¿Por qué es un error dejar espigar las praderas?

Por: 
CONtexto ganadero
12 de Junio 2019
compartir
Ganadería, ganadería colomboa, ganadería colombia, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, espigar los pastos, no dejar espigar los pastos, reproducción pastos, poca carga en semillas, calidad nutricional pastos, pastos en Colombia, Agricultura Colombia, ganaderos colombia, ganaderos
Espigar las praderas es un error común que se comete por tratar de llenar los espacios en la siembra. Foto: pixabai.com

Es común entre los ganaderos dejar espigar las praderas para así tratar de llenar todo el terreno de siembra. Expertos dicen que este es uno de los errores más comunes y que debe ser tratado de otras maneras. Conozca aquí el porqué. 

 

Cuando se están pastoreando las praderas, generalmente las personas dejan que salga el repoble de las plantas, de tal forma que pueda generar una sobrepoblación y así crear en el productor un imaginario en el que se cree contar con una cantidad alta de material para el forraje. Sin embargo, especialistas consideran que está práctica trae fenómenos importantes que se cataloga como un error en la actividad agrícola y ganadera. (Lea: 3 errores más comunes al momento de sembrar)

 

Raúl Rojas, director técnico de forrajes y gramas de la empresa Sáenz Fety S.A.S, indica que muchos ganaderos están acostumbrados a dejar espigar el material para llenar los espacios vacíos que pueden quedar en la siembra.

 

“Esto es un pensamiento errado, pues supuestamente los ganaderos lo hacen para que la planta repoble, lo que se convierte en una gran equivocación porque una pradera que se destina al pastoreo nunca debería dejarse espigar”, afirma Rojas.

 

Existen 3 fenómenos importantes que el productor debe tener en cuenta cuando esta situación sucede:

 

1.Pérdida de la calidad nutricional

 

Al espigarse el material forrajero, se baja la calidad nutricional porque se aumenta la fibra y la limina, pero los niveles de proteína descienden, lo que ocasiona que la comida que se le suministra al animal no cuente con altos estándares de calidad, así como tampoco nutricional. (Lea: Maneje su pasto como un cultivo)

 

2.Poca carga en la semilla

 

En Colombia, por la posición geográfica que Colombia tiene cerca de la línea del Ecuador cuenta con más o menos 12 horas constante de luz a lo largo del día. En algunas ocasiones puede haber variaciones dependiendo de la región que se denominan fotoperiodo, que es lo que influye en la carga que pueda tener la planta.

 

Según Rojas, “entonces en la medida que tenga mayor cantidad de horas luz, como en ciertos países que tienen estaciones, permite que la semilla cargue bien y sea viable, lo que significa que realmente haya un embrión para que pueda germinar”.

 

Es decir, que en Colombia las semillas que se producen no tienen la cantidad de carga que necesitan porque la luz no es permanente.

 

3.Producción de hijos

 

Las plantas se reproducen por medio de dos maneras: la primera es a través de la espiga y la segunda es mediante la base que es lo que comúnmente se llama macollamiento de las gramíneas.

 

“Generalmente el objetivo de los trabajadores del campo es que entre más produce la planta será mejor porque cada hijo que tiene cuenta con hojas, raíces y tallos. Por esta razón se piensa que a mayor cantidad de hijos, hay un aumento en la producción del forraje, pero esto no es del todo cierto”, concluye Rojas. (Lea: No hay un punto óptimo universal de las praderas para los productores)