Uniagraria realiza investigación sobre producción de carne de cordero en Colombia

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Noviembre 2017
compartir
xxx
Este reproductor, de raza Pelibuey, se cruzó con hembras Camuras para producir vientres F1 y comenzar a producir animales puros. Foto: uniagraria.edu.co
El Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Fundación Universitaria Agraria de Colombia, UNIAGRARIA, avanza, con resultados positivos, en la investigación de producción de ovejas de pelo en clima frío, para un mayor aprovechamiento en nuestro país.
 
Es importante señalar que existen dos tipos de ovejas: las de lana y las de pelo.
 
Por lo general las ovejas de lana se reproducen en climas superiores a 1.700 mts por encima del nivel del mar (trópico alto); y las ovejas de pelo se manejan por debajo de los 1.700 mts sobre el nivel del mar (trópico bajo).
 
En el trópico bajo del país se hallan los ovinos de pelo de línea materna y cárnica. Las 5 principales que predominan son las razas Katahdin, Santa Inés, Dorper, Pelibuey y Charollais. Las Katadhin, Santa Inés y Pelibuey se usan como animales maternos, es decir, para hacer pie de ovinos para la crianza de animales comerciales que se dedicarán a la producción cárnica.
 
El biotipo de pelo es el que más se reproduce en Colombia, en climas de trópico bajo o climas cálidos y con grandes propiedades para el consumo humano.
 
La investigación
 
El propósito es responder a la necesidad de investigación que tiene el país sobre esta especie, para estimular el crecimiento de la producción de carne cordero como proteína alternativa en la mesa de los colombianos.
 
La investigación de UNIAGRARIA, está en concordancia con el plan de ciencia y tecnología para el sector agropecuario en Colombia.
Este plan señala que una de las cadenas con más demanda en investigación es la cadena ovino-caprina.
 
“Lo que estamos haciendo es un estudio con ovejas de pelo en condición de altura o trópico alto, a las que les hemos hecho un manejo genético para que se adapten al clima frío y se tenga un mayor aprovechamiento de sus propiedades de consumo como proteína animal”, anotó Jorge Atuesta, docente coordinador de investigación del programa de Zootecnia de Uniagraria y quien lidera este proyecto en el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la institución.
 
El avance de la investigación
 
El 85% de la población colombiana de ovejas es de pelo y no de lana y las investigaciones logradas por Uniagraria han demostrado que las ovejas de pelo cuando están sometidas a la altura se adaptan y funcionan idóneamente.
 
La investigación se centró en las siguientes áreas:
 
Reproducción animal. Con experimentos sobre sincronización del celo e inseminación artificial.
 
Sistemas de información. Con el apoyo de la Gobernación de Cundinamarca se captaron 100 millones de pesos para investigación sobre caracterización de los sistemas productivos ovino-caprina, en cuatro municipios: Tausa, Cucunubá, La Palma y Chocontá, que son municipios donde más se está impulsando la ovinocultura por su gran potencial de desarrollo.
 
La sistematización de la información de los productores permitió formular unas recomendaciones para el mejoramiento genético y apareamiento, cuyo resultado fue la entrega de unos machos de alta genética para mejorar la producción.
 
Crecimiento de los animales. Se probaron varios cruces para obtener animales óptimos en trópico de altura. Se empezó con una línea base que son las ovejas de raza Camuro que son ovinos criollos de baja genética y se cruzaron con ovejas de razas Pelibuey y Katadhin, que son dos razas de habilidad materna.
 
Determinación de costos agropecuarios. Con el apoyo de la Facultad de Ciencias Agrarias y la Facultad de Ciencias Administrativas y Contables se inició el proceso de estructuración de los costos para el sector de ovejas y evaluación de cuánto cuesta levantar los animales, cuánto cuesta suplementar y cuánto cuesta sacrificar los animales. Además, como un aporte especial, se logró el análisis de costos de la producción ovina en Colombia.
 
“Hemos podido demostrar que el biotipo de ovejas de pelo también se puede desarrollar en climas de trópico alto sobre alturas superiores a los 1.700 mts sobre el nivel del mar y así aprovechar mejor su potencial productivo”, concluyó Tuesta.