Los errores que deben evitar los ganaderos en épocas críticas

Por: 
CONtexto Ganadero
09 de Septiembre 2014
compartir
errores ganadería bovina
Las reses adelgazan o mueren en sequía porque el productor comete errores en su negocio. Foto: CONtexto Ganadero.
¿Cuánto dura la sequía en Colombia?, ¿qué cantidad de suplemento bovino conserva en su predio?, ¿qué hace con las reses que reportan baja productividad? ¿Sabe cuáles bovinos registran menos producción?, ¿cuándo se asoció?
 
Ganadero, si usted tiene una respuesta concreta para los anteriores interrogantes, usted es un productor que podrá salir victorioso en los momentos climáticos críticos que afronta el país en distintos momentos del año.
 
De lo contrario, preste atención a los errores en los que usted no debe incurrir para evitar afectar su negocio ganadero.
 
La Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, realiza cada mes talleres en regiones apartadas del país sobre estrategias que sirven de guía a los productores para que redireccionen o fortalezcan el negocio y no sufran la pérdida de animales o la baja producción en épocas críticas. (Lea: En promesas se quedaron los anuncios de ayuda para La Guajira)
 
Más de 1.000 productores se pueden atender en cada charla al mes. Según Leonardo De la Salas, coordinador de la Unidad Regional de Desarrollo Ganadero, URDG, de Fedegán en Córdoba, entre agosto y septiembre se han atendido a más de 1.500 productores en zonas rurales de esta región.
 
“Las actividades son participativas. Se pregunta a los ganaderos, se reconocen errores que cometen y se les dice cómo prepararse para afrontar tiempos difíciles. Son estrategias que funcionan a largo plazo”, resaltó De las Salas.
 
Los errores
 
Un problema en la ganadería es no llevar registro sobre el movimiento del hato bovino, con número de reses y producción por animal. En general, con todo lo que sucede en el predio.
 
El registro se debe extender a elegir la conservación de sistemas arbóreos. El coordinador de la URDG de Fedegán en Córdoba aseguró que algunos productores los talan al creer que no cumplen una función relevante.
 
“Los árboles son importantes porque dan sombra, son barreras rompe vientos, ayudan a que se capte agua y minerales del suelo con más facilidad y sirven de alimento para los animales” resaltó De Las Salas.
 
La evaluación de la corporalidad de las reses es algo que algunos productores ven como innecesario. Sin embargo, al medir el peso y observar las extremidades de los animales se puede sospechar de la presencia de ciertas enfermedades y a partir de ello determinar la necesidad de tomar una muestra de sangre para conocer con exactitud el estado de salud de los bovinos.
 
César Jiménez, médico veterinario, zootecnista, especialista en sanidad animal y miembro de Vecol, afirmó que las enfermedades reproductivas rinotraqueitis infecciosa y la leptospirosis se han proliferado en el país por falta de medidas de prevención, para lo cual se hacen diagnósticos con muestras de sangre y se aplican biológicos cada vez que el médico lo recomiende y no cuando el ganadero lo considere, otro error en el que se ve envuelto el productor.
 
Los ganaderos creen que aumentar su hato bovino los conduce al éxito del negocio. Pero el camino para llegar allá está en tener el número de animales que se puede alimentar con una dieta balanceada y con suficiente agua. Además, el productor debe aprender que si vende los animales menos productivos la actividad será más rentable. 
 
Los animales consumen cierta cantidad de alimento en forrajes y suplemento al día. El ganadero se equivoca cuando no sabe la cifra exacta en kilos que da a sus animales, y cuando no tiene suficiente alimento por ofrecer, ya sea porque no conservó pastos verdes con un sistema de riego o porque no almacenó heno y silo para suministrar en momentos de sequía. 
 
A eso se suma el desconocimiento sobre los periodos de inicio y terminación de sequía y lluvias, lo que está sujeto a los pronósticos del Ideam y a la importancia de que el ganadero se informe sobre el comportamiento climático de la región donde están sus animales todo el tiempo. 
 
“Estos temas no son nuevos, pero les preguntamos sobre ellos a los ganaderos en los talleres y muchos no saben responder”, recalcó De las Salas que ha reconocido otro error que cometen los productores en el país. (Lea: Disminuir los costos de producción, ventaja de la asociatividad)
 
"En los talles se resalta en el tema de la asociatividad", dijo De las Salas, al argumentar que no se han asociado, aun cuando se impulsan proyectos que benefician a un grupo y no a un individuo, se accede con más facilidad a recursos del Gobierno y se elabora alimento a un costo más bajo.
 
De las Salas dijo que los ganaderos cometen errores previos a la época de sequía, lo que los conduce a afrontarla sin la sufciente preparación. De esta forma recomendó a los productores evitar buscar soluciones a los problemas mediante los recursos gubernamentales. Lo más promisorio es mantener sólido el negocio durante todo el año, porque las ayudas no siempre llegan o tardar en aparecer.