Qué tan conveniente es mezclar avena y raigrás

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Mayo 2021
compartir
ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, contexto ganadero,  avena forrajera, avena forrajera alimento ganado, raigrás, raigrás para alimento ganado, mezcla de avena forrajera y raigrás, recomendaciones mezcla materiales forrajeros
El experto recomienda que no se deben hacer mezclas entre avena y raigrás ya que la primera crea muchos espacios en el terreno. Foto: revistabaqueano.com

La mezcla de especies forrajeras es una práctica que suele implementarse con mucha frecuencia en los predios agropecuarios, en los que los productores prueban la funcionalidad de cada uno para sus animales.

 

La avena y el raigrás son algunas de estas especies que los productores usan en algunas ocasiones para alimentar a los animales. La mezcla de esta es una práctica que según los expertos, es muy arriesgada ya que puede convertirse en un duelo de poderes en los periodos de corte de estas especies en los predios. (Lea: Una avena ideal para pastoreos intensivos)

 

Raúl Rojas, director técnico de forrajes de Sáenz Fety, indica que desde su experiencia, su recomendación es que en la medida en que se pueda no se mezcle la avena forrajera y el raigrás, situación que dependerá mucho de lo que cada productor necesite en su explotación ganadera.

 

“Normalmente las personas suelen mezclar raigrás con avena porque dicen que después que la cosechan, queda el raigrás. Pero la realidad es que la avena le va a competir a las plantas de raigrás”, explica Rojas.

 

Además, cuando se cosecha la avena forrajera se suele presentar un solo corte y muchas veces hasta dos. Sin embargo, cuando esto sucede, los espacios donde está este material forrajero van a quedar vacíos y el número de plantas que obtengan de raigrás será menor al ideal.

 

En palabras de Rojas, “mi recomendación es no hacer la mezcla porque sé que algunas personas dicen que a ellos les va bien, pero lo que deberían preguntarse en general es si se está midiendo el número de plantas establecidas de raigrás”.

 

Si se quiere hacer esta mezcla, se debe pensar que se va a tener espacios y que la vida útil del raigrás, que a la final es el que queda, va a ser corta y muy seguramente el productor tiene que hacer una siembra nuevamente.

 

De acuerdo con Rojas, “mi consejo sería que el productor primero siembre la avena y la coseche, para después hacer lo mismo con el raigrás. Sé que a algunos productores les gusta hacer la mezcla pero mi consejo va orientado a que no lo hagan”. (Lea: Así puede diferenciar su ryegrass anual, perenne e intermedio)

 

El profesional también asegura que si se lleva a ser la mezcla, es importante que se use la densidad de siembra del raigrás y disminuir la densidad de la avena.

 

“Todo esto para que no haya tanta competencia. Esto quiere decir que en lugar de utilizar tres bultos de avena se haga una aplicación de bulto y medio o un bulto por hectárea de avena con los dos de raigrás”, describe Rojas.

 

El experto hace estas aclaraciones debido a que muchas veces se hacen inversiones y apuestas que terminan siendo poco exitosas porque no se cuenta con la información necesaria de las especies. La mezcla de muchos materiales es una opción que tienen los ganaderos, que debe ser muy evaluada y estudiada antes de hacer el establecimiento. (Lea: Colombia tiene en las semillas potencial como despensa alimentaria del mundo)