La crianza de las terneras determina el futuro del negocio ganadero

Por: 
CONtexto ganadero
05 de Agosto 2020
compartir
crianza, terneras, vacas, leche, negocio ganadero, productividad, calostro, ordeño, Asojersey, preñez, ganancia de peso, reposición, hato, ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia,contexto ganadero
La crianza de terneras es una labor determinante para el desarrollo del negocio ganadero y su rentabilidad. Foto: flickr.com

El ganadero debe preguntarse desde un primer momento ¿Cuál es el sentido de la crianza?, si es para ordeñar vacas o para ser una empresa ganadera.

 

Así lo señaló el Médico Veterinario especialista en reproducción animal Álvaro Barriga Lesmes, en una charla organizada por Asojersey, donde indicó que si es sólo para ordeño sirve cualquier tipo de raza y cualquier clase de crianza e incluso no se necesita criar terneras. 

 

Sin embargo, si se trata de una empresa rentable y exitosa la crianza en las terneras es primordial. Se crían para reposición de las que se enferman, que no se preñan, las que tienen problemas de mastitis o las de cojeras; pero también se hace para crecer el hato porque hay suficiente área; o para vender excedentes. (Lea: Aspectos que inciden para tener una ternera productiva)

 

Para tomar las decisiones que corresponden hay que conocer las vacas, sus virtudes y defectos para que las crías sean mejores que sus madres.

 

Señaló que el ganadero debe hacerse preguntas como: ¿conoce usted sus vacas? ¿Sabe cuáles son las de mejor producción? ¿Sabe cuáles son las más fértiles? ¿Sabe cuáles son las que tienen mejores índices de salud? ¿Hace clasificación lineal? ¿Evalúa los toros para hacer sus cruzamientos?

 

Se debe tener claro cuál es el porcentaje de reposición de las vacas para no criar de más.

 

Los días al primer parto es un factor importante y depende del tipo de crianza. Si se tuviera el primer parto a los 720 días, con un modelo de 50 vacas en el hato, se necesitarían 17 animales, pero si es a 900 días se requerirían 21 animales y criar no es barato. (Lea: ¿Sabe qué significa que haya más vacas que terneros o más toros?)

 

En el caso de jersey el reto es alcanzar el primer parto a los 670 días con 453 kilogramos de peso vivo y un promedio de ganancia de peso de 600 gramos/día durante todo el periodo.

 

Actualmente el 20% de las crías no llegan al primer parto pero lo ideal es llegar al 8% porque eso no resulta rentable en un negocio. Una de las razones principales de ese fracaso son los síndromes respiratorios que son problemas a los que se les debe prestar mayor atención, dijo.

 

El suministro de calostro es uno de los puntos más álgidos en la crianza de terneras porque ella nace sin anticuerpos y la placenta no los deja pasar y su sistema inmune todavía es ingenuo

 

Al momento de nacer el manejo del calostro es absolutamente importante, es primordial en ese desarrollo. Si se da el calostro después de 8 ó 12 horas el intestino ya está cerrado y la absorción de inmunoglobulina es nula. El animal nace con un sistema inmunológico dormido en el cual no tiene la capacidad de defenderse y por eso si en las primeras dos a cuatro horas no hay consumo de calostro importante, cuatro litros que es lo ideal, se va a tener problemas porque a las seis horas ya se tiene cerrado más del 40% del intestino y a las 8 horas ya es el 70%. (Lea: Cada ternera debe tener 3 platos de comida)

 

Los criterios para el suministro de calostro son:

 

Calidad: A mayor calidad mayor cantidad inmunogloblina de para absorber

 

Cantidad: El 10% de su peso de calostro de buena calidad

 

El tiempo es otro factor fundamental porque se tienen 24 horas para que absorba los anticuerpos y por eso es clave suministrarle el calostro en las dos primeras horas

 

Así mismo, señaló que los factores que influyen en la calidad y cantidad del calostro son la raza, edad y número de lactancias, goteo u ordeño antes del parto, duración del periodo seco, condición corporal, programa en la alimentación de preparto, programas de vacunación, parto distósico o inducido. vacas con mastitis.

 

Vacas productoras de más de 8,5 litros tienen menor probabilidad de producir buen calostro o de calidad. El calostro con sangre produce diarrea y transmisión de infecciones

 

Hay que alimentar las terneras de manera correcta en los primeros 50-60 días porque es cuando se están desarrollando sus órganos. (Lea: Diferencias que usted debe conocer entre terneros y novillos)

 

La calidad de la materia seca que se debe suministrar a la ternera en los primeros 60 días a través de la leche debe ser entre 800 y 1.200 gramos

 

Después que se asegura el consumo del calostro se comienza a dar leche mañana y tarde en los primeros ocho días, dos litros por la mañana y dos en la tarde y luego se pasa a tres y tres y eso se lleva hasta los tres meses y medio y en los últimos 15 días llegando a los 4 meses se va bajando el calostro en la mañana y en la tarde un litro menos, y lo vamos rebajando hasta quitarle la leche en su totalidad.

 

Existen diferentes modelos de consumo de leche para el ternero. En primer lugar está uno con 8 litros de leche por 60 días porque consumen menos concentrado al inicio y lo aumentan después del destete.

 

Un segundo modelo es de 6 litros por 90 días y fomentar el consumo de concentrado desde los primeros días. En ambos casos el consumo de forraje y agua es a voluntad.

 

El tercer modelo es agregar entre 30 y 40 gramos de lactoremplazador por litro de leche según la raza para obtener un litro de leche con alrededor de 15% de sólidos o 150 gramos de materia seca por litro

 

Si se suministran 6 litros de leche al día por ternera con una materia seca de 150 gramos por litro se suministran 900 gramos de materia seca al día por animal

 

Existe el mito de que a las terneras no se les debe dar agua lo cual es falso porque es muy importante que a las terneras desde el nacimiento hasta el desarrollo de su vida ya como vaca se les dé este líquido aunque no hay una cantidad exacta, es a voluntad porque ayuda al desarrollo de sus papilas ruminales y permite que mejore el consumo de materia seca y de concentrado con lo cual la ganancia de peso sean óptimas.