No deje que su ganado ‘salga de la cancha’ productiva por lesiones

Por: 
CONtexto Ganadero
06 de Mayo 2014
compartir
ganado y fútbol
Las lesiones en los vacunos atrasan su desempeño productivo. Foto: CONtexto Ganadero.
En la ganadería, como en el fútbol, las lesiones físicas son enemigas del alto rendimiento. Cuidados, reposo y medicamentos son las soluciones para que los jugadores vuelvan a las canchas, en el caso de los vacunos, para que produzcan leche y carne de calidad.
 
Uno de esos casos lo vivió Pelé en el Mundial de 1970, pero la atención médica oportuna le dio la oportunidad de recuperarse y jugar los últimos encuentros en México, con el apremiante de llevarse a Brasil la copa mundialista.
 
Carlos Alberto 'El pibe' Valderrama fue otro futbolista destacado que hizo sufrir a los colombianos cuando en 1994 sufrió una lesión de meniscos durante un amistoso con Suecia. Estuvo 53 días bajo intervención médica, luego pisó las canchas para hacer un trabajo brillante que dejó en alto el nombre de Colombia a pesar de la discreta actuación que tuvo la selección durante el Mundial que se disputó en Estados Unidos. (Lea: Colombia: con Mundial de Fútbol, pero sin admisibilidad sanitaria)
 
La rodilla izquierda de Radamel Falcao fue operada el pasado 25 de enero, tras sufrir una rotura de ligamento cruzado mientras jugaba para el Mónaco. Seis meses deberá estar en reposo antes de volver a las canchas, fue el parte que dio su médico, José Carlos Noronha.
 
Los colombianos esperan que Falcao, como lo hicieron en su momento Pelé y ‘El pibe’, pueda estar en el Mundial que se disputará a partir del 12 de junio en Brasil. Seguir al pie de la letra los cuidados médicos hará que pise lo más pronto una cancha de fútbol.
 
Los tiempos de recuperación en los bovinos
 
Los vacunos, animales que puede pesar más de 500 kilogramos, padecen por lesiones que los sacan de la ‘cancha’ de la productividad hasta tanto se recuperen.
 
Las lesiones más recurrentes en los bovinos son las cojeras y las heridas en prepucio, para el caso de los toros, y en tetas, en las vacas.
 
Esther Prince Durán, profesional de Gestión Productiva y Salud Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, explicó que la atención médica resulta satisfactoria si los vacunos reciben antiinflamatorios, antibióticos y permanecen en reposo.
 
La fórmula para proteger a los bovinos de las cojeras es hacer un trabajo de prevención, al evitar que los animales permanezcan en sitios enlodados o secos en los que corren mayor riesgo de padecer daños en sus patas. (Lea: Carne ovina tendrá oportunidad en el Mundial de Fútbol 2014)
 
“Las cojeras dan por múltiples causas, pero ahora que estamos en invierno el piso blando hace que haya proliferación de bacterias y se causan lesiones en las patas. Eso pasa en terrenos muy secos cuando hay verano. Lo mejor es poner antibiótico y limpiar con solución de formol para fortalecer las pezuñas”, dijo la médica veterinaria de Fedegán.
 
Un rumiante con cojera no se mueve con facilidad y por ello dejará de buscar pasturas para comer, lo que genera deficiencias en su producción.
 
Según Diego Borrero, médico veterinario especialista en podopatologías bovinas y miembro de la empresa Comfort Cows América, “las cojeras en bovinos se ven reflejadas en menos peso, menos carne y leche, alteraciones reproductivas, dolor y sufrimiento del animal y más costos para el ganadero”.
 
Otro tipo de lesiones se ve en las tetas o prepucio de los vacunos que tienen contacto con troncos, alambres u otro tipo de objetos que pueden causar laceraciones. 
 
Las heridas, de acuerdo a su gravedad, requerirán de lavados con los cuales se evitan las infecciones y la presencia de moscas que al sentir la sangre ponen huevos en la zona lastimada, lo que provoca enfermedades parasitarias que se curan con diagnóstico en laboratorio y antibióticos formulados. 
 
“Lo mejor es controlar la infección cerca de la casa del ganadero o de quién cuida a los animales. Si hay daño en tetas de la vaca no podrá dar leche hasta que se cure”, manifestó la profesional de Fedegán.
 
Los animales que reciben cualquier tipo de antibiótico no se podrán ordeñar ni enviar a sacrificio hasta que de sus cuerpos salga el medicamento. Las plantas de beneficio animal tampoco reciben rumiantes con lesiones. (Lea: Dolor, fútbol y una vaca gigante, las crónicas más leídas en 2013)
 
Prince Durán aseguró que lo recomendable es cuidar los animales durante el tiempo que sea necesario antes de continuar con el proceso de producción. Para el caso de cojeras o lesiones en prepucio y tetas el tiempo estimado de recuperación es de mínimo 5 días. 
 
Las lesiones que les demanden más tiempo de recuperación a los vacunos pueden afectar seriamente el bolsillo de los productores “por la baja de peso, por eso lo mejor es atacar de inmediato las heridas o daños que sufran en patas, cabeza u otra parte”, aseveró la médica veterinaria de Fedegán.
 
Queda pues claro que como los jugadores cuidan sus piernas, los ganaderos deben velar por la seguridad de sus animales, de ello dependerá en gran parte que no toque 'pedir el cambio' y los rendimientos del productor se mantengan.