Recomendaciones para lograr un buen ensilaje de maíz para el ganado

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Noviembre 2020
compartir
maíz, Silo, explotación pecuaria, energia, leche, carne, alimentación, tracto digestivo, cosecha, preparación de suelosganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
El maíz es un alimento importante para el ganado por su aporte de energía y proteína y por eso es importante que el ganadero sepa hacer ensilaje con este cereal para la temporada seca. Foto: facebook.com/Ensilaje-de-MAIZ-Pereira

El Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), mediante resolución establece las fechas de siembra del maíz en Colombia y es importante tenerlo en cuenta si el ganadero quiere producir este alimento en su finca.

 

Las fechas varían de acuerdo a la zona del país donde se encuentre porque depende de las condiciones del clima para que el cultivo sea exitoso. En estos momentos se encuentra vigente para el cultivo de maíz dulce, para ensilaje y choclo en el Valle del Cauca y va del 20 de agosto al 5 de diciembre de 2020.

 

Vale recordar que el ciclo del maíz depende del clima pero en promedio se demora entre 130 y 150 días después de sembrado para que el grano esté seco para ser cosechado. Recomendaciones para el ensilaje de maíz para alimentar el ganado. (Lea: Empezó transformación de 10 hectáreas de maíz para ganado)

 

Según el ganadero Jorge Posada, en una charla de TVAgro, el maíz es una materia prima esencial en cualquier explotación pecuaria, bien sea en el trópico bajo o en sistemas especializados, ya que es una fuente de energía en cualquier época del año.

 

Ayuda a la calidad de la leche, así como al sostenimiento de la condición corporal de los animales y a la energía que ellos gastan en su producción, así como a la parte reproductiva, y al pelaje del animal.

 

Con una alimentación pareja durante toda la lactancia de la vaca, la producción se logra mantener constante en promedio, aunque también depende de los fenómenos climáticos, señaló.

 

Al elaborar el silo de maíz lo que se busca es incrementar la producción de la proteína microbiana en el tracto digestivo del animal lo cual se traduce en una mayor producción de carne o leche. Esto obedece a los altos índices de almidón, digestibilidad y materia seca que tiene el cereal. (Lea: Así se ensila maíz afectado por calor y sequía)

 

Por su parte, el ingeniero Iván José Reza, de la firma Agro Reza, indicó que para tener mejores producciones en silo hay que tener en cuenta algunos tips como que no esté ni muy duro ni muy blando para poder ensilarlo muy bien y así tener una buena estructura del silo. El éxito depende de la selección del material pero también del manejo agronómico.

 

Una de las variedades es la Hibrido Tropi 101 lanzada por una empresa boliviana y que en Colombia lo ofrece Agro Reza el cual se ha venido sembrando desde hace varios años en el país. En la parte de silos se va a los 65-70 días con unos topes máximos de 45 a 50 toneladas por hectárea y de 8 a 10 toneladas por hectárea en grano. La altura es de 2,70 metros con una mazorca que tiene de 20 a 22 hileras de granos, siendo más pequeña pero con mucho más energía.

 

En una planta que cuenta con un sistema radicular que se ancla muy bien al suelo haciendo que se evite el volcamiento al momento de los fuertes vientos.

 

A los 68 días está óptimo para el silo pero también se puede dejar a los 115 días que es otro punto en el que este maíz se utiliza como grano seco.

 

Estos híbridos se comportan bien en zonas como la de Montería con un adecuado manejo en cuanto a control de plagas y malezas, además se debe hacer control preventivo de gusanos. (Lea: Maíz, una alternativa para forraje)

 

En la parte de silos se debe tener una muy buena semilla, la cual debe ser certificada para tener excelentes cultivos. Cuando se está en el proceso de la siembra se debe seleccionar el mejor lote de la finca donde se tienen buenos resultados agronómicos y donde se va a expresar el máximo potencial de la genética de las semillas.

 

Entre tanto el Ingeniero Agrónomo Ramón Antonio Prioló, indicó que el éxito de un buen ensilado depende de muchos factores, el manejo del cultivo es clave y fundamental. Al momento de seleccionar el área también se debe pensar qué material se va a establecer.

 

La preparación de suelos es un factor determinante, tomar una buena muestra para su análisis, donde se va a evaluar su fertilidad, lo que el suelo tiene disponible para el cultivo a establecer.

 

Para poder producir un buen ensilaje es necesario conocer todos los aspectos posibles, desde la ubicación geográfica, pasando por características de la zona y del suelo donde se desea trabajar con los cultivos y lograr las producciones que se requieren para cubrir las necesidades alimenticias del ganado. (Lea: Colombia tendría que importar 5.9 millones de toneladas de maíz para el 2030)

 

El proceso de ensilaje comienza desde la etapa del cultivo, por eso es importante tener presente unas especificaciones y recomendaciones para que la materia prima que se va a ensilar sea de óptima calidad y se logre obtener los resultados esperados con los aportes de nutrientes requeridos.

 

Antes de hacer cualquier ensilaje es importante tener en cuenta cómo se va a almacenar y qué es lo que se va a almacenar. Recordar que el ensilaje es un proceso anaeróbico en el que no se puede tener aportes de oxígeno hacia el mismo almacenamiento porque ello acarrearía presencia de hongos y pudrición del material

 

La preparación del suelo para el ensilaje depende de la zona donde se ubique el cultivo porque los terrenos son diferentes y se requiere fertilización, materia orgánica de tal manera que produzca lo que se desea.

 

Así mismo es importante la disponibilidad de agua pero que los terrenos estén nivelados para no tener encharcamientos y con ello propagación de plagas. Se debe abonar el terreno previo a la siembra

 

El día de la cosecha va a depender del desarrollo del cultivo cuando pueda aportar los mejores niveles de almidón y de materia seca. Generalmente es entre 70 y 75 días, aunque también depende del material sembrado.

 

Después que se cumplen los días de fermentación, viene el proceso de empaque que se hace generalmente en bolsas de 50 kilos de peso que sean fáciles de transportar y trabajar en campo.