La ganadería de leche y carne crece en Bolivia

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Septiembre 2016
compartir
Juan Gonzalo Flores, IFC, encargado agronegocios icf
El experto reveló el panorama actual de la ganadería de su país y el crecimiento que viene reportando la producción cárnica. Foto: CONtexto ganadero.
Su cercanía con Brasil ha permitido que los productores accedan a genética Nelore y con esa raza haya un mejoramiento notorio en la calidad de los semovientes. Mientras que la ausencia de jugadores y compradores del lácteo hace más difícil la labor de los lecheros.
 
En el marco del VII Foro Internacional Ganadero que se celebró ayer en Medellín, y con el que inició la décima versión de Expo Agrofuturo, uno de los principales ponentes del día fue Juan Gonzalo Flores, encargado del sector de agronegocios para la Región Andina de la Corporación Financiera Internacional, IFC (por sus siglas en inglés). (Lea: La OIE ratifica a Bolivia como país libre de fiebre)
 
Flores es boliviano de nacimiento y conoce bastante bien el sector pecuario suramericano. Durante su diálogo con este medio explicó el panorama actual de la ganadería en su país y de paso reveló cuál sería a su juicio el reto más urgente que tiene Colombia en materia bovina.
 
Para el experto, el sector ganadero boliviano viene atravesando un muy buen periodo, eso se debe a que los productores le están sacando provecho a la cercanía que existe con Brasil y de allí están obteniendo genética de la raza Nelore, especie que ha dado muy buenos frutos en el país del altiplano.
 
Eso ha permitido que Bolivia le esté exportando carne a los países vecinos: Perú, Ecuador y algo a Chile. Sin embargo, su principal restricción es el número de cabezas que tiene, por lo que no puede enviar una cantidad muy elevada de proteína a otros mercados porque habría desabastecimiento interno. (Lea: Bolivia apuesta por la carne de llama, más nutritiva y sana)
 
El progreso de la ganadería y la producción cárnica es tal que en los restaurantes bolivianos que ofrecen carne argentina y nacional, no se evidencian grandes diferencias en la calidad de ambos productos. Obviamente es necesario trabajar más en temas sanitarios y fitosanitarios”, detalló.
 
No obstante, la otra cara de la moneda la viven los productores lácteos. La cuenca lechera del país está ubicada en la zona del altiplano boliviano y su progreso se ha visto limitado por cuenta de los bajos precios que perciben los empresarios por la materia prima obtenida.
 
A eso se le suma la sobreoferta de leche en polvo y las pocas empresas que se encuentran dedicadas al acopio de lácteo, esos 2 factores han influido y causado que el panorama sea complicado para quienes viven de la lechería especializada”, señaló y explicó de paso que los empresarios han optado por dedicarse a producir derivados para mejorar sus ingresos. (Lea: Carne boliviana llegaría a nuevos mercados de Sudamérica)
 
Flores también conoce bastante bien la ganadería colombiana, desde hace 4 años está radicado en el país y durante su diálogo con este medio dio a conocer el principal reto que tiene el sector: mejorar sus plantas de sacrificio y erradicar los mataderos clandestinos.
 
Según el experto, no es posible que en una nación con vocación exportadora como es Colombia, convivan en un solo lugar frigoríficos de alta calidad y con todas las especificaciones, con mataderos que no cumplen ninguna de las prácticas sostenibles.
 

“La carne debe emular el caso del café, que es un producto de alta calidad, en donde se les da un buen trato a los campesinos y quienes se dedican a esa actividad tienen mejores pagos. Si se repite esa ecuación, se va a posicionar la proteína en los mercados internacionales”, remató. (Lea: Frigoríficos bolivianos interesados en exportar carne a Venezuela)