Guía para ejercer la ganadería en tierra árida

Por: 
CONtexto Ganadero
19 de Enero 2015
compartir
ganadería en tierra árida
Por costos, los suelos áridas son más difíciles de sostener. Foto: CONtexto Ganadero.
Desde este año, el Gobierno de Argentina aplicará 2 leyes para fomentar la ganadería en zonas áridas y semiáridas, con lo que se generará empleo, aprovecharán tierras a las que no favorecen las condiciones climáticas e incentivará la producción de carne.
 
El secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Gabriel Delgado, aseguró al medio www.lavoz.com.ar que "la presencia de un Estado activo que busque seguir incentivado la producción de carne y el arraigo de las poblaciones rurales es imprescindible".
 
Con la ejecución del proyecto que recibe una inversión de 100 millones de pesos argentinos aumentará la oferta de productos y subproductos de la ganadería bovina de carne para abastecer el mercado nacional y del exterior y para eso se mejorarán los sistemas comerciales y de información. (Lea: El 'protector solar' que usa el ganadopara afrontar el verano)
 
Expertos consultados por CONtexto Ganadero hablaron sobre la posibilidad que tiene Colombia de incentivar la ganadería de bovinos en zonas áridas, a lo que respondieron que falta más investigación sobre forrajes adaptables a suelos secos y tecnología para hacer rentable el sistema productivo.
 
También se refirieron a las recomendaciones a seguir para lograr beneficios económicos con producciones ganaderas en territorios áridos, las cuales se encuentran en más porcentaje en la La Guajira, la costa atlántica y algunas zonas de Huila.
 
Falta investigar
 
Luis Fernando Castro, experto en forrajes, manifestó que hay especies vegetales que alcanzan a dar follaje para alimentar a los animales con poca cantidad de lluvia al año en suelos áridos.
 
La leguminosa tagasaste (cytisus proliferus) conocida como árbol de Lucerna, alcanza hasta 6 metros de altura, se origina en las laderas secas de las islas Canarias y se cultiva en Australia y Nueva Zelanda.
 
Castro dijo que esta leguminosa ha dado resultados positivos en la ganadería por ser alimento para los animales y sobrevivir en suelos áridos con solo 500 milímetros de lluvia al año. Además de Australia, Chile le ha sabido sacar provecho al arbusto al adaptarlo a su sistema productivo pecuario.
 
Lamentablemente, según el experto, en Colombia no se han hecho investigaciones que permitan determinar si se adapta al tipo de suelos de las regiones áridas. “El país no ha hecho nada, ni quieren hacer nada, sería interesante que investigarán el tema”, resaltó. (Lea: Queda tiempo para seguir recomendaciones de Fedegán por El Niño)
 
Ejemplo de tierra árida
 
Yasid Pushaina, profesional de gestión estratégica de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, en Riohacha, La Guajira, explicó que el 70 % del departamento tiene suelos áridos, inclusive zonas desérticas y semidesérticas donde se formaron fincas ganaderas de bovinos, pero más que todo de ovinos y caprinos.
 
Una de las características de la ganadería en zonas áridas es su manejo a pequeña escala, es decir, de sistemas intensivos en los que se tiene un número pequeño de cabezas de ganado respecto del tamaño de la finca. “Los animales están a la intemperie y sin divisiones en el potrero”, anotó Pushaina.
 
Una de las medidas que toman los ganaderos en zonas áridas para mantener con vida a los animales y preservar los forrajes es construir jagüeyes o pozos profundos ante la escasez de lluvias al año.
 
Aunque en las zonas áridas los ganaderos deberían además tener un sistema de riego, no son muchos los que emplean esta tecnología que también ayuda a mantener con vida los forrajes, alimento esencial de los bovinos. (Lea: Harina de maíz, suplemento ganadero ideal paar esta época)
 
“En La Guajira no emplean mucha tecnología, todavía se saca el agua con molino de viento”, señaló el profesional de Fedegán, quien resaltó que uno de los inconvenientes para conectar sistemas de riego en los predios es que funcionan con energía eléctrica, servicio básico que no ha llegado a varias zonas del departamento. 
 
Otra alternativa para tener en cuenta
 
Varias pasturas naturales se adaptan a suelos áridos. Una de ellas es la kikuyina, que no necesita de gran cantidad de agua para mantenerse verde.
 
Luis Antonio Garzón, ganadero en La Guajira, mantiene su hato de cruce entre pardo suizo con cebú y holstein con esta leguminosa, único forraje que ha sobrevivido en la tierra árida de la región. En tiempo de lluvia, explicó, crece un forraje conocido como paja criolla arrocera que ayuda al hato a mantenerse estable, pero en verano no resiste y por eso para esta época del año ya está quemado.
 
El ganadero construyó en septiembre de 2014 un pozo profundo en la finca, el cual llenó para esa fecha. Con el agua recogida hidrató sus animales hasta hace pocos días.
 
Es así como los ganaderos con hatos en zonas áridas pueden invertir en sistemas innovadores de conservación de agua y sembrar pastos resistentes a la sequía, lo que se debe elegir bajo la ayuda de un experto en suelos, más ahora que Colombia atraviesa por una intensa sequía.