Sistemas silvopastoriles también son para los pequeños productores

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Septiembre 2021
compartir
silvopastoriles, árboles, arbustos, producción ganadera, productor, explotación, vegetación natural, maderables, frutales, forrajeros, caucho, palma de aceite, árboles multipropósito, cercas vivas, postes, madera, cemento, propagación, fauna, bosque, paisaje ganadero, biodiversidad, corredores biológicos, bienestar, eficiencia productiva, eficiencia reproductiva, producción de leche, capacidad de carga, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Los sistemas silvopastoriles no son ajenos a los pequeños productores quienes también pueden implementarlos en sus fincas y ver los beneficios que ello le trae para la rentabilidad del hato. Foto: Fedegán FNG

Los sistemas silvopastoriles son aquellos que integran el manejo de árboles y arbustos en la producción ganadera y están al alcance de cualquier tipo de productor, sin importar el tamaño de su explotación.

 

Los árboles pueden ser de vegetación natural o plantados con fines maderables, frutales, forrajeros, para productos industriales (ej. caucho, palma de aceite), o árboles multipropósito.

 

Una de las maneras de implementarlo en una finca pequeña es por medio, por ejemplo, de cercas vivas que son el sistema silvopastoril más difundido. Consiste en la siembra o manejo de árboles y arbustos establecidos en reemplazo de postes muertos de madera, cemento u otros materiales. Se establecen en altas densidades y gran diversidad de especies, que en algunos casos pueden ser forrajeras. Son de fácil propagación y por lo general se establecen a partir de estacas vivas y dependen de podas regulares para formación de aprovechamiento del forraje. (Lea: Sistema silvopastoril intensivo, alternativa de ganadería sostenible)

 

Además, facilitan los desplazamientos de la fauna entre fragmentos del bosque y, por lo tanto, son elementos muy importantes en la conectividad de los pasajes ganaderos. Si no se podan constantemente, con el tiempo se pueden transformar en corredores biológicos, y así́ contribuir a la conservación de una porción importante de la biodiversidad.

 

La implementación de sistemas silvopastoriles integrados a la producción bovina puede contribuir a mejorar el bienestar, la eficiencia productiva y reproductiva de los hatos en las diferentes regiones de Colombia, puesto que, favorecen los procesos naturales como el reciclaje de nutrientes, la fertilidad de los suelos, el secuestro de carbono y la disminución en las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) soportados en principios agroecológicos que resultan fundamentales al incrementar la contribución alimentaria, económica y social del sistema productivo.

 

Los diferentes modelos de sistemas silvopastoriles adaptables en Colombia, destacan la posibilidad de mejorar el desarrollo de los pequeños y medianos productores ganaderos, ya que, mediante la implementación de este sistema, se puede cuadruplicar la producción respecto, entre otras numerosas ventajas económicas y sociales para el productor y el medio ambiente.

 

Según el zootecnista Alejandro Vélez Cadavid, en cualquier finca, sin importar el tamaño, se encuentran microambientes tan diferentes que hacen que la condición de explotación sea especial. (Lea: Razones por las cuales los silvopastoriles le generan dinero)

 

En Colombia la mayoría de los ganaderos son pequeños, con menos de 20 hectáreas, pero igual allí aplica el silvopastoreo.

 

Si bien en un principio al productor le puede parecer un poco alta la inversión inicial porque el establecimiento de algunos árboles puede resultar un poco costoso, la productividad que se logra es tan alta que se devuelve con creces y especialmente cuando se usa racionalmente la comida, señaló.

 

La capacidad de carga puede pasar de una a tres cabezas por hectárea dependiendo de las condiciones y con una producción entre 3 y 4 litros de leche más, triplicando la producción y por ende los ingresos del ganadero.

 

Además se tiene una eficiencia reproductiva mayor, ya no del 50 % como es el promedio nacional sino del 70 % y de tres vacas fácilmente se tienen dos crías las cuales se destetan de 170 y 180 kilos. El sistema es igualmente efectivo en trópico alto que en bajo. (Lea: Silvopastoriles permiten disminuir en 19 % los costos de producción)

 

Importante es darle el tiempo adecuado de madurez a las pasturas y eso depende de la época del año porque no es lo mismo si hay sequía a cuando hay invierno.

 

Hay que esperar que la gramínea esté anclada, que haya una muy buena producción de raíces que ayudan a mejorar el suelo en todo lo que es porosidad, rompimiento de la capa compactada y que haya un buen follaje.