Suplementación mineral mitiga efectos del estrés calórico

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Enero 2023
compartir
suplementacion mineral con oligoelementos inyectables
La suplementación mineral del ganado en condiciones extremas no solo aporta nutrientes específicos sino que también mitiga efectos del estrés calórico. Foto: Infortambo Chile

La suplementación mineral del ganado en condiciones extremas no solo aporta nutrientes específicos sino que también mitiga efectos del estrés calórico. En esta medida el suministro de oligoelementos inyectables puede ayudar a mejorar niveles de enzimas antioxidantes y amortiguar efectos negativos del clima y la dieta.

 

Patrick O’Neill, de Multimin Iberia, explicó en este artículo que cuando se hace suplementación mineral en los meses previos al calor intenso, no solo se aportan nutrientes específicos sino que además es “una manera de amortiguar los efectos de la dieta y el clima”.

 

“Conte et al. (2018) afirman que entre los oligoelementos, el selenio es probablemente el más interesante como apoyo a las defensas antioxidantes de la vaca bajo estrés calórico”, apuntó. (Lea: Minerales inyectables y suplementación, claves para respuesta inmune bovina)

 

A su juicio, la suplementación estratégica de oligoelementos inyectables antes del inicio de los meses más calurosos y durante el verano se hace con el fin de mejorar los niveles de enzimas antioxidantes en los rebaños y mitigar los efectos negativos del estrés por calor. 

 

En este sentido, el ganadero debería implementar una estrategia nutricional para sostener la producción que además aborde “las perturbaciones metabólicas y fisiológicas causadas por el estrés por calor”, lo que contribuirá a que la vaca mantengan un mayor equilibrio en su metabolismo

 

Así pues, este manejo debe incluir brindar agua a baja temperatura para promover la ingesta diaria y aliviar los efectos del calor, así como un fácil acceso a la sombra y ventilación apropiada en la época más caliente. (Lea: La suplementacion mineral, una inversión rentable en el hato ganadero)

 

El autor sostuvo que “el estrés térmico ha sido implicado en promover el estrés oxidativo a través de la excesiva producción de especies reactivas de oxígeno (ROS)” o bajando las defensas antioxidantes. Las ROS son moléculas que contienen oxígeno con un electrón desapareado en su anillo externo.

 

Los oligoelementos como el cobre (Cu), selenio (Se), zinc (Zn), manganeso (Mn) y hierro (Fe) son componentes estructurales de las enzimas antioxidantes, que previenen el daño celular causado por ROS que se han producido durante el metabolismo celular habitual.

 

El estrés oxidativo causado por las ROS no neutralizadas puede provocar inflamación y muerte celular prematura y los sucesos que aceleran el metabolismo celular, como las infecciones, la sequía o el estrés por calor, incrementan el riesgo de estrés oxidativo.

 

El funcionario de Multimin Iberia anotó que diversos estudios han concluido que la exposición al calor acrecienta la producción de ROS e induce estrés oxidativo. (Lea: Puntos a considerar dentro de un programa de suplementación mineral)

 

Los individuos con un estatus mineral bajo pueden no tener suficientes oligoelementos para sintetizar la protección antioxidante necesaria y por eso tienen un riesgo mayor de los efectos nocivos del estrés por calor y estrés oxidativo.

 

La reducción en los niveles de antioxidantes va en detrimento de la función ovárica, así como de la formación del cuerpo lúteo y el estrés oxidativo puede llevar a la muerte embrionaria. Además, el estrés oxidativo afecta al esperma y se ha asociado con infertilidad en los machos.

 

Los efectos visibles e invisibles del estrés por calor demostrado ser los componentes antioxidantes clave en la protección de los embriones frente al estrés oxidativo en los bovinos.