Informe especial: El efecto dominó que causa la crisis del sector lácteo

Por: 
Andrés Moncada
22 de Febrero 2013
compartir
Sector lácteo en crisis económica.jpg
El sector lácteo del país pide ayudas para poder salir adelante perse a la crisis actual. Foto: CONtexto Ganadero.
Las importaciones de leche en polvo desde otros países, la firma del TLC con la Unión Europea, la falta de recursos y las falencias en materia de competitividad, son algunos de los desaciertos que han precipitado la crisis del gremio lechero en Colombia.
 
El sector lácteo nacional es otro gremio que se suma a la lista de autodeclarados en crisis. Mientras el Gobierno asegura que realizará una entrega de ayudas para los lecheros del país, productores de las diferentes regiones hacen énfasis en que las importaciones de lácteos desde otros países como Argentina, Ecuador, Bolivia y Venezuela, y la falta de competitividad en el territorio nacional; son las verdaderas problemáticas a las que se deben enfrentar a diario.
 
Las importaciones lácteas que han inundado en los últimos meses el mercado local, ponen de manifiesto el grave problema que tiene el sector ganadero en materia de competitividad. Por eso, el Gobierno Nacional ya dio los primeros pasos y entregó en los últimos dos años la suma de $9 billones  para ayudar al sector agropecuario. Así lo explicó el presidente de la República, Juan Manuel Santos, quien dijo hace pocos días que “los cafeteros y los ganaderos, incluyendo al sector lácteo del país, son los más beneficiados con las ayudas que se están ejecutando desde el Ministerio de Agricultura”.
 
Asimismo, el mandatario afirmó que entre 2010 y 2013, las ayudas al sector cafetero ascendían a $3,4 billones, las de ganadería y leche iban por los $3,3 billones y para atender las necesidades de los arroceros se habían canalizado cerca de $1,2 billones. (La crisis de los productores de leche en la última etapa). 
 
Por su parte, el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo Salazar, aseguró en su momento que los aranceles para las adquisiciones de leche en polvo, procedentes de Argentina, se suspenderían. Una medida que fue ejecutada a cabalidad “Se fija un contingente de importación de 993 toneladas con un arancel del 6.6% y del 20% a partir de ese volumen sin que supere las 1.957 toneladas. Fuera de este cupo el arancel será del 98%”, agregó Restrepo Salazar.
 
Según el Ministerio de Agricultura, las importaciones de leche en polvo del país gaucho se incrementaron en más del 500% y entre enero y octubre del año pasado y los inventarios de Colombia superaron las 20.000 toneladas. (Lecheros caldenses buscan soluciones ante la crisis del sector). 
 
 
Las cifras evidencian el crudo panorama del sector
Por su parte, Jorge Andrés Martínez, director ejecutivo de Asociación Colombiana de Procesadores de la Leche, Asoleche, argumenta que el año pasado se realizaron demasiadas importaciones pero cuando se comparan esas cifras con el total de la producción láctea en el país, se ve claramente que la producción nacional representa el 6% o el 7% del mercado.
 
El problema que tenemos en el país es de competitividad. Existe una diferencia enorme con las demás naciones productoras de leche. En Colombia necesitamos direccionamiento y una mayor y mejor efectividad de los recursos”, agregó Martínez. (Lecheros de la región Caribe ven en la asociatividad una salida a la crisis). 
 
Lo afirmado anteriormente es complementado por el presidente de la Unión Nacional de Asociaciones Ganaderas de Colombianas, Unaga, Ricardo Sánchez, al decir que “durante 2012 llegaron al país más de 8.000 toneladas, de las cuales más del 70% corresponden a producto en polvo, lo que significa que comparando el año pasado con 2011, el incremente correspondería a un 363%”.
 
Industria cordobesa a punto del colapso
Los productores lácteos del departamento de Córdoba, pueden ser los que viven momentos de angustia más grandes, debido a la situación actual y vaticinan que el gremio empeorará en el momento que se firme la entrada en vigencia de los TLC, en especial con la Unión Europea. (Cámara Gremial de la Leche, alarmada por las consecuencias de los TLC’s). 
 
Rafael Díaz Sánchez, un ganadero comprometido con la labor social de la región, es uno de los cinco productores que ya tuvo que cerrar su hato lechero por consecuencia de la crisis que afronta el sector en Colombia. Él asegura que el tema que más le preocupa es el desempleo que se generará en esta ciudad que es, según cifras del Dane, la segunda con mayor tasa de desocupación en el país.
 
Para mí lo más preocupante es la gente que queda desempleada con el cierre de estas lecherías en la zona. Creo que la situación llegará a ser insostenible y todos sabemos que la necesidad lleva a las personas a cometer actos impensados. Porque seguramente no están dispuestos a dejar a sus familias sin alimento”, agrega Díaz Sánchez.
 
Al igual que Rafael, Sergio García Hernández, presidente de la junta directiva de la Promotora de Desarrollo Agropecuario; William Botero Masad, gerente de la red cárnica, así como John y Manuel Gómez, dos hermanos dedicados a la lechería, son otros productores lecheros que se vieron en la penosa obligación de cerrar sus fincas. (Desde el Atlántico alertan por la 'lluvia de leche en polvo'). 
 
 
 
El verdadero problema es la falta de competitividad 
El director de Asoleche fue enfático al aseverar que más allá del problema que tiene el sector lácteo, por la importación de leche desde otros países, dentro del gremio existen fallas muy serias de competitividad, “es por ese motivo que cuando ingresan productos lácteos de otras naciones, nuestros lecheros tiemblan pues no hay elementos suficientes ni políticas claras para competir en igualdad de condiciones”.
 
En Colombia el tema de direccionamiento y de efectividad de recursos e indicadores de gestión, está por debajo de países desarrollados como Nueva Zelanda, en Oceanía y varios de la Unión Europea”, agregó Jorge Andrés Martínez.
 
Por su parte, el presidente de Unaga explica que “el ingreso descomedido de importaciones al país, sumó más de 3.800 toneladas sólo en el caso de Argentina. Esto es inaceptable. Ahora, Bolivia, con 586 toneladas, y Ecuador, con 3.306, son países que siguen enviando leche al país con un estatus sanitario por debajo del nuestro”. (Impacto de los Tratados de Libre Comercio en el Sector Lácteo Colombiano). 
 
Un trabajo de fondo, la solución a la crisis
Martínez explica que para poder solucionar los problemas que dificultan la competitividad del gremio lechero, es importante solicitar un trabajo de fondo, pues “en Colombia existe muy poca capacidad y esto se ve reflejado en los altos costos de la producción láctea, lo que nos hace vulnerables frente a terceros países”.
 
Asimismo, el dirigente de Asoleche asevera que la ayudas son bienvenidas, pero hace falta un mejor y mayor direccionamiento al enfoque especifico de la gestión, con el cual se pueda medir el incremento de la productividad. (Entre $10 y $20 bajó el precio de la leche en el Valle del Cauca). 
 
Por su parte, Sánchez Rendón argumenta que el sector necesita fuertes medidas para enfrentar la emergencia que vive el país hoy por hoy. “Necesitamos planificar muy bien el desarrollo en infraestructura de las vías del país, sobre todo en las terciarias, para que de esa forma las cuencas lecheras puedan transportar sin ningún contratiempo el líquido”, agrega el dirigente de Unaga.
 
Como está el panorama, hace falta un trabajo mancomunado entre los productores lácteos, las empresas lecheras del país y el Gobierno Nacional, de esta forma se lograrán estabilizar la producción y la competitividad incrementará para enfrentar los diferentes Tratados de Libre Comercio que se desarrollen con el país.