El reto urgente de las vías terciarias en Colombia

Por: 
CONtexto Ganadero
13 de Abril 2016
compartir
vías terciarias colombia
Con la propuesta del DNP, la meta es que para 2036 se recupere el 25 % de la red vial rural. Foto: CONtexto Ganadero.
En el marco del ‘Gran Foro Nacional: el Informe de la Misión Rural’, Simón Gaviria, director del Departamento Nacional de Planeación, reveló una propuesta que facilitaría las inversiones en las vías rurales y las sacaría del notorio atraso en el que se encuentran.
 
Una de las dificultades que enfrentan diariamente todos aquellos que viven y trabajan en el sector rural colombiano son las vías terciarias. El pésimo estado en el que se encuentran la mayoría de ellas, el poco mantenimiento que reciben y las condiciones que provoca el invierno, son algunos dolores de cabeza que deben sortear a diario quienes por ellas transitan. (Editorial: ¿Y dónde está la locomotora de las vías terciarias?)
 
Durante el  ‘Gran Foro Nacional: el Informe de la Misión Rural’, Simón Gaviria, director general del Departamento Nacional de Planeación, DNP, dio a conocer un modelo que permitiría un cambio radical en la forma en la que se intervienen las carreteras rurales, las sacaría de su atraso y les permitiría no solo a los campesinos, sino a los productores agropecuarios sacar con mayor facilidad sus mercancías.
 
La propuesta considera 6 puntos. El primero implica un inventario total de las vías terciarias, las cuales están por el orden de los 160 mil kilómetros.
 
Segundo se debe establecer una prioridad de ellas, la cual se calificaría por puntos, es decir, si la vía a intervenir conecta con otra carretera terciaria tiene un puntaje; pero si desemboca en una arteria secundaria o en una nacional, tendría más valor. Los puntajes más altos a la hora de trabajar sobre una vía terciaria se presentarían en aquellos casos en los que la carretera conecte a centro poblado brinde facilidades a un proyecto productivo. (Lea: Colombia crece en infraestructura, pero sigue en deuda en vías terciarias)
 
El tercer aspecto es la estructuración. No podemos hacer las vías con los mismos materiales en todo el país. Es necesario tener en cuenta la diversidad topográfica de los territorios para elaborar un presupuesto”, indicó Gaviria.
 
El cuarto punto de la propuesta es uno de los más álgidos: la financiación. Para Gaviria, lo esencial es no regalar nada sino establecer reglas para financiar los proyectos. Allí se tendrá en cuenta los recursos con los que posee el municipio, en aras de que haya equidad y flexibilidad permitiendo que todas las regiones se beneficien.
 
El quinto se relaciona con la gestión contractual. El director del DNP rechazó la mala gestión que se hace con los contratos de infraestructura los cuales se encargan de desangrar las arcas del país. “Por eso es necesario garantizar buenas políticas contractuales que lleven a feliz término los proyectos”, agregó. (Lea: Planes Viales Subregionales: una radiografía completa de los caminos)
 
Finalmente, y en sexto lugar, se evaluará la obra para que vuelva y empiece la cadena de trabajo.
 
José Antonio Ocampo, jefe de la Misión Rural, ratificó que el país está muy mal en materia de vías terciarias, lo que implica vital dar un gran salto en esa materia.
 
De acuerdo al informe presentado, Colombia tiene miles de kilómetros de carreteras rurales construidas que sirven unos meses del año y están en pésimas condiciones de mantenimiento, por lo que es un tema que requiere invertir en esos accesos existentes, construir y nuevos, lo que representaría un avance importante.
 
Hay más que duplicar los recursos que el Gobierno destina en vías terciarias y eso debe contar con aportes departamentales y municipales. Vale la pena que recordar que el mantenimiento de las vías terciarias le corresponde a los municipios”, sostuvo.
 
En tanto, el representante a la Cámara, David Barguil, se mostró de acuerdo con lo presentado por Gaviria, pero incluyó un punto: los bancos de maquinaria.
 
De acuerdo con Barguil, ese tipo de iniciativas les permiten a las administraciones locales hacer intervenciones urgentes sin necesidad de tramitar amplios recursos ante el Gobierno o establecer pliegos licitatorios. (Lea: "La falta de vías tiene estancado el desarrollo agropecuario": Samuel Rueda)
 
“El Gobierno debe crear un fondo de dinero en donde los recursos se destinen solo a la red terciaria del país, pero priorizando las vías a intervenir porque muchas veces las obras no se hacen donde corresponde o donde se genere mayor productividad”, remató el parlamentario.
 
La meta en materia de red vial terciaria planteada por Simón Gaviria le apunta a que entre 2017 y 2036 se inviertan $48 billones en las carreteras rurales, lo que permitirá la modernización del 25 % de su infraestructura y unas mejores condiciones de movilidad para los habitantes del campo colombiano.