“Al caído caerle”, la crisis de la que pocos hablan en ganadería

Por: 
Melanny L. Orozco Zabala.
02 de Septiembre 2022
compartir
La crisis de la que pocos hablan en ganadería
La inseguridad, el cambio en los precios, las invasiones y las lluvias, son algunos de los factores que hace que los ganaderos piensen en su vida, más que en su trabajo. Foto: elheraldo.co

En los últimos días, se ha escuchado de las distintas afectaciones que están viviendo los ganaderos del departamento del Cesar, que van desde invasiones, amenazas y hasta muerte de productores. A continuación encontrará un informe detallado de lo que está sucediendo.

 

El departamento del Cesar se ha caracterizado por trabajar de manera incansable en la actividad ganadera, generando gran cantidad de empleo e impulsando el crecimiento de la economía. Sin embargo, durante los últimos días los productores dicen que se encuentran en crisis, debido a que la situación actual no los deja trabajar de forma idónea.

 

CONtexto ganadero (CG) habló con Rafael Rumbo (RR), coordinador regional de esta región, quien en una larga conversación contó con detalle lo que está sucediendo, exaltando el amor y pasión que siente el ganadero por su actividad, pero manifestando que están agostados de tantas piedras en el camino que se les presenta.

 

CG: ¿Cuál es el sentimiento que tienen los ganaderos del Cesar con respecto a lo que está sucediendo en el país en materia económica, seguridad, política?

 

RR: En términos generales, la percepción de seguridad en el departamento del Cesar referente a temas de invasión de predios es de zozobra debido a hechos que recientemente se han presentado en el centro y en el sur del César.

 

En el municipio de Curumaní invadieron el predio la OKA S.A.S del señor Guillermo González, que por fortuna fue pacíficamente recuperado gracias al apoyo de las autoridades y a la presencia y acompañamiento de un grupo de ganaderos que estuvieron con las autoridades policiales y gubernamentales. (Lea: Invadida finca ganadera en Curumani, Cesar)

 

En Pelaya también invadieron el predio llamado Nueva Ola, que afortunadamente fue devuelta. En Pailitas hubo una invasión que terminó por solucionarse y en San Martin se rumora que se han presentado intentos de tomas de predios, por lo que se puede decir que en el ambiente hay esa percepción que, con el nuevo gobierno, las personas se han otorgado el derecho de invadir predios privados sin ningún tipo de permiso.

 

Con referencia a temas de secuestro, tengo conocimientos que se han producido en el Cesar tres de estos hechos, de los cuales dos fueron en el municipio de Aguachica y el otro en Curamaní. En el primer municipio secuestraron al ganadero Pablo Sánchez en la vereda Las piñas, quien lamentablemente fue asesinado posteriormente.

 

En Aguachica, en el caso urbano, secuestraron a un menor que es hijo de un conocido comerciante y que aún no goza de la libertad. En Curumaní secuestraron al señor Pedro Nel Hincapié, quien afortunadamente fue liberado

 

A esto hay que sumarle que el tema del abigeato es de nunca acabar en todas las zonas del departamento donde hay poblaciones ganaderas. Actualmente, los productores prácticamente han adquirido un habito de estar comunicándose día a día, como producto del cárneo y del abigeato, por lo que se llaman todas las mañanas a contarse el reporte porque el robo de animales está desbordado y se ha salido de contexto, así como el de carros a los mismos ganaderos.

 

Por otro lado, cuando se habla del tema comercio con el cambio de gobierno, se generó mucha especulación y pánico entre los productores sobre las exportaciones, lo cual hizo que las personas comenzaran a vender sus animales. (Lea: Prohibición de exportar animales en pie por vía marítima hizo agua)

 

Para ejemplificar mejor la situación, lo que antes se vendía a $9.000 hoy en día se vende a $8.000 y 7.500, lo cual muestra que se ha perdido entre $1.000 – 1.500 pesos por kilo de animal, producto de ese escenario de especulación que vive en el sector, pero al ir a un supermercado de grandes superficies uno se da cuenta que los precios siguen igual de altos. (Lea: Y sigue bajando el precio del ganado gordo)

 

CG: Hace poco estuvimos hablando con un líder en el César, quien nos dio un pormenor de cómo encuentra el departamento en materia de seguridad. Por eso, según su percepción, cuéntenos ¿qué tiene que hacer el gobierno y las autoridades para que se frene la inseguridad?

