Construya su banco forrajero según el piso térmico

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Octubre 2019
compartir
bancos de forraje, implementación de bancos de forraje, bancos de forraje según el piso térmico, gramíneas, pastos de corte, pasto para el ganado, alimnetación bovina, ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, contexto ganadero,
De acuerdo a la zona en la que se encuentren los bovinos se facilita el crecimiento de ciertos forrajes. Foto: ecologiasocebu.blogspot.com - todacolombia.com

Los bancos forrajeros son un modelo agroforestal, ubicado en un área de la finca que se caracteriza por brindarle al ganadero mejores opciones para producir alimento bovino de calidad, disponer de este en cualquier época del año, incrementar los niveles de biomasa y reducir la contaminación.

 

Para construir un banco forrajero es de vital importancia tener en cuenta el tipo de suelo, su nivel freático, la fertilidad y el clima de la región, junto con las preferencias de los productores ganaderos para seleccionar las especies forrajeras y los aspectos logísticos.

 

De acuerdo a la zona en la que se encuentren los bovinos se facilita el crecimiento de ciertos forrajes que hacen viable la rentabilidad del negocio. (Lea: 5 criterios para diseñar bancos forrajeros mixtos)

 

Pedro Bernal, ingeniero agrónomo de la Universidad Nacional, explicó que dependiendo del piso térmico, hay variedades y especies vegetales que se adaptan mejor. En la medida que la planta se acople mejor al suelo, el banco de forrajero podrá tener una suficiente cantidad de biomasa y calidad.

 

Cálido

 

Bernal explicó que en este tipo de climas se pueden manejar todo tipo de pastos de corte, Brachiarias, King Grass, Taiwan Morado, o Pasto Rodas. Son pastos que soportan y trabajan muy bien a altas temperaturas y a unas condiciones agroclimáticas variables.

 

Una leguminosa, conocida con el nombre popular de campanilla o zapatico, cuyo nombre científico es clitoria ternatea, es una especie trepadora que se puede asociar con varias gramíneas. Se da sobre todo en clima cálido, en alturas que van desde los 0 a los 1.000 msnm, aunque también se han visto resultados hasta los 1.500 m.

 

La asociación funciona mejor con gramíneas de porte alto, tales como la guinea, la tanzania o la mombasa, o con pastos de corte como maralfalfa, king grass, o elefante rojo, en los cuales la leguminosa tenga la posibilidad de treparse.

 

En el caso de la leguminosa cratylia argéntea esta puede resistir hasta 5 meses de verano continuo. Es un excelente forraje que tiene más de 18 % de proteína.

 

Esta planta es especial para suelos ubicados en zonas sobre el nivel del mar y hasta los 1.200 metros de altura. (Lea: 16 gramíneas para ganado que habita en clima cálido)

 

Templado

 

El lotus tenuis, es una leguminosa tolerante a suelos de baja fertilidad y pH elevado, que se adapta a zonas marginales en clima templado, y que por su calidad se puede utilizar como forraje en engorde vacuno durante época de sequía.

 

En las zonas del trópico medio y alto, las cuales están en zonas del altiplano cundiboyacense colombiano, también se desarrollan con facilidad el sauco, kikuyo y botón de oro.

 

El botón de oro es una de las plantas que más apetecen los bovinos y se puede sembrar en climas templados.

 

El botón de oro (Tithonia diversifolia) es una planta herbácea ramificada que puede alcanzar alturas de hasta 5 metros. Se le reconoce por sus grandes flores amarillas con un fuerte olor a miel y por sus hojas simples.

 

Una de sus más grandes ventajas es que puede crecer en muchas zonas y se extiende por los 3 pisos térmicos: cálido, templado y frío. Se distribuye naturalmente por el norte de Suramérica y Centroamérica, y se puede encontrar en alturas que van desde los 0 hasta los 2.500 msnm.

 

Frío

 

En regiones frías, Pedro Bernal explicó que se pueden manejar mucho las avenas, y mezclas reygrass y mezclas de leguminosas.

 

Las avenas forrajeras son una alternativa nutritiva en trópico alto. Esta variedad de semilla es ideal para aquellos predios ubicados entre los 2.200 y los 3.000 metros sobre el nivel del mar, ya que en estas condiciones podrá desarrollarse a plenitud, ofreciéndoles a los bovinos que la consuman la energía que necesitan para soportar la temporada seca. (Lea: Avenas forrajeras, alternativa nutritiva en trópico alto)

 

Un punto importante de la avena forrajera es que produce bastante grano, lo cual garantiza más contenido de almidón para el proceso de ensilaje, es decir, se puede hacer en 4 meses y eso demuestra al ganadero que puede ser sembrada 2 veces al año.

 

El suelo de estas tierras, a más de 2.000 metros sobre el nivel de mar, también es apto para la siembra de maíz y maní forrajero, con los cuales se hace ensilaje para tener en épocas críticas.

 

Por su parte César Fernández, ingeniero agrónomo especialista en manejo de suelos y asesor técnico de la Sabana Norte de Bogotá de la empresa Impulsemillas, explicó en qué consisten las mezclas del reygrass.

 

“Las mezclas ofrecen la facilidad de varios puntos nutricionales, en las cuales tenemos tipos anuales, perennes e intermedios, más un plus que sería un trébol, que nos brindaría el aporte proteínico y un azul orchoro que nos daría a largo tiempo un nivel de fibra”, precisó.

 

De acuerdo con el experto, la ventaja de estas combinaciones es que constituyen diferentes aportes nutricionales, como proteína, fibra, energía. (Lea: La fórmula de los Bancos Forrajeros Mixtos)

 

En el mercado, se pueden encontrar 4 tipos de mezclas, como la Titán Blend Forage, la Titán Blend Milk, la Titán Blend Dry y la Nutriforage. Cada una está compuesta de diferentes tipos de ryegrass, acompañadas ya sea de pasto azul orchoro o Crown, trébol rojo o blanco, o carretón rojo.

 

Todas se adaptan a alturas que van desde los 2.400 a los 3.200 msnm y proporcionan entre 300 y 400 toneladas de forraje verde por hectárea/año, excepto la Nutriforage que va de 200 a 250 F.V/Ha/Año