Vacas de 12 partos podrían volverse más comunes de lo que se cree

Por: 
CONtexto ganadero
12 de Febrero 2019
compartir
Vacas de 12 años podrían ser más comunes, sacrificio al tercer parto, tercer y cuarto parto más productivos, descartar, novillas mejores que las madres, aprovechar la hembra, reproducir lo mejor, semen sexado, CONtexto ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“Diluir la etapa no productiva se debe hacer mediante el mayor número de partos”, dijo Luz Mercedes Botero. Foto: Ruralnet
Costumbre de algunos países de sacrificar la hembra justo después del tercer parto está en su etapa final y en vez de eso ganaderos se concientizan de sacarle el mayor provecho posible. En el tercer y cuarto parto, es donde se encuentra su mayor eficiencia biológica y productiva.
 
“La cultura de tener las vacas hasta que sean productivas sin importar su edad está venciendo la costumbre de sacrificarlas luego de su tercera cría como es usual en algunos países del mundo”.
 
Así lo manifestó Luz Mercedes Botero, ganadera de toda la vida, zootecnista, M.Sc., investigadora de la Universidad de Sucre y miembro de la junta directiva de la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Doble Propósito, Asodoble. 
 
Según Botero, si las hembras llegan a viejas en el hato es porque han sido productivas durante toda su vida.
 
“En los países donde tienen la costumbre de descartar al tercer parto, ya se convencieron de dejar a las hembras producir muchos más partos”, agregó.
 
La distribución normal de una población biológica, muestra que hay individuos superiores en producción, y que aun así, continúan siéndolo en sus siguientes generaciones, y habrá algunas aún más notables.
 
Es algo que se debe medir a través de indicadores productivos, es decir, de reproducción, producción y de sanidad. (Lea: Transferir genes de buena calidad a pequeñas ganaderías, mejoraría productividad)
 
“Realizar la cría y el levante de cualquier mamífero doméstico, es muy costoso y se debe diluir esa etapa no productiva en el mayor número de eventos -partos-, de hecho, eso lo están considerando en todo el mundo zootécnico”, reiteró.
 
Pasa también que los mejores partos de las hembras vacunas se presentan en general entre el tercero y el cuarto parto, es ahí, donde está la mayor eficiencia biológica y productiva, pero no cesa.
 
No obstante cuando se habla de otros países no se debe comparar con los que se encuentran en la zona ecuatorial y tampoco tomar como referencia a las naciones de climas templados, esto debido a que las interacciones genético ambientales difieren cualquier gestión en materia productiva o reproductiva.
 
Subsidiadas
 
“La práctica de sacrificar luego del tercer parto tiene lugar en los países desarrollados donde usualmente el gobierno subsidia el sacrificio”, dijo un ganadero de la sabana de Bogotá especializado en lechería, quien solicitó reserva de su identidad.
 
En nuestro hato sometemos las hembras al sacrificio generalmente entre el quinto y el séptimo parto, pero es una actividad que se sujeta al estado del animal en materia corporal y también al comportamiento que ha manifestado en el aspecto reproductivo. (Lea: Conozca estos consejos para elegir y descartar bovinos)
 
“Realizamos un análisis de la genética de la madre y si esta revela signos de no evolución, entonces decidimos su descarte”, precisó.
 
Reproducir lo mejor
 
“Con el tema de la genómica el avance genético es cada día mayor”, dijo otro ganadero de la sabana de Bogotá quien solicitó igualmente reserva de su identidad.
 
Las vacas se deben quedar en una finca por dos razones: una que logren preñez, y otra, que produzcan leche en volumen y en calidad.
 
“Si la vaca llega a vieja y solo ha dado dos o tres partos, es porque no tiene las condiciones necesarias para que sea productiva”, anotó.
 
“Si el ganadero no descarta, no avanza. La taza de descarte debe oscilar entre el 25 y el 30 por ciento anual”, recomendó.
 
Con el descarte el ganadero se presiona a tener más novillas para reemplazo. Además las novillas son mejores que las madres. Ahí está el avance genético.
 
Es necesario gestionar la preñez con semen sexado de tal manera que se mejoren las hembras y al mismo tiempo se generen avances genéticos. (Lea: Semen sexado, práctica a la que Colombia le debe apostar)
 
 “La idea es reproducir lo mejor de las hembras. De ahí que las vacas que daban hasta 12 partos, que antes generaban sorpresa por su alta productividad, se vuelvan más comunes”, puntualizó el ganadero.