Para enfrentar los climas variables, se debe cambiar la cultura productiva

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Mayo 2019
compartir
Ganadería, Ganadería colombiana, ganadería colombia, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, Cambio climático, condiciones climáticas variables, condiciones climáticas adversas, pocas lluvias, largas sequias, medio ambiente desestabilizado, preparación ensilaje, preparación forraje, preparación heno, Heno, ensilaje, aprovechamiento agua, Siembra, Costa Atlántica, ganaderos colombia
Los expertos recomiendan que se cambien las prácticas ganaderas, para que así el imaginario productivo avance y los productores se puedan preparar para las condiciones climáticas variables. Foto: www.taringa.net / www.motivar.com.ar.

El trabajo tanto en la agricultura como en ganadería se ha vuelto más complicado porque las temporadas de verano e invierno no están determinadas con exactitud. El productor a lo largo de los años ha trabajado de una determinada forma, pero los expertos recomiendan que hay cosas que deben comenzar a cambiar.

 

Para los trabajadores del campo en Colombia, las últimas épocas de invierno y verano les han enseñado que nada está escrito en fechas y duración de las estaciones. Los largos fenómenos de El Niño y las cortas lluvias han llevado a los ganaderos a buscar alternativas que los ayuden a tomar medidas preventivas frente a futuras temporadas. (Lea: Recomendaciones para trabajar con condiciones climáticas variables)

 

Ante esta problemática, Jesús Marceliano Zapata Obregón, coordinador de la Unidad Regional de Desarrollo Ganaderos URDG, de Bolívar y Sucre del Fondo Nacional del Ganado, FNG, explica algunas recomendaciones que el ganadero debe tener en cuenta para enfrentar estas cambiantes condiciones climáticas. 

 

Nuestros ganaderos, sobretodo en la Costa Atlántica, no han tenido una disciplina adecuada en épocas críticas. Pues se han dedicado a movilizar los ganados de tierras altas o bajas y viceversa dependiendo de la condición climática que se esté dando en el momento”, afirma Zapata Obregón. (Lea: Mientras en Aguachica llueve, en Valledupar los suelos están áridos)

 

Por lo cual, las recomendaciones de las personas que se han dedicado a analizar las últimas situaciones climáticas que se presentan en la ganadería Colombia, se aconseja un cambio en el imaginario tradicional del productor.

 

En palabras de Zapata, es importante que el trabajador del campo cambie su mentalidad acerca de la cultura productiva, pues se deben descartar opciones que se usan actualmente como la trashumancia, y más bien trabajar la tierra y sus elementos en los momentos en que se disfruta de unas condiciones climáticas óptimas.

 

Además de esto, la disciplina, la prevención y los cuidados del manejo de forrajes y agua, son fundamentales para que los productores puedan sobrevivir ante las inclemencias del clima. Esto llevado a que no se busquen alternativas de solución en el momento en que se está presentando el problema, sino que se puede prever los alargues y efectos del clima.

 

Es por esta razón, que es importante que los ganaderos se preparen por medio de la producción de henos y ensilajes, además de aprovechar las arbóreas nativas que están formadas con alto contenido de proteínas.

 

En Colombia, en estos días el clima ha variado mucho dependiendo de la región donde se encuentren los predios. En la Costa Atlántica, las lluvias han sido heterogéneas y hay lugares en los cuales aún no hay signos de precipitaciones.

 

Este fenómeno de El Niño ha sido bastante fuerte porque el comportamiento del clima no ha sido homogéneo, sino que aún hay áreas como el Sur del Magdalena, donde no les ha caído una gota de agua”, expresa Zapata.

 

Es fundamental para el ganadero pequeño, mediano y grande que busque alternativas de alimentación de bajo costo que no les genere ningún problema y que sean fácil para la siembra en épocas de cortas precipitaciones. (Lea: “No se sabe hasta cuándo irá fenómeno de El Niño”: directora del Ideam)

 

Finalmente, Zapata asegura que “el cambio climático ha desestabilizado el medio ambiente porque ya no se puede hablar con exactitud de las fechas en que se presenta el verano o invierno, entonces es un riesgo que se corre al sembrar ahora en estas épocas donde las lluvias no son constantes y hay zonas en la que no ha llovido, sin embargo ese riesgo hay que asumirlo”.