Sorgo forrajero, una buena opción para el pastoreo

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Abril 2021
compartir
sorgo forrajero, pastoreo, precoz, crecimiento, incorrecta utilización, calidad, Producción, carga animal, rebrote, tiempo de ocupación, remanentes, forraje, parcelas, ciclo vegetativo, mejoramiento genético, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
El sorgo forrajero se emplea para el pastoreo pero es importante conocer el momento adecuado para entrar y sacar el ganado para que le saque el máximo provecho. Foto: elabcrural.com

El sorgo es un cereal de pastoreo tradicional para muchas zonas ganaderas, sin embargo, históricamente, los productores tenían precauciones y reparos sobre el momento de hacerlo.

 

Así lo plantea Horacio E. Gallarino, Director Técnico y Comercial de Palo Verde, en un artículo publicado en el portal producción-animal.com.ar donde señala que el bajo aprovechamiento de este forraje es debido por lo general, a una incorrecta utilización de este recurso y los factores que alteran su correcto uso. (Lea: El sorgo es otra alternativa de alimento en ensilaje)

 

Entre esos factores está el crecimiento inicial de los sorgos forrajeros, en especial el tipo sudan, que es muy rápido y como consecuencia de ello, los sorgos se “pasan” perdiendo calidad y disminuyendo la producción futura.

 

Por lo general, se siembran en lotes de gran extensión, sin una buena subdivisión y/o apotreramiento; se utilizan con una baja carga animal; y, el rebrote de los sorgos “pasados”, generalmente es muy escaso.

 

El potencial productivo de los sorgos forrajeros bien sembrados es generalmente muy alto. Sin embargo, de tan alta producción, en la gran mayoría de los casos que se puede observar, solamente un porcentaje muy bajo es aprovechado eficientemente.

 

El primer pastoreo del sorgo generalmente se hace cuando alcanza una altura de entre 60 y 70 centímetros de altura, lo que coincide con una producción estimada de unos 2.000 Kg MS/Ha.

 

El crecimiento inicial de los sorgos forrajeros es muy rápida, por lo que deben utilizarse parcelas relativamente chicas y cortos tiempos de ocupación, para que no se produzcan zonas de sobre pastoreo y a la vez, zonas sub pastoreadas, dentro del mismo potrero. Por lo tanto, se debe manejar bien los remanentes de forraje luego del primer pastoreo, de tal forma que éstos tengan una altura de entre 15 y 20 centímetros y siempre que se pueda, se recomienda emparejar el corte de ese pastoreo, con una desmalezadota. Esto último estimula un rápido rebrote y mucho más parejo, de otra forma será dificultoso decidir el momento del siguiente pastoreo, por la desuniformidad que presentará el material remanente. (Lea: Transformar sorgo en carne: una oportunidad para agregar valor)

 

La cantidad total de pastoreos variará entre 3 y 6, dentro del ciclo vegetativo del sorgo, dependiendo del material genético sembrado y de la zona donde se ha sembrado, pero las ganancias diarias serán de entre 750 - 850 grs. para el primer pastoreo y de entre 550 y 650 grs. para los siguientes. Por lo tanto, en promedio la producción de pasto estará en alrededor de las 500 raciones/ha, con una producción de carne estimada de alrededor de los 300 Kg./Ha. Quizá estos valores puedan elevarse si se suplementa al sorgo con sales azufradas y potásicas

 

Entre tanto en un artículo publicado en infocampo.com, el médico veterinario Jorge Villalba, de la localidad de Tandil, especialista en bienestar animal, señala que “cuando me refiero al pastoreo precoz, lo hago refiriéndome a consumos a 20-30 días desde el momento de implantación del cultivo (de sorgo). Gracias a esto, el cultivo se vuelve muy macollador, cespitoso, generando un control de malezas por sombreados y, por ende, por su nueva condición de un canopeo más abierto también cosecha más cosecha de luz. Asimismo, el sorgo tiene una importantísima exploración radicular”.

 

Entre otro de los aspectos que subraya Villalba, está que el sorgo de pastoreo precoz se mantuvo verde hasta los 120 días, así como también sostuvo los niveles de proteína bruta hasta ese momento.

 

Por su parte, Eduardo Cicerone, gerente comercial de Tobin Semillas, destacó que la campaña 2019/20 “es el año que se merecía el sorgo”. Según él, antiguamente, era un cultivo de zonas marginales que, ahora, está mucho más considerado e ingresa en la zona núcleo productiva. (Lea: Avanza con éxito programa de sorgo forrajero de Agrosavia en los Llanos)

 

De acuerdo a Cicerone esto es muy valioso porque el mejoramiento genético del cereal viene en progreso, consiguiendo híbridos con características superadoras.

 

El sorgo es una gran aportante a la sustentabilidad de los sistemas y la rotación que, bajo las condiciones actuales de producción, cruzadas por el fenómeno meteorológico de “La Niña”, necesita la mitad del agua que requiere un cultivo de maíz para poder lograrse, lo cual está muy vinculado a su exploración radicular.

 

Los sorgos forrajeros, pueden utilizarse además como reserva forrajera en otro momento del año en que no están en producción, a través de su henificación (generalmente como rollos) y de su ensilaje. La especie más apropiada para la preparación de heno, es el sorgo forrajero tipo sudan, sembrado con densidades de entre un 10 - 15 % más altas a las habituales en cada zona, para lograr cañas y hojas más finas y flexibles, y facilitar así el secado y su posterior arrollado.