Las características de la raza bovina sintética siboney

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Julio 2022
compartir
raza bovina siboney
La raza bovina siboney es el resultado de ensayos hechos en Cuba de cruzar cebuinos con holstein para obtener un animal productivo en trópico bajo. Foto: edumatanzas.blogspot.com

La raza bovina siboney es el resultado de ensayos hechos en Cuba de cruzar cebuinos con holstein para obtener un animal productivo en trópico bajo. Así fue el desarrollo de esta raza sintética y estos son los parámetros que se han registrado en las investigaciones con el animal.

 

De acuerdo con Ribas y otros, en los años 60 comenzó la importación de animales holstein al país isleño con el objetivo de cambiar el inventario bovino, que estaba compuesto fundamentalmente por cebú, hacia genotipos lecheros que garantizaran la leche de la población.

 

De esta forma se iniciaron los primeros cruzamientos entre holstein y cebú, que dieron lugar principalmente a las nuevas razas siboney de Cuba (5/8 H 3/8 C) y mambí de Cuba (3/4 H 1/4 C), las que podían producir leche en condiciones de manejo más pobres que las requeridas por el holstein.

 

Durante la década de los 80, un gran número de estudios de este genotipo se dirigieron a las primeras poblaciones de animales cruzados 5/8 holstein 3/8 cebú. Posteriormente, en los años 90 se comenzaron los trabajos de caracterización y el producto del cruce, el siboney.

 

De este modo, el siboney empezó a desempeñar un papel importante en la producción ganadera cubana. Tener una cierta proporción de genes cebú ha permitido la subsistencia de este genotipo, debido a su mayor adaptabilidad. (Lea: 5 razas bovinas sintéticas originadas en Latinoamérica)

 

Como explicó Juan Carlos Evora en este capítulo, la raza siboney cobró mayor importancia en los 90 cuando se produjo un abrupto corte de los suministros y se tuvieron que implementar medidas urgentes de supervivencia a la vez que introducir tecnologías que implican bajísimos insumos.

 

El manejo inicial del rebaño hasta el año 1990 consistía en lo siguiente: A los terneros se les suministraba la leche en forma artificial a partir del sexto día de nacido. (Lea: Cruces con cebú que predominan en ganaderías de leche del trópico bajo)

 

Las vacas eran ordeñadas dos veces al día en forma mecánica, recibiendo en sala de ordeño 1 libra de concentrado por cada litro de leche adicional por encima de 4 litros; así una vaca que producía 7 litros de leche recibía 3 libras de suplemento.

 

Los pastos fueron fertilizados según la humedad del terreno a razón de 180 kg/ha, lo que elevaba la disponibilidad de pastos artificiales para el consumo de los animales. Se otorgaba forraje king grass fundamentalmente, sales minerales, ensilaje, heno, derivados de la industria azucarera u otros residuos de cosechas en las naves de sombra.

 

El autor presentó algunos datos referentes a 340 sementales procedentes de los centros de Inseminación Artificial de Cuba. Las hembras 5/8H 3/8Cb son hijas de los principales sementales holstein canadienses y cubanos de los años 60, 70 y 80.

 

Por ejemplo, se habla de una edad y peso a la reproducción de 20,7 meses y 310 kg respectivamente, así como un intervalo entre partos de 411 días y una edad al 1er parto de 32 meses. (Lea: Así son los valores de calidad y cantidad de 5 razas lecheras en Colombia)

 

Los datos procedentes de 6311 vacas en ordeño hablan de un total de 60 164 l para un promedio de producción diaria de 9,5 l, así como una producción de leche/ha/año de 3500 kg. Los días de lactancia fueron de 270 con una producción de leche por lactancia de 2582 l.