No hay un punto óptimo universal de las praderas para los productores

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Mayo 2019
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganadera colombia, CONtexto ganadero, Praderas, pastos, punto optimo praderas, punto optimo, clima, terreno, suelo, análisis bromatológico, Calidad de pasto, nutrición animal, pasto tierno, pasto pasado, tiempos pasto, ganaderos colombia, prados
Lograr el punto óptimo de las praderas es una tarea de todos los días. Foto: Campo Galego

Conocer el punto óptimo de las praderas no es una tarea fácil. Los tiempos juegan un papel fundamental porque se pueden convertir en el enemigo o amigo del productor a la hora de alimentar a sus animales.

 

Jorge Humberto García es un administrador agropecuario que tiene una finca ubicada en Santander. Desde que comenzó a trabajar en el campo se ha encontrado con las leyes de Voisin y le ha generado inquietud el momento en que se deben ocupar los potreros en su punto exacto.

 

“En un principio, es importante ver el momento en el que el pasto llega a su punto, pues puede estar en su madurez o por el contrario aún estar tierno. Aquí también entra en juego el después cuando ya está pasado. Entonces la tarea para el productor es poder identificar esos tiempos”, afirma García. Lea: (El rebrote como generador de enfermedades en los animales)

 

En palabras del mismo administrador, “cuando comencé veía como más simple y fácil ir a verlo el potrero, pero no lo es. Entonces empecé a mirar esos conceptos porque se debe tener en cuenta que cada pradera tiene sus esquemas y sus tiempos, por lo que no es fácil ese instante. Para mi finca, debo saber en qué momento pueden entrar los animales o cortar el pasto, porque lo que considero es que no es sencillo científicamente saber a simple vista de un potrero el punto óptimo”, asegura García.

 

Es decir, que en estas condiciones entran en juego dos factores fundamentales que el productor debe observar con detenimiento para garantizar la nutrición que las praderas les aportarán a los animales. Lea: (Calidad vs. el consumo de pastos)

 

“En mis charlas, les muestro a los ganaderos que cuando el ganado come pastos tiernos tiene un problema de digestión que genera diarreas, pero esto puede pasar en los animales. Sin embargo, para mí lo realmente preocupante, son los problemas en la planta porque al ingresar semovientes a pastos muy tiernos, es posible, por el manejo continuo, que sean las raíces las que terminan sufriendo y a futuro ese pasto se puede acabar por mal manejo”, señala García.

 

Al ser parte de la naturaleza viviente, después del punto óptimo, la planta empieza a perder la calidad y se lignifica (se vuelve leñoso), perdiendo contenido nutricional. Aun así el animal va a consumirlo, pero la parte nutricional baja. Lea: (En el verano lo prioritario es concentrarse en la nutrición animal)

 

Es de destacar que si existe un corte cuando la planta aún está tierna, se puede presentar un daño en la maquinaria que se encarga de producir los alimentos.

 

La tarea está en tratar cada quien en su finca con sus suelos, con el clima, con conceptos, los cuales mostrarán ese punto en cada predio. Yo prefiero llegar algo pasado y nunca llegar antes porque va a sufrir la planta”, expresa García.

 

Llevar a la realidad todos los conocimientos que se optimen, no es fácil porque el campo es cambiante y todo puede variar dependiendo de muchos factores, por lo que los expertos recomiendan que cada productor pruebe en su finca lo que realmente le funciona.

 

Yo escucho a las personas decir que en sus fincas el potrero está listo en 30 y 40 días, pero hay que mirar los conceptos, pues es importante tener en cuenta los análisis bromatológicos, hacer seguimientos saber qué calidad de pastos tenemos, pero realmente creo que determinar el punto óptimo de las praderas es de las cosas más difíciles, porque a la hora de la verdad es difícil hablar de naturaleza y sus tiempos”, concluye García.