Número de hojas en forrajes indica cantidad de nutrientes para el ganado

Por: 
CONtexto Ganadero
18 de Septiembre 2014
compartir
calidad forraje vacas
Cada forraje tiene cierto número de hojas que representa la cantidad de nutrientes que allí se depositan. Foto: CONtexto Ganadero.
Algunos ganaderos creen que contar las hojas del pasto que se desea dar al ganado es una tarea dispendiosa. Sin embargo, basta con hacerlo en una sola planta para reconocer el momento preciso para suministrarla a las reses.
 
Este tema hace referencia al aprovechamiento de la base forrajera para aumentar la rentabilidad del hato bovino de leche, debido a que las plantas cuentan con más proteína, energía y materia seca en cierto periodo de crecimiento.
 
Así lo aseguró Alejandro Sheusch, técnico agrícola y consultor Bestfed, de Chile, en su visita a los municipios Manizales y Villanueva, donde dictó una charla junto con Germán Londoño Jaramillo, PGPSA, gracias al apoyo de la Central Lechera, Celema; la cooperativa, Coolagro; la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán; y el Fondo Nacional del Ganado, FNG.
 
Paula Andrea Quintero, gestora de información de Fedegán, señaló que la rotación de pastos se logra al momento de contar las hojas del forraje. (Lea: 5 mejoras que tendrá la ganadería colombia tras donación británica)
 
Si se trata de kikuyo, una de las más apetecidas en la ganadería colombiana, debe haber 5 hojas en la planta para ingresar las reses a pastoreo. El ganadero necesita saber que este número se alcanza a los 23 o 24 días de cosecha.
 
Quintero aseguró que el conteo de hojas para el máximo aprovechamiento de nutrientes varía según el forraje, pero basta con sondear solo una planta para deducir que las demás están en el mismo periodo de desarrollo.
 
El ganadero Daniel Castaño, gerente de Coolagro y miembro de un Círculo de Excelencia de Fedegán, explicó que los productores en Colombia aún no han aprendido a conocer el punto óptimo del forraje, que además incide en el aumento de la producción de leche. Por lo contrario, suelen tener prácticas erróneas de pastoreo que los conduce a perder dinero.
 
“Hay que tener en cuenta la cosecha para conocer el momento exacto de su máxima productividad. Lo que depende del manejo que se da al forraje, con fertilizantes y buena rotación”, indicó el experto. 
 
Castaño dijo que el sistema de optimización del forraje es tradicional en Nueva Zelanda y Australia. Chile lo adoptó hace algunos años y Colombia lo ha explorado porque tiene una explotación forrajera similar a la que se encuentra en el país austral. (Lea: El peligroso 'cóctel' que acaba los pastos para el ganado)
 
Respecto del conteo de hojas, como parte de la maximización del forraje, señaló que en la sexta hoja, el kikuyo comienza a perder nutrientes. En ese momento muere la primera hoja que salió. Lo mismo sucede con el pasto estrella, mientras que con el raigás se recomienda estar pendiente del crecimiento de la tercera hoja para hacer rotación de animales.
 
 “Es pura fisiología de la planta. El momento óptimo depende de esto y es muy válido. En Colombia están acostumbrados a dejar que el pasto crezca mucho, a veces hasta 80 centímetros y se desperdicia la calidad forrajera”, anotó el gerente de Coolagro.
 
Si las reses consumen pasto con más nutrientes producen más y mejor leche y eso redunda en más cantidad para vender y mayores ingresos para el productor.