¿Qué implicaciones tiene el periodo de acostumbramiento?

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Septiembre 2022
compartir
implicaciones periodo de acostumbramiento
A la hora de acostumbrar al ganado a la nueva dieta, el rumen tiene que adaptarse a la nueva microflora y a las modificaciones de la estructura de la pared ruminal y del hígado. Foto: pregonagropecuario.com

Conozca cuáles son las implicaciones para los bovinos que ingresan al engorde cuando se inicia un periodo de acostumbramiento a nueva dieta en establo. Aquí le explicamos para qué se prepare y prepare a sus animales en la transición sin generar muchos traumatismos.

 

Como explicó el artículo de la empresa argentina Primia Nutrición Animal, la importancia de una buena estrategia para un correcto periodo de acostumbramiento a animales que ingresan a engorde permitirá una mejor ganancia de peso y una mejor eficiencia productiva.

 

Señalaron que este periodo es “una etapa crítica que involucra más que un cambio en la alimentación”, debido a que las nuevas condiciones de confinamiento, la reunión de animales de diferentes orígenes, el tipo de destete, o incluso el tiempo de transporte.

 

Todos estos factores y situaciones pueden generar estrés en los animales durante la adaptación, por lo cual es importante brindar especial atención a novillos que nunca han sido expuestos a dietas con granos. (Lea: La importancia del periodo de acostumbramiento al cambiar la dieta)

 

La recolección de estos datos es esencial y cuanta más información se tenga, mejor será la planificación para el ingreso de los animales. Además de los factores mencionados, también se debe tener en cuenta si tienen deficiencias en vitaminas o minerales, o su historial de vacunación.

 

“Las nuevas condiciones a las que se deben adaptar en el menor tiempo posible probablemente ocasionan un estrés elevado que retrasa el acostumbramiento a dietas de alta energía”. (Lea: ¿En qué consiste la lectura de comederos en ganadería y cómo se hace?)

 

Por ejemplo, los terneros, provenientes del pie de la madre o que ya han iniciado el pastoreo, aún no poseen un sistema digestivo preparado para fermentar y digerir grandes cantidades de almidón presentes en una dieta con concentraciones de grano.

 

El proceso de acostumbramiento de los animales a una dieta de alto contenido de almidón tiene una duración de 14 a 21 días. La velocidad de este proceso depende de la rutina en el manejo y la capacidad de adaptación de los animales, especialmente del rumen, a la nueva fuente de energía.

 

 

Implicaciones del periodo de acostumbramiento

 
  1. Acomodamiento de la estructura papilar presente en la paredes ruminales para soportar un medio de mayor acidez.
  2. Estimulación de la maquinaria de remoción de ácidos grasos, que se originan en la digestión al incorporar almidón de granos.
  3. Aumento de la capacidad de procesar metabolitos ácidos en el hígado, convirtiéndolos en formas tolerables (ácidos grasos de cadena larga y triglicéridos) para el aprovechamiento metabólico.

 

El rumen tiene que adaptarse a la nueva microflora y a las modificaciones de la estructura de la pared ruminal y del hígado. Así realizará su trabajo fermentativo y procesar los nutrientes originados en la fermentación. (Lea: ¿Sabe en qué consisten los comederos de autoconsumo?)

 

Las papilas encargadas de absorber nutrientes deben mantenerse sanas, de buen largo y tamaño, para favorecer su capacidad de absorción. Cuando ocurren situaciones de mal manejo ocasionando acidosis, se altera la pared ruminal y sus papilas, generando pérdidas productivas.

 

Cuando se presentan animales con síntomas de acidosis u otro trastorno digestivo es conveniente reducir la concentración energética de la dieta incrementando el contenido de fibra (por ejemplo, pasar a una dieta de 50 % de heno y 50 % de concentrado).

 

Puede facilitarse la regulación de la acidez ruminal si se favorece la salivación para incorporar sustancias “buffer”. Fracciones gruesas en la dieta, particularmente la fibra larga, permitirá mayor actividad de rumia y por lo tanto la producción de saliva.

 

Luego de desaparecidos los síntomas acidóticos (inflamaciones, hinchazón, edemas, dificultades motrices, etc.) y recuperado el nivel de consumo, se le podrá incrementar la concentración energética a los niveles anteriores al trastorno.

 

Sin embargo, no se debe dejar de monitorear el avance de su mejora ya que algunos animales tienen una susceptibilidad innata a los trastornos digestivos debida a una menor capacidad de salivación o menor motilidad ruminal, entre otras causas.

 

En la próxima entrega hablaremos sobre estrategias de alimentación para el período de acostumbramiento.