14 enfermedades sin control oficial atacan al ganado en Colombia

Por: 
Sully Santos
17 de Marzo 2014
compartir
enfermedades vacunas sin control oficial Colombia
La mastitis en la enfermedad de control no oficial que más afecta la ganadería colombiana. Foto:CONtexto Ganadero.
La tuberculosis, brucelosis, rabia bovina y fiebre aftosa son las enfermedades vacunas más conocidas y de control oficial del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA.
 
Hay 14 enfermedades de control no oficial que están presentes en todas las regiones de Colombia y tienen repercusiones en la producción, reproducción de los animales y en la estabilidad económica del negocio ganadero.
 
Las enfermedades de control no oficial son aquellas que el productor debe prevenir desde su finca y por decisión propia. Y precisamente por no tener un sistema de prevención de la entidad de sanidad colombiana, mediante jornadas de vacunación gratuitas o subsidiadas, pueden atacar y acabar el hato bovino de manera sorpresiva.
 
Ismael Zúñiga, subgerente de salud y bienestar animal de Fedegán-FNG, explica que cada una de las enfermedades de control no oficial tiene su esquema de prevención para evitar pérdidas en el negocio ganadero y conocerlas hace parte del compromiso del productor que quiere tener siempre animales sanos. (Lea: Vecol recorre el país y expone proyecto piloto de excelencia sanitaria)
 
Esperanza Polanía, coordinadora de Seguimiento Epidemiológico y Salud Animal de Fedegán-FNG, manifesta que los ganaderos del país han aprendido a prevenir la enfermedades de control no oficial en una tarea titánica hecha por la Federación que abarca labores de culturización y de romper mitos sobre el cuidado de los rumiantes, debido a que los productores no vacunan al excusarse en decir que su religión se los impide o porque tienen la creencia de que con leche se curan todos los males, por ejemplo.
 
Zúñiga señala que la prevención de las enfermedades es la herramienta más útil para evitar el sacrificio de animales y conseguir avanzar en la certificación del estatus sanitario para lograr la comercialización de leche y carne a nuevos mercados.
 
De esta manera, CONtexto Ganadero presenta un reportaje sobre las patologías de control no oficial, basado en el trabajo radial 'Salud y Sanidad Bovina, SSB', hecho por la Federación Colombiana de Ganadera, Fedegán; el Fondo Nacional de Ganado, FNG; y el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena. El proyecto recopila en 6 CD, las causas, síntomas y medidas de prevención de las enfermedades que muchos productores por desconocimiento han llamado “raras”, pero que en realidad son las de control no oficial.
 
Enfermedades sin control oficial
 
Diarrea viral bovina, DVB
 
Es quizás la enfermedad de control no oficial de la que más han escuchado hablar los ganaderos y que afecta en casos agudos el sistema reproductivo de los animales con aborto, infertilidad e inmunosupresión. (Lea: Enfermedades que afectan al ganado)
 
El ganadero en su finca puede detectar la enfermedad si ve a sus animales con fiebre, inapetencia, letargo y deficiencias en los sistemas inmunitario, respiratorio y digestivo; acompañado de úlceras en la boca y diarrea.
 
Si una hembra está preñada e infectada con la enfermedad puede transmitirla al feto. La patología afecta la producción porque las vacas demoran en preñarse.
 
"En esta caso los ganaderos al menos tienen la tranquilidad de contar con una vacuna", señala Polanía.
 
RInotraqueitis infecciosa bovina
 
Esta enfermedad ocasiona una “tormenta de abortos” por la muerte masiva de fetos. Los animales presentan afecciones respiratorias y genitales. En los machos inflamación del pene y prepucio y en hembras de la vulva y vagina. La enfermedad está asociada con la infertilidad.
 
Este herpes viral tipo 1 viaja en la saliva, lagañas y mucosa genital de toros y vacas. Se transporta en semen o embriones, ya sea en transferencia embrionaria. Todo esto ocasiona baja en la producción de leche, carne y gastos altos en cuidados y diagnósticos.
 
Los bovinos con herpes viral tipo 1 registran casos de fiebre, dificultad para respirar, tos, lagrimeo, moqueo e inflamación en cornea. Los terneros pueden tener ceguera. Vacunar y revacunar es la medida más eficiente para erradicarla.
 
Lestopirosis
 
Entre las enfermedades menos escuchadas por los productores está la lestospirosis, y aunque es difícil de pronunciar, seguro se quedará grabado en los ganaderos que quieren conocer sobre la patología infecciosas bacteriana que afecta a porcinos, bovinos y humanos.
 
