El miedo regresó a los caminos rurales del sur de Bolívar

Por: 
CONtexto Ganadero
30 de Noviembre 2012
compartir
Las fincas Puerto Arturo, Tocaima y El Paraíso, fueron los predios que sufrieron el incendio. Foto: Archivo.
Las fincas Puerto Arturo, Tocaima y El Paraíso, fueron los predios que sufrieron el incendio. Foto: Archivo.
Un total de 3 fincas en el municipio de San Juan de Nepomuceno fueron incendiadas por individuos aún sin identificar. Ante estos hechos, los habitantes del sector coinciden en que la causa es la falta de mano fuerte por parte del Estado.
 
El municipio de San Juan de Nepomuceno, ubicado en el sur del departamento de Bolívar, fue epicentro de tres actos delictivos en los últimos días, los cuales tienen conmocionados a los habitantes de esta zona del país. Tres fincas fueron incendiadas por delincuentes aún sin identificar.
 
Concepción Rodríguez es dueña de la finca El Paraíso, uno de los predios incenerados. Ella le manifestó a CONtexto Ganadero la preocupación que le dejó este hecho. “Estoy volviendo a vivir lo mismo de hace 8 años. Por actos delincuenciales como este fue que abandoné las tierras. Allá en El Paraíso tengo mis animales, pero yo no voy por temor. Cuando Álvaro Uribe estaba en el poder esa zona se compuso y no se veía tanta violencia. Ahora, veo que todo se volvió a dañar”.
 
Como Concepción, Carlos Gómez, ganadero y dueño de la finca Puerto Arturo, también sufrió de esta ola delincuencial en el sector. A Carlos le quemaron toda la casa. Todos los muebles y pertenencias que tenía allí fueron convertidos en polvo. “A mis 32 cabezas de ganado no las tocaron, pero no me dejaron nada en la casa”, afirma Gómez.
 
Aunque los individuos que hicieron la quema de las viviendas no se identificaron y huyeron sin rumbo conocido, ya se han puesto denuncias del acto ante la Fiscalía, la Sijin, la Personería y la Policía, quienes andan tras la huella de estos maleantes.
 
Así lo afirmó Edna Margarita Pardo, esposa de Gabriel Tapia, dueño de la finca Tocaima, la tercera finca afectada. Ella, con la voz entrecortada, le narró a CONtexto Ganadero que su esposo, al llegar a la finca, encontró la vivienda destruida. Todas las medicinas para el ganado que tenían y los muebles dentro del inmueble, estaban destruidos. “A nosotros no nos habían amenazado nunca. Pero mire lo que sucedió. Ya pusimos la denuncia, pero los entes de seguridad no nos dan información concreta. Dicen que están tras el caso, pero acá seguimos esperando que nos den un nombre concreto de quién hizo semejante atrocidad”, aseveró Pardo.
 
Ahora sólo les queda a los propietarios de las fincas esperar una respuesta concreta de la Policía, quien sólo ha informado que están haciendo visitas en la zona, recogiendo datos y verificando pruebas para dar con el paradero de los delincuentes.