ExFarc piden presidencia de la Comisión Quinta para debatir su reforma agraria

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Julio 2022
compartir
Comisión quinta
Las exFarc pretender tener la presidencia de la comisión quinta donde se debatirá la reforma agraria que ellos plantearon. Foto: camara.gov.co

Los integrantes del Partido Comunes (exFarc) que apoyaron a Gustavo Petro para ganar la Presidencia de la República, ahora reclaman la presidencia de la comisión quinta del Senado donde se debatirá la reforma agraria que ellos diseñaron y que se pactó en el Acuerdo de La Habana.

 

El pasado martes el senador Roy Barreras oficializó el ingreso del Partido Comunes a la coalición de Gobierno y lo hizo en la reunión programática del Pacto Histórico donde se empezaron a definir las prioridades legislativas que llegarán al nuevo Congreso que se instala el 20 de julio.

 

Así mismo, el miércoles iniciaron las reuniones de los compromisarios de los partidos políticos para definir la composición de las mesas directivas del Congreso, donde la senadora Sandra Ramírez hizo su petición de presidir la comisión que “debatirá” la reforma agraria.

 

De acuerdo con lo dicho en un artículo de la revista Semana, Ramírez agregó que “nosotros no estamos aquí a cambio de nada, nuestro propósito y nuestro fin es la implementación de los acuerdos de paz en las comisiones donde corresponda, cada punto de ellos”.

 

“Tenemos que aspirar a tener una presidencia. Nos interesa tener la Presidencia de la Comisión Quinta en cualquiera de los periodos, puesto que es una de las Comisiones que va a implementar y adelantar el primer punto de los acuerdos firmados en La Habana, que es la reforma rural integral y este es uno de los temas que ha expuesto la señora ministra de Agricultura, Cecilia López”, señaló la congresista. (Lea: Productores con tierras improductivas a pagar más impuestos)

 

Así mismo, es importante tener en cuenta que la comisión quinta es la encargada de temas álgidos para los ganaderos como es todo el régimen agropecuario; adjudicación y recuperación de tierras; ecología; medio ambiente y recursos naturales; Corporaciones autónomas regionales; recursos ictiológicos y asuntos del mar; y minas y energía.

 

Además, el hecho de presidir cualquier comisión le da poder ya que es quien maneja el grupo, es quien cita, define los temas, maneja el orden del día, entre otros aspectos.

 

Según Ramírez, citada en una nota de Infobae, los congresistas de Comunes trabajarán para implementar el acuerdo de paz en todas las comisiones, pero la importancia de la reforma rural es avanzar en uno de los puntos más rezagados y estructurales. En este se acordó democratizar el acceso a la tierra, llevar desarrollo, infraestructura y servicios a los campesinos; con especial interés en las zonas más afectadas por el conflicto con los PDET, así como mejorar la seguridad alimentaria colombiana.

 

Recuerda Semana que el 20 de julio de 2020, Sandra Ramírez fue elegida como segunda vicepresidenta del Senado, por lo que los antiguos integrantes de las Farc ya han tenido experiencia en asumir dichas dignidades.

 

En el acuerdo de La Habana se estableció que “una verdadera transformación estructural del campo requiere adoptar medidas para promover el uso adecuado de la tierra de acuerdo con su vocación y estimular la formalización, restitución y distribución equitativa de la misma, garantizando el acceso progresivo a la propiedad rural de quienes habitan el campo y en particular a las mujeres rurales y la población más vulnerable, regularizando y democratizando la propiedad y promoviendo la desconcentración de la tierra, en cumplimiento de su función social”. (Lea: Reunión de ganaderos con comité del Pacto Histórico para analizar reforma al campo colombiano)

 

Este tema es uno de los que preocupa al sector ganadero toda vez que se le ha estigmatizado como poseedor de grandes extensiones y al cual se le quiere cobrar más impuestos para, en caso dado, terminen vendiéndole al gobierno para que este la distribuya.

 

A ello se suma lo que ha planteado el futuro director de la Dian, Luis Carlos Reyes, en el sentido de cobrar un impuesto adicional por cada cabeza de ganado -al estilo del que cobraban las Farc-, con lo cual se va a afectar a los pequeños productores que son la mayoría.

 

“Adelantaremos la reforma agraria haciendo realidad y potenciando el Fondo de Tierras, los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial y otros instrumentos creados por el Acuerdo Final de Paz, con lo que se titularán millones de hectáreas”, según ha dicho la ministra designada de Agricultura, Cecilia López.

 

El presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, manifestó su deseo de concertar con el nuevo gobierno temas de tierras y agropecuarios y señaló que incluso puede ser útil en temas como la expansión de los sistemas silvopastoriles, ganadería sostenible con árboles, e incluso a liberar tierras dedicadas a esa actividad.

 

“Ahí estamos para defender la propiedad privada, por supuesto, para poder darle al ministerio y a la nueva administración la visión que tenemos nosotros de Desarrollo Rural”, afirmó.

 

Añadió que “a este gobierno yo le dije hagan 100.000 hectáreas, que ya las hicimos con el Banco Mundial y con el gobierno inglés, logramos impactar más de 6.000 hectáreas sistemas de silvopastoriles, logramos sacar de sistemas no productivos ganaderos a más de 4.100 pequeños productores en 5 macroregiones”.

 

“Lo primero que creo que tiene que hacer la bancada del Pacto Histórico, y con mucho gusto si quieren revisamos, es ver que elementos de lo que la ley tiene eventualmente le sirven para cumplir los propósitos del Gobierno”, explicó Lafaurie.

 

Afirmó que “sí exigimos los ganaderos es que sea en el más estricto cumplimiento de la ley y preservando lo que dice la Constitución en la propiedad privada. La propiedad privada es sagrada para todos los actores que interactúan en una economía de mercado”.

 

El camino para la aprobación de la reforma agraria como la quiere las antiguas Farc parece estar allanado, teniendo en cuenta que muchos de los partidos políticos ya han expresado su apoyo al nuevo gobierno y el acompañamiento para la aprobación de las reformas.