Polanía dice que la bacteria se aloja en ratas, caballos, cerdos, perros y vacunos. Cualquiera de esos seres vivos la puede adquirir por contacto con agua contaminada, alimento o suelos con orina de animales infectados con la bacteria leptospiras.
 
Los síntomas de la enfermedad son fiebre, anemia, deficiencia respiratoria, inflamación de la membrana cerebral, producción de leche viscosa,  la vaca padece mastitis, abortos o tiene terneros débiles o muertos. En los machos se ve sangre en la orina.
 
Los infectados pueden morir, pero, afirma Polanía, una de las medidas de prevención es la “vacuna”. (Lea: Descubren astrovirus ARN que mata razas de diferentes razas
 
Neosporosis
 
Otra enfermedad reproductiva es la neosporosis, causante de abortos y la disminución de carne y leche en la ganadería mundial; Colombia no es la excepción.
 
El parásito que la genera afecta a caprinos, equinos, caninos, siervos y perros. La solución es vacunar en el primer tercio de gestación y luego se necesita una segunda dosis.
 
Los ganaderos con caninos en sus predios deben tener en cuenta que las heces de los perros transmiten la enfermedad a las vacas, que si están preñadas, infectan al feto que permanece vulnerable a morir dentro de su madre. Si la cría logra nacer, lo más probables es que muera a los pocos días.
 
Cabe mencionar que las personas se exponen a adquirir el mal y los animales seropositivo a la neosporas pueden ser sometidos al sacrificio.
 
Fedegán-FNG y el Sena hicieron el trabajo radial que incluye todas las enfermedades
vacunas para guiar al ganadero en la prevención de las patologías.
 
La leucosis, sin vacuna
 
La coordinadora de Seguimiento Epidemiológico y Salud Animal de Fedegán-FNG, explica que la leucosis enzoótica bovina “no tiene vacuna”. Los animales infectados nunca se curan y la solución irremediable para el productor es sacrificarlos.
 
La leucosis ataca el sistema inmunológico y se generan tumores externos y internos, muchos cancerígenos. Mientras que la alteración en los glóbulos blancos de los animales disminuye su producción de leche.
 
La enfermedad se reproduce por el contacto de animales sanos con la sangre infectada. Esto se observa en prácticas inadecuadas de los animales en la castración, puesta de orejeras y vacunas. Las moscas y garrapatas también la transmiten.  
 
El ganado se infecta a cualquier edad, incluida la fase embrionaria y los daños económicos recaen principalmente en la producción de leche.  
 
Además, los infectados adelgazan, adquieren anemia, y la afectación en la médula espinal es la razón por la que algunos ejemplares se ven cojos. La muerta no es ajena a esta enfermedad. (FAO y Fedegán trabajan en la prevención de enfermedades vacunas)
 
Una de las más difíciles de pronunciar y que por eso podría pasar de agache entre los ganaderos es la IBR rinotraqueitis infecciosa, que afecta el sistema respiratorio y reproductor por infertilidad, aborto o malformación genética de los bovinos.
 
Enfermedades de transmisión sexual
 
Los síntomas típicos son letargo, pérdida de apetito; en casos más drásticos la muerte. Pero es necesario pasar a otras enfermedades de control no oficial que el ganadero necesita conocer como son las venéreas o de transmisión sexual. 
 
En el ganado vacuno colombiano se pueden presentar la tricomoniasis y campilobacteriosis, que normalmente se propagan entre machos y hembras en periodos de cópula.
 
“Una forma de difusión de las enfermedades es comprarlos sin certificación de libre de esas u otras infecciones. Ahí se propicia que un hato sano pueda tener enfermar”, recalca Zúñiga.
 
La tricomoniasis la produce el parásito tricomona fetus que infecta a machos y hembras en la monta y genera inflamación de la vagina, abortos, retención de placenta, infertilidad y muerte embrionaria.
 
Los síntomas de la tricomoniasis no son fáciles de percibir en los machos. Por eso, cuando se alquila o compra un toro para monta exija el diagnóstico de laboratorio del estado sanitario del animal, así lo recomiendan médicos veterinarios.
 
La campilobacteriosis es una enfermedad venérea producida por una bacteria que genera los mismos síntomas que la tricomoniasis, aunque con abortos eventuales. La recomendación principal es obviar el préstamo de toros para la monta y comprobar que el semen utilizado en la inseminación artificial esté certificado libre de patógenos.
 
