Ganaderos colombianos no vacunan contra la tristeza bovina por costo

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Junio 2015
compartir
anaplasmosis en ganado bovino
El ganado bovino puede morir por anaplasmosis y babesiosis, patologías que tienen vacuna. Foto: Tomada de www.todoagro.com.ar
Mientras que en Argentina se promueve la distribución y aplicación de la vacuna contra la tristeza bovina, que ataca la babesiosis y anaplasmosis, en Colombia los ganaderos deben hacer inversiones altas si desean adquirir el biológico.
 
En el país de la Patagonia, la Comisión Provincial de Sanidad Animal, Coprosa, logró que se aprobara para 2015 la creación de un Banco de Vacunas y modificaciones al programa contra la tristeza bovina. Con ello, se decidió que cuando haya recursos se comprará el inmunológico sin necesidad de tener que pedir permiso a la Comisión.
 
En Colombia, según señaló Ismael Zúñiga, subgerente de Salud y Bienestar Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por Fedegán, la vacuna contra la babesiosis y anaplasmosis se comercializa cuando los laboratorios la importan, pero por tratarse de enfermedades de control no oficial, “la decisión de comprarla la toma cada ganadero, como opción preventiva”. (Lea: Lluvias ponen en riesgo al ganado por la fasciola hepática)
 
Señaló que la distribución de las vacunas, con certificado del Instituto Colombiano Agropecuaria, ICA, está a cargo de almacenes sin que sean de común uso en el país, pese a que las enfermedades ocasionan muerte de semovientes de carne y doble propósito y pérdidas cuantiosas de dinero.
 
Zúñiga dijo que otro de los muros que obstaculiza el acceso a la vacuna en Colombia es su elevado costo. Las mismas dificultades de su producción, diferente a lo que sucede con las dosis que atacan patologías de control oficial como la aftosa o brucelosis, la convierten en un vacuna con un precio superior.
 
Además, anotó el subgerente, “su manejo no es simple, como el de otros biológicos, y los elementos de su conservación tampoco”. Todo eso hace que sean vacunas que no terminen fácilmente en el mercado para ser adquiridas por los ganaderos colombianos.
 
Las zonas cálidas de Colombia son más propensas a la generación de los ectoparásitos que producen la babesiosis o anaplasmosis. Zúñiga aseguró que las reses de la región Caribe y los Llanos Orientales son más vulnerables a ambas enfermedades.
 
Fídiar José Hernández Parra, profesional en Sincé, Sucre, de Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, afirmó que en la costa el ganado es susceptible a las 2 patologías parasitarias y que a ellas se suma la tripanosomiasis, la cual puede llegar a ser mortal. (Lea: Vacuna 'Bio-jaja' ataca la tristeza bovina)
 
Ahora que el ganado se ha debilitado por cuenta de la reducción en la ingesta de alimentos de calidad, es más propenso, según Hernández Parra, a padecer por las garrapatas y los tábanos. “Los animales están débiles y con sus defensas bajas, los que vienen de la partes más bajas que están en trashumancia son susceptibles”.
 
 Aun así, los ganaderos en la región no emplean métodos preventivos mediante la vacuna. Según el profesional del FNG, se aplican mecanismos curativos con “drogas que se inyectan” porque “el costo del biológico es alto y menos lo comprarán ahora con la crisis de leche”. La industria está pagando el litro de leche entre 550 y $600, una de las cifras más bajas en los últimos años en Sucre.
 
Guillermo Alarcón, médico veterinario y profesional administrativo de la Subgerencia de Salud y Bienestar Animal del Fondo, explicó que la anemia es el síntoma principal de las patologías, pero siempre se hace prueba de orina o sangre para conocer con precisión el tipo de parásito que ataca y así contrarrestarlo con un medicamento.