La monta estacional: Buena alternativa para mejorar la fertilidad

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Septiembre 2017
compartir
Monta estacional, Fedegán, Cuadernos ganaderos No 13. CONtexto ganadero. Ganadería Colombia
La concentración de partos en un periodo programado de tiempo, como producto de la M.E. ha mostrado importantes ventajas para la empresa ganadera. Foto: Fedegán.
En un mercado de competencia externa, como el que viene para Colombia la celeridad en la desgravación de los TLC, es imperativo mejorar sustancialmente la productividad y la sostenibilidad, conservando la rentabilidad del negocio ganadero. La monta estacional permite avanzar en ese objetivo.
 
Normalmente, las ganaderías del trópico colombiano poseen un comportamiento reproductivo estacional, con épocas de mayor y menor concentración de partos. Cuando esta información se compara con los períodos de invierno y verano, se concluye que estos tienen gran influencia sobre esa estacionalidad en la fertilidad de los animales.
 
En general, la temporada de monta o apareamiento coincide con las épocas del año donde hay mayor disponibilidad de forraje y, como consecuencia, los animales tienen una buena condición corporal.
 
Sin embargo, de acuerdo con las condiciones específicas de la zona, sobre todo climáticas y agrológicas, también puede hacerse coincidir con la mayor cantidad de forraje durante la temporada de los partos.
 
Por ello, el periodo de monta establecido debe responder a un estudio previo del comportamiento climático y de disponibilidad de forrajes del predio (Basurto C. H., 2004).
 
Por ejemplo, en una región cuyo suelo es de permeabilidad pobre y que presenta una alta precipitación durante los meses de febrero a mayo, no es conveniente que los nacimientos se presenten en esa época, porque los potreros están inundados y se puede presentar alta mortalidad de terneros, por lo cual se busca, en este caso, que la temporada de partos inicie en el mes de junio y se prolongue hasta el mes de agosto, cuando ya no haya encharcamientos.
 
Para un predio con esta condición particular, la temporada de monta debe ser en los meses de septiembre, octubre y noviembre.
 
Por el contrario, en zonas donde el problema no son las inundaciones en época de invierno, sino las sequías y la disminución de la oferta forrajera durante la temporada de verano, la aplicación del sistema, en este caso, debe buscar que los partos se produzcan cuando hay mayor precipitación, para que los forrajes se encuentren en las mejores condiciones. La temporada de monta, en consecuencia, deberá programarse nueve meses antes de ese periodo de mayor precipitación.
 
Algunas ventajas de la monta estacional
 
La concentración de partos en un periodo programado de tiempo, como producto de la M.E. ha mostrado importantes ventajas para la empresa ganadera, entre otros:
• Mayor organización de todos los procesos productivos.
• Mayor atención a los nacimientos.
• Disminución de la mortalidad.
• Desarrollo de lotes homogéneos de terneros.
• Fácil selección de individuos fenotípicamente superiores.
• Mayor facilidad en la detección de animales con problemas reproductivos.
 
Fuente: El artículo original se publicó en Fedegán, Cuadernos ganaderos No 13. Responde a una adaptación para CUADEROS GANADEROS, del documento “Sistemas de soporte de decisiones para implementar programas de Monta Estacional en empresas ganaderas de Colombia”, preparado para Fedegán – FNG y el SENA, por Oscar F. Ospina Rivera MV, Esp., PhD ©; Ricardo E. Camacho Quiroga MVZ, MsC ©; Ariel Jiménez Rodríguez MV, MsC; José Luis Bernbal Ing. Catastral y Geodesta Esp. Bogotá D.C. 2012. Disponible en cartilla impresa y en www.fedegan.org.co