Lluvias ponen en riesgo al ganado por la fasciola hepática

Por: 
CONtexto ganadero
13 de Abril 2015
compartir
fasciola hepática
El caracol es el vector transmisor del parásito en el rumiante. Foto: CONtexto ganadero-Internet.
La fasciola hepática es una enfermedad que altera el ganado bovino y se transmite por medio de caracoles sobrevivientes en zonas húmedas. Varias zonas de Colombia atraviesan desde el pasado marzo por una temporada invernal, por lo que es importante que los ganaderos estén alertas.
 
El caracol es el enemigo del ganado bovino en esta época del año por el exceso de agua que forma charcos o pozos, sitios donde habita el vector que desencadena en la fasciola, enfermedad que pone en riesgo la productividad del hato al alterar el hígado de los rumiantes.
 
Jorge García Tamayo, profesional en gestión productiva y salud animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, y el Fondo Nacional del Ganado, FNG, explicó que el hígado es el “laboratorio de todo ser vivo. Allí se transforman todos los elementos que el animal requiere”. (Lea: Conozca las claves para desinfectar ombligos de terneros)
 
Ante eso, su alteración desencadena en el mal funcionamiento general del organismo del semoviente. De acuerdo con García Tamayo, el animal afectado con la fasciola se percibe delgado con diarrea severa, pero solo se confirma la presencia del parásito con un examen de laboratorio que generará la escogencia del antibiótico preciso a aplicar en la res.
 
Las medidas de bioseguridad son más efectivas y no provocan gastos innecesarios o pérdidas en la productividad. En concordancia con esto, el médico veterinario de Fedegán-FNG, aclaró que el control por parte del ganadero y los trabajadores en el predio del caracol evita que se prolifere la enfermedad.
 
Señaló que en época de lluvia o en zonas en las cuales es recurrente la presencia de charcos o humedad se corre el riesgo de observar el caracol, que no de ser eliminado a tiempo puede poner en riesgo el hato.
 
Una forma de eliminar el caracol es con el uso de patos. “El control biológico se puede hacer con estos animales que se comen el vector”, afirmó el profesional del gremio cúpula de la ganadería nacional.
 
Giovanni Pizzirusso Montes, profesional en Gestión de Proyectos Estratégicos de Fedegán-FNG, dijo que la enfermedad se divide en 2 especies: la fasciola hepática y la gigantica. “Son conocidas vulgarmente como duelas del hígado”, resaltó.
 
Los parásitos se localizan en la vesícula biliar o conductos biliares del hígado y afecta a rumiantes, cerdos, equinos, conejos y al ser humano. La CAR en Sincelejo, anotó Pizzirusso, dicta charlas sobre el tema en la actualidad. De igual forma, en el Valle del Cauca, productores recibieron asesoría sobre la patología a fin de conocerla y reducir su presencia en las fincas. (Lea: Manejo reproductivo en bovinos con baja consanguinidad)
 
La Organización Mundial de Salud, OMS, menciona que la fasciola hepática causa pérdidas económicas con más de 600 millones de animales infestados y estima que 2.4 millones de personas están enfermas y otras 180 millones están en riesgo de padecer la patología.