El intenso verano ha causado la muerte de 48.000 reses en el país

Por: 
CONtexto Ganadero
17 de Enero 2013
compartir
Reses muertas por verano.jpg
En total, 146.000 predios ganaderos se han visto afectados por la ola de calor que azota al país. Foto: Archivo.
Por causa del fenómeno de El Niño, el forraje en los hatos escasea y la falta de agua aumenta, lo que conlleva a que el precio de la carne aumente por la falta de producción.
 
Debido al intenso calor que casi todo el territorio nacional, las cifras negativas para el gremio ganadero no se hacen esperar. Un total de 48.000 cabezas de ganado han muerto como consecuencia de esta crítica de sequía. Así lo informó Carlos Osorio, gerente técnico de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, quien comunicó que la Región Caribe, la Sabana de Bogotá y el altiplano cundiboyacense han sido las zonas más perjudicas por este fenómeno climático. (Agricultores de Atlántico, en un vaivén climático).
 
El principal problema es que en las zonas rurales del país no hay suficiente agua para abastecer a todo el ganado, por esta razón hemos recibido reportes de 146.000 predios vacunos afectados, lo que equivale a 6 millones de hectáreas, en donde se encuentran más de 800.000 animales”, indicó Osorio.
 
De igual forma, el Gerente Técnico del gremio ganadero indicó que cuando se da la temporada de verano, los semovientes no tienen los forrajes suficientes y las crías recién nacidas o aquellas que venían con bajo peso, son mucho más susceptibles de morir. (Ganaderos de Boyacá, los más afectados por temporada seca).
 
Ante esta situación, como aseveró Osorio, es normal que los precios de la carne suban un poco en el país durante los primeros meses del año, pues no hay producción suficiente para suplir las necesidades del país.