Los parásitos en bovinos
 
El subgerente de Salud Animal de Fedegán-FNG manifiesta que las enfermedades parasitarias integran uno de los grupos de patologías sin control oficial. Allí tienen estadía la anaplasmosis, babeiosis y tripanosomosis. Cada una de ellas genera grandes pérdidas económicas por los parásitos sanguíneos que provocan anorexia, fiebre, anemia, disminución de leche, aborto y muerte.
 
En Colombia tienen alta incidencia por ser un país tropical. Las zonas más suscebtibles son las cálidas.
 
Las enfermedades son producidas por familias de parásitos que se alimentan de sus desechos cuando se instalan en pelaje, uñas u orejas. (Lea: Córdoba se capcita en enfermedades reproductivas y control de parásitos)
 
El ganado enfermo por los ectoparásitos o parásitos externos deja de comer por batir la cola ante la presencia de moscas, garrapatas o ácaros chupadoras o picadoras.
 
Los baños externos son esenciales para atacar los agentes. Si se utilizan insecticidas, advierte Polanía, es recomendable que el productor se guíe de un médico veterinario.
 
Sin embargo, es mejor prevenir los parásitos externos y para eso, los ganaderos debe secar charcos, cambiar camas de animales, rotar potreros y evitar la acumulación de criaderos de moscas en agua, como la mosca de los cuernos, popular entre ganaderos porque es una de las que más ataca y afecta a las reses.
 
Las enfermedades endoparasitarias atacan los órganos internos de los animales. Los parásitos absorben minerales y nutrientes. Los animales padecen diarrea y tienden a disminuir su peso y la producción de leche y carne.
 
“El ganadero debe hacer exámenes coprológicos constantes para saber qué parásito ataca y cómo atacarlo”, dice Polanía, quien agrega que en la orina se puede ver sangre, un signo para estar atentos.  
 
 
Alerta por muerte repentina
 
Los ganaderos tienen espacio ahora para conocer las enfermedades clostridiales provocadas por un grupo de bacterias que causan la muerte repentina en vacunos por esporas que están en el suelo y atacan el animal ante pasto o alimento contaminado. En otros casos las bacterias ingresan por heridas abiertas en los animales.
 
Las esporas de las bacterias se reproducen en periodos de cambios climáticos extremos y causan daños en los tejidos y el sistema digestivo desde el cual segregan toxinas.
 
El carbón bacteridiano es conocido como la enfermedad de peste rayo o ántrax. Sin embargo hay quienes la llaman carbuto o rayo de oro porque causa muerte súbita de animales por esporas que viven en el pelo, piel o heridas de los animales.
 
Si un animal está infectado y toma agua en un riachuelo deja las esporas de la bacteria en el sitio y puede propagar la enfermedad que normalmente se adquiere por la mordedura de garrapatas. Los productores deben estar atentados a cambios bruscos de temperaturas para diminuir el riesgo de transmisión del patógeno.
 
Lo más importante es vacunar las reses de manera sistemática y los cadáveres de los vacunos muertos por carbón bacteridiano se deben incinerar y tapar con cal y tierra para no contaminar el aire.
 
La paratuberculosis, distinta a la tuberculosis
 
La paratuberculosis, mastitis y pasterelosis también se destacan como enfermedades de control no oficial.      
 
La mastitis aparece con una inflamación de la glándula mamaria de las vacas a raíz del inadecuado ordeño o el desaseo en las fincas.
 
El síndrome aparece de 2 formas. Una es la clínica cuando la vaca tiene uno o varios pezones rojos y la leche sale con coágulos o sangre. En un caso agudo, la res además padece de fiebre, pierde apetito y baja la producción del lácteo.
 
La subclínica es la otra forma de manifestación de la mastitis y es la de más cuidado, puesto que no se detecta a simple vista. El ganadero puede estar alerta y tomar medidas de prevención al observar grumos en la leche. (Lea: Extraña enfermedad aniquila más de 100 animales en Cesar)
 
La paratuberculosis contagia el tracto intestinal y “genera una diarrea sin control” que puede matar al ganado de deshidratación.
 
Las pasturas o aguas contaminadas causan que los animales sufran de este mal, conocida como la enfermedad “silenciosa” por pasar de un animal a otro sin síntomas a la vista, hasta que se evidencia la patología en una etapa avanzada.
 
La pasterelosis es una patología respiratoria que afecta a animales en todas las edades. Ojo, los bovinos estresados tienen más tendencia a sufrir del mal. La fiebre, el cansancio, la tos y la aparición de moco color amarillo son algunos de los síntomas típicos de la enfermedad.
 
