Después de la pandemia bajará el consumo de carne en Estados Unidos

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Febrero 2021
compartir
carne de res, estados unidos, demanda, consumo, Pandemia, postpandemia, Rabobank, recuperación, ingresos, comercio minorista, gasto de los hogares, restaurantes, ingreso per cápita, innovaciones, avances tecnológicos, hoteles, escuelas, estilos de vida, comercio electrónico, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Con la reactivación de las diferentes actividades productivas y la suspensión de las ayudas, Rabobank prevé que el consumo de carne en Estados Unidos vuelva a los niveles anteriores a la pandemia. Foto: lastampa.it

Contrario a lo que pasó en muchos países donde el consumo de carne de res se redujo durante la pandemia, en Estados Unidos aumentó pero ahora se prevé que bajará.

 

Así lo señala un estudio de Rabobank titulado 'La demanda de carne de vacuno en Estados Unidos: El riesgo de la recuperación', donde se indica que durante la pandemia los hogares recibieron ayudas monetarias que junto al hecho de tener tiempo para cocinar, hicieron que la demanda de carne fuera mayor.

 

Una mentalidad de almacenamiento de alimentos combinada con menos actividades fuera del hogar y más tiempo en casa para cocinar creó un escenario perfecto para la demanda de carne en el comercio minorista. Las oportunidades de asar a la parrilla en primavera y verano probablemente aumentaron aún más la demanda de carne en el hogar durante muchos meses de la pandemia. Según "The Midyear Power of Meat 2020", durante los primeros meses de la pandemia, el número promedio de comidas caseras, incluidas carnes o aves, aumentó de 3.9 a 4.6 por semana, mientras que el 34 % de los consumidores comenzaron a conservar una suministro de carne más grande en el congelador. (Lea: Cada vez más estadounidenses prefieren carne de ganado alimentado con pasto)

 

Una reasignación de los gastos previos a la pandemia, como viajes y cenas en restaurantes, ha agregado un mayor apoyo a la demanda de carne de res. Incluso a precios minoristas elevados, un chuletón al por menor suele ser mucho más barato que un chuletón cocinado y servido en un restaurante de carnes. En ese escenario de sustitución, una mayor proporción de dólares de los consumidores se destina a los alimentos en sí y menos al servicio o al ambiente.

 

A medida que la economía comience a reabrirse en algún momento de 2021, la recuperación de los ingresos del trabajo de los consumidores será fundamental para respaldar la demanda de carne de res. Si bien los legisladores aprobaron otro proyecto de ley de alivio de Covid-19 en diciembre de 2020 y la discusión continúa en torno a un estímulo fiscal adicional en el primer semestre de 2021, eventualmente los consumidores, cuyo gasto representa el 70 % del PIB de EE. UU., tendrán que arreglárselas sin el apoyo adicional y es previsible una vuelta a los niveles anteriores a la pandemia, señala Rabobank.

 

Sin embargo, si el estímulo fiscal del gobierno expira antes de que la economía se recupere por completo, lo que parece muy probable, el ingreso personal per cápita probablemente caerá por debajo de los niveles pandémicos y prepandémicos. Como ya se ha comentado, la reducción de los ingresos reduce la demanda de carne de res, en igualdad de condiciones, dice el informe.

 

Según Dustin Aherin, analista de proteínas animales de Rabobank, "después de la pandemia, esperamos que la demanda interna de carne de vacuno en EEUU retroceda desde los máximos históricos alcanzados a lo largo de 2020. El extremo repunte de los precios al por menor a finales de la primavera puede explicarse en gran medida por la menor disponibilidad de carne de vacuno y otros productos cárnicos tras las bien documentadas interrupciones de la cadena de suministro provocadas por el Coronavirus". (Lea: Perspectiva frente a la crisis de la carne en Estados Unidos)

 

El aumento de la demanda de carne de vacuno, que explica tanto la oferta como el precio, indica que la subida de los precios se ha debido a algo más que a los cambios en la oferta, especialmente con la recuperación de los suministros de carne en los últimos meses. "Las circunstancias exactas que fomentaron la increíble fuerza de la demanda de carne de vacuno durante la pandemia también presagian posibles vulnerabilidades durante el periodo de recuperación posterior a la pandemia".

 

Sin embargo, sostiene el informe que a lo largo de los próximos años, las innovaciones aceleradas por la Covid-19 también se pondrán en marcha, incluida una mayor producción de carne de res coordinada en la cadena de suministro (centrada en el productor y el consumidor), así como avances tecnológicos en toda la cadena de suministro. Al mismo tiempo, se producirá una reducción de la oferta de ganado debido a la disminución de la cabaña de vacuno.

 

Gran parte de esta liquidación de vacas de carne ha sido y será inducida por la sequía bajo un patrón climático de La Niña, acompañado de condiciones de pastoreo desafiantes y mayores costos de ración. La buena noticia es que el tamaño del rebaño más pequeño ofrecerá un soporte de precios. Si bien las perspectivas siempre varían de una operación a otra, en general, el escenario de producción de la industria de la carne de vacuno parece estar preparado para una mejora posterior a la pandemia.

 

La demanda de carne vacuna es más sensible a los cambios en el ingreso de la clase media que las categorías extremas de distribución del ingreso.

 

Es probable que las necesidades básicas, como la alimentación, de los hogares de mayores ingresos sean de poca o ninguna preocupación, y cualquier cambio en los ingresos solo altera el gasto discrecional. Para la categoría de ingresos más bajos, la carne picada sigue siendo una opción de proteína asequible. Sin embargo, el consumo de carnes intermedias (cortes de mayor valor de la costilla y el lomo) puede ser limitado. (Lea: Importaciones de carne de EE. UU. en 2020 alcanzaron récord histórico)

 

La reactivación de los restaurantes de servicio completo, sin mencionar los hoteles e instituciones como las escuelas, también será fundamental para la demanda de carne de res después de la pandemia. A principios de diciembre, la Asociación Nacional de Restaurantes estimó que 110.000 (17 %) restaurantes habían cerrado permanentemente desde el inicio de la pandemia.

 

Señala que suponiendo que el ingreso disponible de los consumidores caiga a niveles casi prepandémicos para el cuarto trimestre de 2021 y que la vida diaria se parezca más a la norma prepandémica de ritmo rápido, tanto la predicción del modelo como los argumentos de apoyo de este informe sugieren que la demanda de carne de res al por menor totalmente fresca, retrocederá a niveles prepandémicos para el cuarto trimestre de 2021

 

Concluye que en el futuro, la industria de la carne de res debe ampliar su enfoque en hacer coincidir la carne de res con los estilos de vida y las preferencias de los consumidores, ya sea que eso signifique más ofertas de comercio electrónico, productos de carne de res de fácil entrega, educación continua sobre la cocina de carne de res, documentación de prácticas de producción o una multitud de estrategias de marketing.