Los factores para tener una IATF exitosa

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Agosto 2017
compartir
IATF exitosa, protocolo IATF exitosa, Inseminación Artificial en Tiempo Fijo, IATF, Mejoramiento de cantidad y calidad de carne, protocolo IATF, incremento de producción de terneros, comercialización de carne, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
A la hora de servir a las vacas en un protocolo IATF, hay que evaluar la condición corporal de las reses y hacer palpaciones. Foto: agritotal.com
César Augusto Gómez Velásquez, médico veterinario y experto en inseminación artificial a tiempo fijo explicó cuáles son los aspectos más relevantes para implementar con éxito un programa de IATF.
 
Como lo describió el médico veterinario, la IATF consiste en aplicar un protocolo hormonal para que las vacas de una finca entren en celo el mismo día y a la misma hora, para servirlas y determinar el número de preñeces.
 
Por esa razón, el primer paso es elegir animales cíclicos, cuyo ciclo estral sea similar, y no aquellos que sean anéstricos, presenten alguna patología (diarrea viral bovina, IBR, leptospirosis) o tengan dificultad en ser preñadas. (Lea: Recomiendan implementar la inseminación artificial en la lechería)
 
“Muchos ganaderos utilizan la IATF para las ‘vacas problema’ y obviamente están destinados a fracasar, porque si no se han preñado con otros métodos como inseminación a celo detectado o monta natural, es porque puede tener algún problema sanitario”, indicó Gómez.
 
En segundo lugar, se debe seleccionar el protocolo de acuerdo con el tipo de animales de la finca, si son razas europeas o cebuinas. Por ejemplo, hay algunos que usan prostaglandinas u otros que son dispositivos intravaginales que liberan progresterona. Gómez explicó los segundos registran un porcentaje de preñez más alto (60-70%), dependiendo la ganadería.
 
El tercer factor es evaluar la condición corporal de la vaca, que incluye un diagnóstico previo de palpación, para detectar si los ovarios tienen el tamaño adecuado y responderán al protocolo. (Reportaje: ¿Cuál es el método de reproducción que más le conviene a su ganadería?)
 
El cuarto es la elección de un semen de buena calidad y alta concentración espermática. En este punto, Gómez precisó que en un programa de IATF no se debe usar semen sexado, porque tiene baja concentración. En cambio, el convencional garantiza la población espermática necesaria.
 
El último factor es un manejo adecuado a los animales. Así pues, deben cumplirse ciertos criterios, como conservar las vacas juntas en el mismo potrero, conducirlas a los corrales sin condiciones estresantes, aplicar las hormonas y las dosis de inseminación al mismo tiempo.
 
Al respecto, recomendó que la tarea sea adelantada por un inseminador rápido y eficiente, aunque señaló que el proceso es sencillo y no necesita de tanta premura. (Lea: Inseminación artificial a tiempo fijo mejora producción de carne)
 
El experto aconsejó que para el programa de sincronización se empleen novillas de 18 a 22 meses (dependiendo de la raza), que superen los 320 kg o el 70% del peso adulto. Insistió en que los primeros servicios se deben hacer con celos naturales detectados.
 
No obstante, si empieza a pasar el tiempo y las novillas con 24 o 25 edad siguen sin estar preñadas, recalcó que estas deben ser sometidas al protocolo.
 
En cuanto a las vacas de leche, el protocolo se aplica en aquellas que tienen más de 50 días de paridas para que reciban la primera dosis de inseminación en el día 60 posparto. Otros deciden esperar los celos naturales hasta el 90 día, tiempo en el cual deben ser inseminadas para no sobrepasar los 120 días abiertos.
 
Esto se determina por el costo de los días abiertos, que en promedio puede ser de $20 a 25 mil (si es el caso de las lecherías especializadas). (Lea: 7 pasos para realizar inseminación artificial de forma correcta)
 
Así las cosas, usted puede empezar a observar qué criterios cumple y cuáles necesita mejorar, para que con la asesoría de su médico veterinario comiencen la mejor forma de implementar un programa de IAFT en su finca.