Manejo de las grasas pasantes en la nutrición bovina

Por: 
CONtexto Ganadero
13 de Junio 2016
compartir
grasa pasante, alimentación bovina, nutrición bovina, manejo animal, bienestar animal, suplementación alimenticia, suplementación energética, producción de leche, CONtexto ganadero
La grasa pasante es un aditivo que tiene como propósito aumentar la densidad energética de la ración de comida que se le brinda al animal. Foto: www.radiomas.mx.
Las también llamadas grasas de sobrepaso, son suplementos energéticos los cuales no interactúan con la rumia. Son destinadas a la suplementación alimenticia y energética de los bovinos en etapa reproductiva, lactancia o ceba.
 
Se conocen en el argot de la nutrición animal como "jabones cálcicos" y son producidas a partir de aceites, como el de palma, girasol, y otros. No es común que se fabriquen a partir de fuentes animales, debido a que su nivel de saturación dificulta los procesos.
 
Alex Fernando Gutiérrez, zootecnista y experto en nutrición bovina, dijo que la grasa pasante se utiliza como fuente de energía directa para los animales, la cual recomienda utilizar solo cuando hay deficiencias energéticas. (Lea: Alimentación nutritiva, eficiente y sostenible)
 
En el caso de las ganaderías de leche, Gutiérrez señaló que él no exhorta a utilizarlas en animales de menos de 25 litros de producción.
 
“Su utilización depende de los requerimientos de los animales. En el caso de un ejemplar de alta producción, este necesita mucha energía para mantenerse, reproducirse y por supuesto para producir leche”, explicó.
 
Agregó que en muchas ocasiones el lugar donde estén, el sistema que se maneja, las dietas alimenticias, y lo que consumen los ejemplares, no cubre esos requerimientos, entonces en esos casos es donde se puede contemplar la posibilidad de utilizar estos productos.
 
Eduardo Aguirre, zootecnista y especialista en nutrición animal, expuso que la grasa pasante es un aditivo que tiene como propósito aumentar la densidad energética de la ración, que en la mayoría de los casos se utiliza en vacas de producción, para que pueda traer un retorno en la respuesta productiva de los animales. (Lea: Una alimentación adecuada antes y después del parto mejora reproducción)
 
El especialista en nutrición animal sostuvo que la respuesta productiva dependerá de en qué momento de la lactancia se utilice el producto.
 
“Cuando se utilizan estas grasas al inicio de la lactancia se puede obtener un aumento en la producción de leche. También es posible que empiecen a tener una actividad reproductiva más rápida porque tienden a ganar mucho más peso”, explicó.
 
Continuó diciendo que cuando se les brinda este producto a los animales que están en la mitad o al final de lactancia, aumentan su peso corporal y empiezan a engordarse.
 
Aguirre enfatizó que utilizar grasas pasantes no garantiza que se van a cubrir las necesidades energéticas de las vacas y que antes de emplearlas, invita a los productores a realizar una evaluación más concienzuda de la calidad de la ración que se le está brindado a los animales porque definitivamente la mejor fuente de energía es la que tiene origen en los carbohidratos. (Lea: La importancia de la nutrición en el último tercio de gestación)
 
Estos productos son poco riesgosos, excepto que sean proporcionados y consumidos en exceso, y pueden llegar a ser saludables y rendir frutos productivos si se les da el uso correcto. Ambos expertos recomendaron brindar entre 250 y 500 gramos de grasa pasante por día y por cabeza