Los gastos en tratamientos son altos y la morbilidad depende del estado nutricional de la res, del sometimiento a hacinamiento y transporte inadecuado. Es así como el bienestar animal es la cable para evitar casos de pasterelosis.
 
¿Carencia de qué?
 
“Otro grupo de enfermedades de control no oficial son las carenciales. Como su nombre lo dice, atacan al ganado por deficiencias de vitaminas y minerales”, anota La coordinadora de Seguimiento Epidemiológico de Fedegán-FNG.
 
Aparecen cuando el ganado no tiene la cantidad proporcional, acorde a su peso y edad, de magnesio, calcio, fósforo o cobre. El crecimiento y desarrollo de las reses se compromete sin estos compuestos que están en pastos, concentrados y sales.
 
“Acá es necesario destacar las sales como un complemento esencial si son minerales. Es un componente para el buen desarrollo, porque las sales comunes generan deficiencias”, destaca el subgerente de Sanidad Animal de Fedegán-FNG.
 
Con el grupo de las carenciales se termina el reportaje de las patologías sin control oficial, las cuales, anota Zúñiga, deberían ser de obligatoria vigilancia y prevención del ICA, teniendo presente que "el ganado no tiene siempre recursos para vacunar y ha sido Fedegán la que ha desarrollado programas de salud de cada una de esas enfermedades que están en todo el país”.
 
A esa deficiencia de los productores de no tener siempre capital para vacunar o prevenir las enfermedades sin control oficial se suma, según dijo la coordinadora de Seguimiento Epidemiológico de la Federación, la poca estimulación de estudiantes y profesionales del país a la investigación de las patologías vacunas y una muestra de eso es que en 10 años Fedegán ha evaluado tan solo 51 tesis de grado sobre el tema de facultades de medicina veterinaria y zootecnia. (Lea: Mosca de los cuernos causa daños económicos en la ganadería)
 
Estamos en pre kínder”, apunta Polanía, quien considera relevante la continuación de estudios de investigación de enfermedades para aplicar los conocimientos y resultados de los estudios en la ganadería nacional. 
 
 
CONtexto ganadero comparte una a una las cuñas radiales del programa de Salud y Sanidad Animal de Fedegán-NG, difundidas en emisoras comunitarias de Colombia en 2013.
 
Contenido CD1
Corte 1: Programa 1 Salud y Sanidad Bovina en la Escuela de campo
 
Corte 2: Programa 2 Diagnóstico: Qué tanto sabemos sobre Salud y Sanidad Bovina
 
Corte 3: Programa 3 ECO, Fiebre Aftosa y Estomatitis vesicular
 
Corte 4: Programa 4 ECO, Brucelosis bovina
 
Contenido CD2
Corte 1: Programa 5 ECO, Tuberculosis bovina
 
Corte 2: Programa 6 ECO, Síndrome neuronal: Rabia bovina y Encefalopatía Espongiforme bovina
 
Corte 3: Programa 7 ECO, Diarrea Viral Bovina DVB
 
Corte 4: Programa 8 ECO, IBR Rinotraqueitis Infecciosa Bovina
 
Contenido CD3
Corte 1: Programa 9 ESCO, Leptospirosis
 
Corte 2: Programa 10 ESCO, Neosporosis
 
Corte 3: Programa 11 ESCO, Leucosis Enzoótica Bovina
 
Corte 4: Programa 12 ESCO, Tricomoniasis y Campilobacteriosis
 
Contenido CD4
Corte 1: Programa 13 ESCO, Anoplasmosis Babesiosis y Tripanosomosis
 
Corte 2: Programa 14 Enfermedades que afectan la producción del hato, Carbón bacteridiano
 
Corte 3: Programa 15 Enfermedades que afectan la producción del hato, Complejo diarreico neonatal
 
Corte 4: Programa 16 Enfermedades carenciales y Enfermedades Metabólicas
 
Contenido CD5
Corte 1: Programa 17 Enfermedades Ectoparasitarias
 
Corte 2: Programa 18 Enfermedades Endoparasitarias
 
Corte 3: Programa 19 Enfermedades clostridiales
 
Contenido CD6
Corte 1: Programa 20 Mastitis, Paratuberculosis y Pasterelosis
 
Corte 2: Programa 21 Promo expectativa SSB Fedegán
 
Corte 3: Cuña SSB Ref.: Escuela de campo
 
Corte 4: Cuña SSB Ref.: Leucosis
 
Corte 5: Cuña SSB Ref.: Neospora