Los componentes de la leche también dependen del estado del rumen

Por: 
CONtexto ganadero
27 de Agosto 2019
compartir
Composición leche estado ruminal, composición de la leche, grasa láctea, proteína láctea, ácidos grasos, pH del rumen, calidad composicional leche, estado del rumen, de grasa en leche, grasa de leche en vacas, producción de leche, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
Los contenidos nutricionales y el manejo de la alimentación pueden incidir en el rumen y alterar, a su vez, la composición de la leche. Foto: Jairoserrano.com

La calidad composicional de la leche, como el contenido de grasa o proteína, depende de la óptima función del rumen que se deriva de una adecuada alimentación. Además de factores como los valores nutricionales de la dieta y el tamaño de partícula del forraje, también incide el pH ruminal.

 

Los factores que determinan la calidad de la leche se pueden dividir en 2 grandes grupos: genéticos, que son responsables en un 45 %, y los nutricionales y de manejo, que influyen en un 55 %. (Reportaje: Estrategias nutricionales para mejorar composición de la leche)

 

Estos últimos incluyen el estado de lactación, la edad, el medio ambiente, las enfermedades concurrentes, las hormonas y la alimentación. En este último aspecto inciden tanto los nutrientes, pero también se debe tener en cuenta el manejo.

 

Muchos aspectos influyen en la digestión de las fibras del rumen y en la producción de proteínas microbianas. El pH del rumen tiene un alto impacto en la fermentación de la fibra, pues un exceso de almidón fermentable en el rumen disminuirá el pH y, en consecuencia, la velocidad de paso de la partícula así como la cantidad de degradación ruminal de la fibra.

 

Las prácticas de manejo que degradan el ambiente del rumen, especialmente todo aquello que podría provocar una reducción del pH, tienen un gran efecto en la reducción de grasa en la leche, inclusive pequeños cambios. (Lea: ¿De qué se trata la depresión de grasa láctea en las vacas?)

 

Así pues, disminuciones tan pequeñas de 0,1 en el pH ruminal pueden provocar una caída de hasta 0,10 en la grasa de la leche, asociada con el cambio en la producción de isómeros CLA (ácido linoleico conjugado). Por eso, hay que procurar un manejo que mejore las condiciones ruminales.

 

Los productos finales de la digestión son ácidos grasos volátiles, ácido láctico, glucosa, aminoácidos, amoniaco y ácidos grasos de cadena larga saturados en su mayor parte, cuya mezcla depende de factores relacionados con la ración aportada o con el animal que la recibe. 

 

La composición de la mezcla de estos productos finales depende de factores relacionados con la ración aportada y con el animal que la recibe (nivel de alimentación, adaptación, etc.). (Lea: Para aumentar sólidos totales en leche, comience por dar mejores pastos)

 

De otro lado, un trabajo del The Miner Institute (Campbell y Grant, 2016) encontró que la sobrepoblación del ganado en la finca tiene un mayor efecto negativo sobre el pH del rumen que los niveles de fibra neutro en detergente (FND).