Tenga cuidado de comprar fertilizantes y plaguicidas adulterados

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Noviembre 2016
compartir
Identificar fertilizantes falsificados, Identificar plaguicidas falsificados, costos fertilizantes, costo plaguicidas, fertilizantes falsificados, venta de fertilizantes falsificados, fertilizantes adulterados, identificar fertilizantes adulterados, identificar plaguicidas adulterados, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Ganaderos y agricultores deben adquirir este tipo de productos en tiendas certificadas y cerciorarse de que tengan registro ICA. Foto: scientiablog.com.
En el afán por ahorrar, algunos productores adquieren este tipo de productos en sitios no autorizados o a un precio inferior al corriente, creyendo que les venden un insumo de igual calidad al original.
 
En muchos casos, los fertilizantes, plaguicidas y fungicidas que se venden a un precio menor al de los productos que se consiguen en las tiendas agropecuarias suelen estar falsificados, por lo cual no tienen efecto cuando se aplican en los suelos.
 
El ingeniero agrónomo Yesid López señaló que a simple vista es muy difícil identificar cuáles son los productos fraudulentos y que solo se comprueban una vez se destapan o mucho tiempo después, cuando los resultados esperados nunca llegan. (Lea: Plaguicidas y fertilizantes, los de más peso en canasta de costos)
 
El pequeño agricultor o ganadero siempre procura ahorrarse unos pesos cuando compra fertilizantes y siempre adquiere los más baratos. Pero esto puede llevarlo a cometer a un error que se va a ver reflejado en el resultado final de su actividad”, aseguró.
 
El experto sostuvo que los productores suelen ahorrar entre $8.000 y $10 mil al conseguir un fertilizante o plaguicida falsificado. También explicó que en la región Caribe, estos insumos adulterados suelen llegar desde Venezuela y se reparten por todos los departamentos del norte del país.
 
Para evitar problemas, López recomendó comprar en sitios especializados y reconocidos. Cuando se hacen transacciones en negocios constituidos recientemente, debe averiguar cuáles son sus distribuidores. (Informe: Las 5 malezas que aprovecha el hato ganadero)
 
“Los canales normales de comercialización son seguros, pero si compra un producto que le vendan en cualquier sitio y peor aún, si lo traen de Venezuela, está corriendo un riesgo. La seguridad del ganadero es saber dónde compra”, sostuvo.
 
Sin embargo, el ingeniero agrónomo añadió que algunos almacenes de la Costa ofrecen los productos nacionales y también los importados, insistiendo en que su valor es más asequible para el productor.
 
Además, como están ubicados junto con los fertilizantes y plaguicidas nacionales en las tiendas agropecuarias, les colocan etiquetas y sellos tan auténticos como los que poseen los productos originales.
 
El delincuente se ha especializado tanto que hace un trabajo perfecto. La única garantía es saber dónde compra, verificar que tenga registro del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, y verificar cuál es la casa matriz que elabora el insumo”, indicó el experto. (Lea: Precios agrícolas registran su peor agosto en 7 años, según la FAO)
 
Una vez se ha comprado el producto, usted puede verificar en algunos casos si está defectuoso o ha sido alterado. Generalmente, a los fertilizantes les cambian la proporción de sus ingredientes y a los plaguicidas les adicionan elementos que alteran sus ingredientes activos, que hacen que la efectividad de ambos se reduzca.
 
Por ejemplo, un plaguicida o herbicida que viene como concentrado emulsionable o líquido soluble se identifica cuando el ganadero rompe el empaque y puede comprobar si el contenido ha sido alterado.
 
Cuando se prepara la emulsión, si se precipita, puede estar vencida o adulterada. Pero eso solo se sabe cuando uno lo compra y lo abre. Un líquido soluble también se detecta cuando se suelta en el agua y no presenta ningún cambio visible”, aclaró. (Blog: Producción de fertilizantes naturales a partir de deyecciones animales)
 
López manifestó que estos productos no presentan riesgos para la salud sino que, por el contrario, serían menos dañinos porque su efecto se ha modificado. Por lo tanto, a la hora de actuar sobre plagas y malezas, resultarán inútiles y tendrán que comprarse nuevos insumos, por lo que usted habrá invertido más dinero que si hubiera comprado el fertilizante original desde el principio.