Los efectos del estrés calórico en la fertilidad de vacas y toros

Por: 
CONtexto Ganadero
26 de Junio 2014
compartir
estrés calórico bovinos
El medio en el que se encuentren los bovinos repercute en su desempeño productivo y reproductivo. Foto: CONtexto Ganadero.
Los expertos Schuller L.K., Burfeind O. y Heuwieser W. realizaron una investigación que arrojó como resultado que las vacas con estrés calórico reducen su capacidad de concepción, hasta 3 veces por encima del promedio, 21 días antes a la inseminación.
 
El análisis se dio con base en el índice de la temperatura de la humedad ambiental y la tasa de concepción de vacas lactantes.
 
Según los datos recogidos en el estudio, las vacas que viven en climas templados se afectan negativamente cuando se producen episodios de estrés por calor, de acuerdo a una publicación de Portal Veterinario.
 
Guillermo Velásquez, médico veterinario e investigador Phd del Centro de Reproducción Integral de Cría de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica La Libertad, en Villavicencio, señaló que el ambiente climático se estudia para mitigar los efectos en producción y reproducción bovina.
 
En la búsqueda de alcanzar resultados claros sobre los efectos del medio ambiente en el bienestar animal, se evalúa la climatología colombiana para tener investigaciones propias en cada región. (Lea: Disminuya días abiertos en las vacas para no cerrar la producción)
 
En concordancia con eso, Velásquez afirmó que desde Corpoica se ha evaluado el clima tropical nacional con razas criollas y cebú.
 
Como resultado se ha comprobado que la raza criolla sanmartinero se han adaptado al país al tener una frecuencia respiratoria alta pero superficial, mientras que las cebú transpiran más por la piel y la raza holstein tiene frecuencia elevada y profunda al respirar.
 
Cuando la respiración es profunda se saca CO2 y el animal entra en estrés calórico. Las criollas como sanmartinero no lo saca y no hay desequilibrio”, dijo el experto.
 
Los cambios bruscos de temperatura también afectan la producción y reproducción en bovinos. Sobre todo en Colombia donde hay zonas en las que tipo 5 de la mañana se puede estar bajo los 14 o 16 grados centígrados y a la 1 de la tarde en 48 grados bajo sol.
 
“Un animal en estas condiciones de temperaturas maneja sus demandas de ganancia de energía y proteína en termorregulación”, resaltó.
 
Sobre análisis en hembras afirmó que la fertilidad se altera porque si la temperatura y humedad ambiental aumentan, el útero lo siente igual que el resto del cuerpo lo que repercute en un incremento del estrés calórico y por consiguiente en la disminución de las concepciones.
 
Esto último, aclaró Velásquez, hace parte de resultados de investigaciones americanas, debido a que Corpoica ha desarrollado estudios a más profundidad sobre la fertilidad del toro en relación con el medio ambiente.
 
Lo anterior explica que la pubertad en los machos puede ser tardía por la falta de acondicionamiento a la temperatura y humedad del entorno.
 
Además, la calidad y cantidad de producción de esperma disminuye, igual que su líbido, más cuando están expuestos a la radiación solar. (Lea: Ganadero, siga recomendaciones de Fedegán para afrontar el verano)
 
“Para determinar la eficiencia del semen en época seca y de lluvia se congelaron muestras en invitro y se analizaron”, manifestó Velásquez.
 
El resultado mostró que hubo mejor semen en tiempo de lluvia que de sequía.
 
Hace 4 meses Corpoica hizo ese estudio de fertilidad con toros cebú. La evaluación fue al finalizar el verano y se descubrió que de 30 toros, 3 salieron con muestras sobresalientes en su semen, 9 normales y 18 se tuvieron que revaluar.
 
Esto no quiere decir que los 18 no sean fértiles, sino que en verano hay efectos, pues hicimos una segunda prueba en mes de lluvia y de los 18 de revaluar, 10 mostraron normalidad, 5 recuperación parcial en reproducción y 2 no pasaron”, explicó el investigador.
 
Con esto se comprobó que los toros pueden ser más sobresalientes en reproducción de acuerdo a las condiciones climáticas en las que se hallen, lo cual se debe tener en cuenta en la ganadería, señaló Velásquez, para reconocer que en época de sequía es cuando se reportan más nacimientos de crías y las vacas requieren un toro para reproducirse, pero lamentablemente es cuando el macho no está más hábil para tal fin.