y medio en $291 (11 %), posiblemente tendremos a fin del semestre un boom importador de leche en polvo. Solo en los 2 primeros meses de este año han ingresado al país 7.100 toneladas de este producto y sus derivados, que equivalen al doble de lo que entró en el mismo lapso el año pasado”, señaló Lafaurie Rivera, quien aseveró que dicha situación está siendo aprovechada por la industria para abastecerse del producto.
 
El hecho ha sido confirmado por la propia industria, que se ha encargado de pedir a los ganaderos que bajen sus niveles de producción, argumentando que existe en este momento una sobre oferta de leche en el país que atribuyen al bajo precio internacional del producto y las masivas importaciones de leche en polvo. (Lea: Encarrilar las políticas lecheras)
 
“Para llegar al equilibrio, es decir, para que a la industria le fuera indiferente abastecerse en el país o en el exterior, la tonelada importada debería llegar a USD$3.556 –hoy está en USD$2.960– o el dólar a $2.940, o una combinación de los 2 factores. Mientras ello no suceda, la tendencia será la de copar los contingentes de importaciones sin arancel, con la consecuente enlechada y caída del precio al productor”, reseñó el presidente ejecutivo.
 
A la problemática por las importaciones se suman las quejas de los productores sobre la baja en el precio que por litro de leche anunciaron algunas empresas en regiones como Antioquia, Norte de Santander y Cundinamarca; y la disminución en la cantidad de líquido que se está acopiando por parte de otras en Tolima y La Guajira. 
 
“Los temas del precio y la seguridad de compra de su leche son de subsistencia, no solo para ese pequeño productor, sino para los medianos y grandes ganaderos, a quienes cada vez les cuadran menos las cuentas”, matizó José Félix Lafaurie. (Columna: Bienvenido el debate lácteo)
 
El gremio confía en que el Gobierno pose su mirada en los ganaderos de Colombia, sabe que en sus manos está la posibilidad de revisar los costos, de abaratar muchos de los insumos que se requieren para ofrecer un producto de calidad y de permitirles a las 350 mil familias que viven de la producción de leche seguir pensando que este negocio sí vale la pena.