 

RR: Como primera medida, y como buen ciudadano que es el ganadero, lo primero que se debe hacer es estar de lado de la fuerza pública como medida para contrarrestar ese accionar delincuencial al que estamos siendo sometidos.

 

Sí, uno ve que se reúne el sector ganadero con la fuerza pública y se toman medidas de acción, pero al parecer con el nuevo escenario, el delincuente se está sintiendo protegido porque hay una mala interpretación de la paz y ha generado que el productor trabaje a pérdida porque no está siendo rentable.

 

Mucha puede ser su vocación y pasión por la actividad ganadera, pero cuando se entra en un estado en el que inviertes $100 y recibe $50-70, si o sí toca cambiar de sistema o en su defecto, algunos pueden irse a sus propias fincas y despedir a sus empleados, siendo ellos los que tomen la rienda para abaratar los costos de producción. Todo eso puede pasar si la tendencia de los precios se muestra a la baja.

 

CG: Sabemos que los precios van a la baja, pero quisiéramos saber ¿cómo está el pago de la leche en el departamento del Cesar?

 

RR: Actualmente se está consiguiendo leche con precios variados, en el orden de los $1.500 – 1.580. Esta variación se debe a que hay una serie de informalidad en el sector, en el sentido que existen muchos centros de acopio que compran a nivel de vereda y municipio, lo cual hace que haya una estandarización a la cual no se acogen estos centros de acopio. (Lea: Aumentar la formalización laboral, reto de la cadena láctea)

 

El impacto en el tema de la leche ha sido menor, en comparación con el kilo de ganado vacuno. De pronto, eso ha sido una de los aspectos por el cual el ganadero no ha desertado de su actividad productiva.

 

Si bien es cierto, en el Cesar predomina el sistema de producción doble propósito, no es con tendencia a la carne, sino a la producción de algo de leche y algo de carne.

 

CG: Hemos hablado de inseguridad, mercado, pero cuéntenos ¿cómo se está comportando el clima en el sector ganadero?

 

RR: En temas de clima, este año ha sido muy bondadoso porque se han presentado lluvias constantes, lo que ha se ha convertido en un factor motivante para el ganadero, que le ha permitido no sentir tanto el peso de esa baja en los precios de los animales, debido a que el ambiente ha sido muy beneficioso, lo cual es emocionante para un ganadero.

 

Lo que se prevé es que, para esta segunda temporada, las lluvias serán más intensas, obviamente que hay que aclarar que en algunas partes el buen régimen de lluvias que hemos tenido ha afectado, especialmente en el sur del Cesar porque ha inundado algunos predios, que han tenido que movilizar sus animales para las partes altas, pero no ha sido generalizado como lo que se vive en Sucre, pues acá ha sido de menor cuantía.

 

CG: Esto quiere decir que las lluvias han sido sectorizadas, no de forma uniforme como se esperaría o ¿qué nos puede decir?

 

RR: En el departamento se ha tornado un buen régimen de lluvia, inclusive que la tendencia es que el promedio ha estado por encima del histórico normal, con probabilidad de afectaciones especialmente para la zona mencionada. Cabe resaltar que esto se presentaría no por disminución, sino por incremento en la cantidad de lluvias.

 

CG: Finalmente, ¿cuál es su percepción frente a la actualidad del sector ganadero, teniendo en cuenta la coyuntura política?

 

RR: La percepción que tenemos en estos momentos es de expectativa por los pronunciamientos que han hecho las distintas carteras ministeriales del nuevo gobierno, por lo que el sector está esperando qué va a pasar con esas medidas, que pueden traer consecuencias para los ganaderos como el catastro multipropósito, la democratización de la tierra, y una serie de conceptos que se ven en las noticias, lo cual tiene al ganadero expectante. (Lea: Percepciones y expectativas de los ganaderos frente al gobierno)

 

El productor es la persona más noble y dedicada en hacer sus actividades, pues se llevan a cabo todas las indicaciones que le da el gobierno como la vacunación contra aftosa y brucelosis, el pago de los impuestos, por eso estamos expectante porque no sabemos cómo se van a manejar las afectaciones o posibles efectos para el sector.