Modalidad más usada de abigeato: ‘pelar’ animales y no dejar rastro

Por: 
CONtexto Ganadero
20 de Marzo 2014
compartir
abigeato Colombia
Los ladrones de vacunos se las ingenian para cometer el delito sin dejar pistas. Ilustración: CONtexto Ganadero.
Colombia no es el único país al que trasnocha el robo de vacunos, Chile reporta casos de abigeato que aunque han disminuido, evidencian que persiste el temor a denunciar.
 
Según el Ministerio de Agricultura de Chile, el robo de animales disminuyó 17,7 % en 2013 con respecto al 2012, al pasar de 5.804 a 4.774 hurtos denunciados.
 
Las cifras de casos de animales robados disminuyó, sin embargo, también lo hicieron las denuncias por temor a represalias. (Lea: Extorsión y abigeato, un flagelo que azota a la ganadería del país)
 
“Es importante que los agricultores sepan la importancia que tiene el proceso de denuncia que ellos mismos están en condiciones de hacer. Deben denunciar ante Carabineros de Chile el robo de animales y toda la cadena ilícita en torno a este delito, pues hoy hay más y mejores herramientas para protegerlos; hoy se fiscaliza el movimiento de ganado a través del SAG de manera mucho más eficiente. En definitiva, hoy el mundo rural es mucho más seguro”, señaló Luis Mayor, ministro de la cartera de Agricultura de Chile al medio www.elconcecuente.cl.
 
En Colombia se denunciaron 95 casos de abigeato representados en 2.060 semovientes robados en 2013. En 2012 hubo 87 casos con 1.254 animales desaparecidos, mientras que en 2011 la cifra fue de 95 casos con 1.012 ejemplares robados.
 
Alejandro Ponce de León, coordinador del Observatorio de Delitos de la Fundación Colombia Ganadera, Fundagán, de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, dijo que ha aumentado el número de robos de bovinos en el transcurso de los años con la tendencia a la baja de casos denunciados por el mismo temor de los chilenos: las represalias.
 
‘Pelar’ reses, práctica cada vez más habitual
 
Según conocio CONtexto Ganadero, los ladrones de ganado se las ingenian para efectuar el delito sin dejar indicios que permitan su captura o el hallazgo de los animales en diferentes regiones colombianas.
 
La modalidad más usada consiste en hacer el robo de una o 5 reses, transportarlas en cualquier medio, incluso hay caso en los que las llevan arreadas a otras fincas donde las ‘pelan’ o sacrifican ilegalmente para extraer la carne y dejar solo el esqueleto.
 
Esta modalidad se le atribuye normalmente a los robos que comete la delincuencia común. Distinto accionar tienen los grupos al margen de la ley, quienes suelen robar más de 10 vacas tras amarrar al dueño o mayordomo de la finca. (Lea: Abigeato e inseguridad: problemas que se mantienen en el país)
 
Representantes de Fedegán, el Ministerio de Defensa, la Policía Fiscal y Aduanera, Polfa; la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural, Dicar; la Dijín, el Gaula y la Policía de Carreteras se han reunido a discutir sobre el trabajo a realizar para que los ganaderos sean atendidos de manera correcta por las autoridades ante los casos de hurto de sus animales, a fin de que se logre la captura de los delincuentes y se recuperen los vacunos.  
 
Rodolfo Montoya, coordinador de enlace regional de Fedegán, señaló que “el objetivo de esos acercamientos es fortalecer la confianza que debe existir entre las Fuerzas Militares y los ganaderos”.