La buena nutrición en vacas gestantes garantiza el desarrollo de las crías

Por: 
CONtexto Ganadero
05 de Noviembre 2014
compartir
Vaca y cría
La nutrición de las vacas en el periodo de gestación es importante para garantizar el crecimiento y desarrollo de las crías. Foto: CONtexto Ganadero.
Alimentar bien a una vaca preñada es sinónimo del buen desarrollo que tendrán los terneros. Ante eso, conozca qué es bueno aportarles a las reses durante el periodo de gestación.
 
Diferentes aspectos de todas las especies de mamíferos se desarrollan durante la gestación. En el caso de los bovinos, se ha demostrado que la alimentación de las reses preñadas tiene un impacto directo en el nacimiento y crecimiento de las crías.
 
Expertos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, INTA, están desarrollando una investigación para evaluar cómo afecta la nutrición de la vaca gestante el futuro del ternero. (Lea: Las vacas también necesitan vacaciones)
 
La limitación de nutrientes durante la gestación puede hacer decrecer la condición corporal de la hembra gestante y conllevar, al momento del parto, a pérdidas productivas en relación a la recría y crecimiento del ternero”, aseguró el Instituto.
 
Estudios señalan que los terneros nacidos de vacas con restricción energética en su dieta tuvieron bajo peso al nacer, así como también una disminución de la función inmune y antioxidante. (Lea: 7 recomendaciones para nutrir mejor a vacas lecheras del altiplano)
 
A su vez, la restricción nutricional maternal puede estar afectando la habilidad del ternero para absorber las inmunoglobulinas presentes en el calostro y, en algunos casos, la composición y rendimiento del mismo”, continuó el estudio.
 
Pero, ¿qué es bueno aportarles a las reses cuando están preñadas?
 
De acuerdo con Ramiro Márquez, médico veterinario, zootecnista y nutricionista animal, es importante que los productores aporten una dieta balanceada, rica en pastos jóvenes y buenos nutrientes para obtener óptimos resultados. (Lea: Preñez bovina, lo que todo ganadero quiere asegurar)
 
Los semovientes preñados con más de 90 días de gestación y alimentados a un bajo porcentaje de sus necesidades de energía, otorgarán terneros con una mayor tasa de morbilidad y mortalidad”, explicó Márquez.
 
Asimismo, el experto señaló que durante el periodo de la gestación, es cuando mejor comida necesita la vaca, pues es cuando menos condición corporal tiene. (Lea: Disminuya días abiertos en las vacas para no cerrar la producción)
 
Por tal motivo, es importante darle a las vacas preñadas del predio el mejor alimento posible, con buen porcentaje de energía, ojalá sobre los 90 % o 100 %”, ultimó el médico veterinario, zootecnista y nutricionista animal.
 
De esta forma, es claro que las explotaciones ganaderas deben aportar a sus vacas preñadas una dieta basada en forrajes, complementos nutricionales ricos en energía y un buen suplemento hídrico, pues de esto dependerá su productividad, economía y futuras crías.