Estados Unidos apoyará a sus ganaderos lácteos con US$2000 millones

Por: 
CONtexto ganadero
06 de Septiembre 2021
compartir
USDA, ganaderos, leche, volatilidad, mercado, Pandemia, COVID-19, precios, reembolso, Seguridad, cobertura, Costos de Producción, Heno, industria láctea, compensacion, productores, límites, política pública, pérdidas, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Los ganaderos de Estados Unidos dedicados a la lechería recibirán apoyo del gobierno por la reducción de precios que tuvieron durante la pandemia. Foto: perulactea.com

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) ofrecerá un programa de asistencia a productores lecheros por un monto total de 2000 millones de dólares, ante la volatilidad del mercado producto de la pandemia.

 

A través del programa, proporcionará cerca de 350 millones de dólares a los productores de leche que recibieron un valor más bajo por sus productos. Serán pagos retroactivos a enero de 2020 y se espera que proporcione pagos adicionales de aproximadamente 100 millones de dólares para 2020 y 2021, según informó el portal infocampo.com.ar

 

Los pagos tienen como objetivo reembolsar a los ganaderos el 80 % de la diferencia de ingresos por mes y la tasa variará según la región. (Lea: Cerca de USD 50 millones costaron importaciones de lácteos en 1er bimestre de 2021)

 

La asistencia es parte de un paquete más amplio que incluye mejoras permanentes al programa de red de seguridad de cobertura de margen de productos lácteos.

 

El Usda también anunció lo que la agencia considera mejoras al programa de red de seguridad de cobertura de margen de productos lácteos, mediante la actualización de la fórmula del costo del alimento en el programa. La agencia dice que los cambios reflejarán mejor los costos reales que pagan los productores lecheros por el heno de alta calidad, de acuerdo con la información del portal agweb.com

 

“El Programa de Asistencia para la Volatilidad del Mercado Pandémico es otro componente de nuestro esfuerzo continuo para brindar ayuda a los productores que se han quedado atrás y aprovechar nuestro progreso hacia la recuperación económica”, dijo el secretario del Usda, Tom Vilsack.

 

Añadió que “los productores de leche familiares han sido golpeados por la pandemia, los problemas comerciales y el clima impredecible y son la sangre vital de muchas comunidades rurales en Vermont, el noreste y muchas otras regiones. Esta asistencia dirigida es el primer paso en el enfoque integral del Usda que totalizará más de US$2 mil millones para ayudar a la industria láctea a recuperarse de la pandemia y ser más resistente a los desafíos futuros para las generaciones venideras”.

 

No obstante y según el mismo portal la Federación Nacional de Productores de Leche (NMPF, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado emitiendo preocupaciones sobre partes del anuncio del Usda. El director ejecutivo de NMPF, Jim Mulhern, dijo que si bien el gremio está agradecido por el trabajo de Vilsack y del Usda para brindar el apoyo necesario a los productores de leche, no es suficiente que los productores de leche recuperen las pérdidas directamente relacionadas con la pandemia. (Lea: En enero de 2021 se importaron 15 385 toneladas de lácteos y el 92 % llegó de EE. UU.)

 

"Los límites bajos arbitrarios en el volumen de producción de leche cubierto significan que muchos productores de leche familiares solo recibirán una parte de las pérdidas en las que incurrieron en su producción el año pasado. Estas pérdidas fueron sentidas profundamente por productores de todos los tamaños, en todas las regiones del país, encarnando un desastre en el verdadero sentido de la palabra. La ayuda por desastre no debe incluir límites que impidan que miles de productores de leche sean compensados ​​de manera significativa por pérdidas extraordinarias no intencionales".

 

Así mismo planteó que una de las principales afectaciones durante esa temporada fue la inestabilidad en el mercado causada por el programa Farmers to Families Food Box, que derivó en pérdidas de 750 millones de dólares.

Esta política pública finalizada en mayo, tuvo como objetivo realizar la compra de hasta 6.000 millones de dólares en productos frescos directamente de su sector pecuario, para después ser distribuidos en bancos de alimentos y otras asociaciones altruistas.