3 mitos que no debe creer sobre hormona de crecimiento bovino

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Noviembre 2015
compartir
Boyacá, Puerto Boyacá, hormonas de crecimiento, hormonas vacas, cero residuos en carne, animales de engorde, estrógenos, animales para sacrificio, índices de producción, aumento de peso, Asociación Regional de Ganaderos de Puerto Boyacá, Asoregan, contexto ganadero
La charla sobre el estradiol estuvo dirigida a los ganaderos de Asoregan de Puerto Boyacá. Foto: William Buelvas.
Ganaderos de Puerto Boyacá dejaron de usar el implante de estradiol, una sustancia que suministra estrógenos de forma paulatina, porque temían que esta hormona de crecimiento afectara la producción de carne en los bovinos. 
 
El Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, organizó una charla en este municipio el pasado 28 de octubre para demostrar los beneficios de la hormona en los semovientes.
 
El objetivo de la conferencia fue mostrar el estradiol, un implante que promueve el crecimiento para obtener en corto tiempo un incremento de tamaño y peso en el animal, y mejorar la conversión alimenticia en terneros, toros y vaquillas.
 
Aunque la hormona lleva más de 30 años en el mercado, muchos ganaderos dejaron de utilizarla porque creían que iba a afectar su producción contaminando la carne con residuos. (Lea: Hormonas, tendencia mundial para alcanzar preñez temprana en vacas)
 
William Jesús Buelvas Bastos, profesional en Puerto Boyacá de Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, explicó que contrario a lo que se cree, el estradiol es una sustancia natural que produce el organismo de animal, pero que al suministrarse por un tiempo prolongado mejora su metabolismo y aumenta la ganancia de peso.
 
Es un implante que se coloca en la mitad de la oreja del animal, entre el cartílago y la piel, y que va liberando cierta cantidad de estrógenos para que el animal adquiera más masa”, explicó Buelvas.
 
El incremento registrado en los animales que usan la hormona está entre el 10 % y el 20 %. Esto quiere decir que si un novillo gana generalmente 15 kilos de peso al mes, con la hormona podría ganar de 16.5 a 18 kilos. (Blog: Carne de res, fuente de hierro y proteína)
 
Sin embargo, como todos los productos, hay mitos que se han generado en torno a la sustancia y que se ha demostrado no tienen ninguna validez. CONtexto ganadero les presenta 3 de ellos:
 
Quedan residuos en la carne
 
En primer lugar, el profesional del FNG recalcó que esta hormona no deja residuos en la carne porque es 100 % natural, producida por el mismo organismo del bovino. Por mala información, el producto dejó de ser utilizado por muchos ganaderos, porque se hablaba de que esos estrógenos dejaban residuos en la carne y podían producir un desorden hormonal en los seres humanos.
 
En diferentes pruebas que se han hecho en la carne de los bovinos no han encontrado residuos elevados de estrógenos, contrario a los hallados en los huevos de las gallinas que consumimos todos los días”, señaló Buelvas. 
 
Por esta razón, es un producto que no afecta la salud humana, pues no quedan residuos que los consumidores puedan ingerir. (Blog: El celo de la vaca lechera: Todo está en las hormonas)
 
Ganan peso corporal, no líquido
 
Otro mito mal infundado es que los novillos mal implantados, a la hora de ser sacrificados en canales, generan mucho líquido, lo que hace que el rendimiento de la canal no sea el mismo.
 
“Se han realizado ejercicios con los frigoríficos y se ha demostrado que las conversiones son muy buenas, y los rendimientos en canal de estos bovinos son igual o mejores a los que no tienen el implante”, afirmó el profesional.
 
Se puede suministrar, aún en épocas difíciles
 
Otro mito que se debe desvirtuar es que no se debe aplicar cuando no hay suficiente comida. Actualmente, con las condiciones del clima tan dramáticas que han reducido la carga de alimentos, los ganaderos no aplican el producto porque creen que es ineficaz. (Blog: Lo que callan las vacas)
 
Como este es un producto de liberación lenta, así no haya comida, el efecto del producto es de 13 meses. Entonces, cuando haya condiciones favorables para que haya buena comida, se van a presentar ganancias de peso superiores a la de un novillo que no se ha implantado”, aclaró.
 
La charla contó con la participación de ganaderos de Asoregan, que ayudó con la convocatoria y prestó las instalaciones.