¿Sabe de dónde nace el amor en ganadería, de la vista o de los resultados?

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Junio 2022
compartir
¿De la vista nace el amor en ganadería o de resultados?
¿Es usted de los que piensa que de la vista nace el amor en ganadería o de resultados? Lea qué dicen los expertos. Foto: sociedadsostenible.co

Llegar con ideas nuevas y emoción a trabajar en ganadería es una de las situaciones que se ve con frecuencia, pues los la belleza de los animales motiva y cultiva un amor que creen que durará toda la vida. Sin embargo, hay factores que deben fortalecer ese amor. Conózcalos.

 

Efrain Antono Coutiño Torres, médico veterinario, explica en su canal de Youtube que cuando él comenzó a trabajar en la finca de su familia, quiso implementar la idea que los sementales a partir de unos meses determinados y con los cuidados en estabulación, pueden verse más bonitos para los clientes. (Lea: ¿Cuál es la belleza de las vacas?)

 

Coutiño Torres cuenta que “a los pocos días de esa idea llega un cliente con avanzada edad y me dice que quiere un semental y lo llevé al potrero donde los teníamos y escogió uno para luego decirme que esta es la tercera vez que venía a comprar semental y que regresaba por unos puntos importantes”.

 

Ese cliente le mencionó tres aspectos claves al profesional basados primero en la calidad de hija que estaban dando esos sementales, segundo a la adaptación que ellos tienen al medio y tercero porque no los estabulan y siempre los tienen en potrero.

 

“Esa fue una de mis primeras lecciones, pues me di cuenta que nuestros clientes precisamente buscan los sementales que estén adaptados, entonces me quité la idea de estabularlos por belleza y les mejoré el manejo en potreros, también adicioné un poquito más de apoyo en granos, pero nunca los he sacado de potreros” cuenta Coutiño Torres.

 

Esto lo hace porque si se saca de potrero y se mete a un establo para engordarse, es claro que el físico y apariencia de los animales cambia y se ven muy ‘bonitos’ en cuestión de mercadotecnia porque dicen que de la vista nace el amor.

 

Sin embargo, tal como lo explica el profesional, “pero el cliente que sabe, prefiere animales de potrero porque sabe que cuando se vaya para su finca lo llevará a trabajar con unas hembras al potrero, principalmente si tiene su ganadería en zona tropical”.

 

El experto aconseja a los criadores de cualquier raza que tengan cuidado con la estabulación de los animales, pues si bien es cierto que van a llegar a buen peso más rápido y van a tener una mejor apariencia, se le hace un mal al cliente.

 

Todo esto, porque el animal al estar estabulado mantiene unas condiciones que probablemente van a cambiar en el predio del comprador, lo cual genera que no logre adaptarse de la mejor manera y no desarrolle sus capacidades, tal como se le ‘promete’ al cliente durante todo el proceso de comercialización. (Lea: El arte de poner lindas a las vacas)

 

Si se hace eso, “estamos dañando al cliente porque a ese animal le va a costar muchísimo adaptarse o no se va a adaptar y va a llegar a sufrir y enfermarse, por lo que no va a poder reproducirse bien y el cliente va a perder tiempo y dinero”, describe Coutiño Torres.

 

La idea que ha experimentado el profesional, y que logró comprobar con sus clientes, es que mantenerlos en pastoreo es la mejor decisión, pues los animales al salir del predio logran adaptarse más rápido a un nuevo ambiente.

 

Tal vez no se vean tan bonitos como los de establo, pero son funcionales. Ahora bien, si el productor comprará un semental para llevarlo a un establo, no se tiene problema. Además, si le gusta uno de establo, pero quiere llevarlo a pastoreo, se debe llevar un proceso en el que se sea consciente que se debe adaptar”, comenta Coutiño Torres.