Seleccione correctamente sus animales y evite el mal de altura

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Diciembre 2017
compartir
Mal de altura, descompensación animal, traslado de terneros, precauciones, alturas de 1.800 m.s.n.m., prohibido más de 3.000 m.s.n.m., cuidado animal, selección adecuada, Jimmy Vargas, Universidad Nacional, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“Cuándo tenga que trasladar a un ternero a zonas más altas hágalo de forma gradual”, recomendó Jimmy Vargas. Foto: Engormix.
Al comprar terneros para su finca tenga en cuenta la altura geográfica en la que se encuentra la finca donde lo va a mantener, de lo contrario sufrirá una descompensación que podría causarle la muerte.
 
¿Sabe cómo tratar o identificar que un ternero o novillo tiene mal de altura o presenta complicaciones de adaptación a la misma y al clima en donde se encuentra?
 
Generalmente cuando un ganadero se ve obligado a comprar animales de otras regiones del país existen algunos que se adaptan bien a los cambios de altura, pero hay otros que no. (Lea: Escasez de terneros en el país aumentaría su valor en el mercado)
 
Desde el momento que llega a la finca, la recomendación de ganaderos que han tenido que vivir esta experiencia, es consultar un médico veterinario, asimismo debe observar al animal de manera permanente. Solo así se estaría en capacidad de detectar el comportamiento del ternero.
 
Los síntomas
 
El ternero generalmente es un animal que se mueve mucho, salta y corre de manera permanente, es juguetón y busca a los otros animales de su misma edad para que lo acompañen en estas acciones.
 
Cuando comienza a tener cambios como movimientos lentos o que no se mueve o no juega, es probable que tenga el mal de altura. (Lea: Manejo del ternero dependiendo del clima)
 
Otro síntoma es que el animal no realiza sus necesidades corporales, retiene líquidos, le hace falta el oxígeno y se le empieza a hinchar el pecho.
 
Por esa razón hay que actuar rápidamente, aplicarle diuréticos para que expulse líquidos y trasladarlo de inmediato a fincas de otras regiones de menor altura. Si esto no se hace de manera oportuna, el animal muere. “El daño al corazón es irreversible y mueren”, dijo Gabriel Enrique Serrano, médico veterinario, investigador, asesor empresarial y docente.
 
Descompensación
 
Básicamente el mal de altura es la manifestación de un proceso de descompensación cardiovascular producto de la poca adaptación de un individuo a condiciones de altitud importantes”, dijo Jimmy Vargas médico veterinario quien pertenece al Instituto de Genética de la Universidad Nacional y tiene un doctorado en Ciencias Veterinarias y Medicina Tropical.
 
Señaló que existe cierta susceptibilidad individual y también es posible que procesos infecciosos por Sarcocystis spp -parásitos- coadyuven a la presentación de las manifestaciones clínicas.
 
Recomendaciones y precauciones
 
Vargas aconseja a los ganaderos tener una adecuada selección de las poblaciones animales y asimismo, un apropiado estatus sanitario.  Para ello hace las siguientes recomendaciones:
 
-Explotar a los animales en altitudes no mayores a 3.000 m.s.n.m., que de hecho, por ley de paramos no es legal.
 
-Tener precaución desde los 1.800 m.s.n.m. “Son más susceptibles animales con un metabolismo alto como las razas lecheras, caso de la Holstein”, afirmó. (Lea: 5 consejos para que la genética bovina surta el efecto esperado)
 
-Llevar a los bovinos a las zonas más altas, siempre de forma gradual.
 
-Seleccionar los animales que resisten la altura en donde se encuentren.
 
-Tener especial cuidado con los animales más corpulentos y productivos en las zonas altas.